PUNTO SIN PUNTA

El Granate obtuvo un empate 1-1 de su visita a Paraná al igualar con Patronato, en el marco de la fecha 8 de la Superliga. El local se había puesto en ventaja con el cabezazo de Gabriel Díaz en el primer tiempo, pero el Laucha Acosta lo empató al minuto del complemento. Lanús no pudo trepar a la cima del torneo.

 

Por: Nicolás Gómez Cortés

Las cosas pudieron ser de otra manera. Todo lo planeado, cambió en un abrir y cerrar de ojos para Lanús. Porque Patronato pegó bien de entrada. No lo dejó ni acomodarse en el campo de juego. Apenas iban cinco minutos de la primera parte cuando el local se ponía en ventaja por medio de una pelota parada y un anticipo de Gabriel Díaz, quien se apoyó sobre Valenti (con clara infracción) para ganarle la posición y dejar sin chances a Rossi con un cabezazo letal.

Había que dar vuelta la página, con mucho tiempo por delante es cierto, pero con un panorama delicado. El partido se hizo cuesta arriba para el Granate ante un rival que estaba en su salsa, jugando en su cancha y con espacios para la contra.

Lanús intentó, tomó mayor protagonismo pero no fue el de siempre. Le costó limpiar la cancha, llegar con claridad y tener la eficacia de mitad de cancha hacia adelante que suele mostrar. Ni Quignón ni Vera pudieron ante la incómoda defensa y presión del Patrón. Pasquini de tiro libre hizo volar a Matías Ibañez, y minutos más tarde Sand intentó picando la pelota por encima del ex arquero del Grana. Pero no había caso. Todo muy cerrado, cortado por infracciones y pocos circuitos de buen juego.

En el complemento, Lanús pagó con la misma moneda. En la primera que tuvo lo embocó al equipo de Sciacqua, al minuto de juego, con una buena jugada colectiva que selló Lautaro Acosta luego de unos rebotes. ¿Era justo? Sí. Patronato no era más, solo sostenía la victoria. Y Lanús, como pudo se las rebuscó para llegar a la igualdad. Y casi se pone en ventaja incluso, ya que el Pepe tres minutos más tarde se quedaba con las ganas tras un remate que Ibañez controló con suspenso (la pelota se le escapó entre las piernas y terminó dando en el palo).

El último tramo del encuentro se dio más equilibrado en cuanto al dominio del balón y las situaciones –aisladas– de peligro. La más clara de todas fue también para la visita, pero Ibañez se agigantó cuando parecía vencido y sacó un manotazo salvador frente a Auzqui. También hizo lo mismo luego ante un derechazo potente de Sand que el uno controló en dos tiempos. Del lado de Patronato, también tuvo su chance, pero Rossi se hizo enorme ante un cabezazo de Gabriel Ávalos.

El Granate desperdició la oportunidad de subirse a la cima de la Superliga, aunque sea por algunas horas. Pero el saldo no es negativo. Suma seis partidos sin perder, con cuatro victorias y dos empates, y con 15 puntos continúa en los primeros puestos. Y sigue engrosando su promedio, por cierto. Se viene un partido clave en esa lucha, el próximo domingo cuando reciba desde las 13:15 a Central en La Fortaleza.