“Tenemos un proyecto producto de la causalidad y creemos en eso”

Nicolás Russo habló sobre cómo afrontó la institución la crisis económica que azota al mundo a raíz de la pandemia, la final de la Copa Sudamericana, el fallo del TAS por la venta de Braghieri, la continuidad de Zubeldía, Sand, Burdisso y posibles refuerzos.

En una entrevista con Saúl Pomaraz para Actualidad Granate, de lunes a viernes a las 19:00 por Radio Melody AM 1570, el presidente de Lanús Nicolás Russo destacó la participación en la Copa Sudamericana, dejó en claro que el objetivo durante el año pasado era ordenar al club económicamente y los logros deportivos habían sido aplazados. Al respecto declaró: “Hay 20 jóvenes que debutaron en este proceso de Zubeldía y eso nos llevó a una situación en la que pensábamos que iba a ser un campeonato formativo y en la Sudamericana el objetivo era tratar de llegar lo más lejos posible. Se fueron dando los resultados y llegamos a la final. La verdad es que estoy muy satisfecho por un lado, porque si vos me decías que esto iba a pasar a principio de año, lo firmamos con las dos manos, pero por el otro es muy triste porque no es fácil que un equipo como Lanús llegue a la final y perderla. Te queda un sabor amargo”.

En cuanto a la situación económica que causó que el club se desprendiera de gran parte de su plantel con el que inició la competencia a principios del 2020, agregó: “El objetivo era ordenar el club económicamente y por suerte lo logramos. Con las ventas de Marcelino Moreno y Lautaro Valenti, se sostuvo a todo el personal del club. Son 652 empleados que están todos absolutamente al día. El club no tiene deudas, pero tampoco le sobra nada. Esto se logró en base a las ventas y a que achicamos el costo del plantel. Si bien se fueron jugadores importantes como Agustín Rossi, Ezequiel Muñoz, Carlos Auzqui, Nicolás Pasquini y las ventas, se promovieron muchos juveniles”.

Respecto a la final y un paralelismo con la Libertadores del 2017, analizó: “Vos lo que querés es ganar la final. Si Lanús hubiera jugado mal y la ganábamos, hoy estábamos hablando de otra cosa, porque el esquema salió mal. En la final con Gremio, teníamos un plantel muy competitivo y evidentemente el rival tenía un plantel impresionante. Solamente Arthur valía más que todo el plantel de Lanús. En esta copa teníamos muchas expectativas porque se venían dando las cosas y vos siempre jugas a ganar. La realidad es que hubo un montón de circunstancias que nos complicaron, más allá de que Defensa jugó muy bien y nos ganó bien. En las dos finales, lo que duele es haberlas perdido, no como jugamos”.

– ¿Notaste algún tipo de disminución en cuanto a lo físico del plantel durante la definición?

 – No, disminución no. El plantel sintió el partido contra Independiente de ida. Esa semana habíamos jugado con Newells en Rosario y  ahí dimos ventaja porque Lanús jugaba con el mismo equipo para la copa y el torneo, mientras que Independiente se guardó. No lo veo por un tema físico, sino que nuestro adversario fue muy superior. No olvidemos que Defensa y Justicia tiene un presupuesto tres o cuatro veces mayor que el de Lanús. Es un club que tiene aportes extraordinarios. Por ejemplo a Britez, que nosotros no lo pudimos comprar porque estaba un millón de dólares, ellos lo compraron y lo tienen en el banco. Lo mismo pasó con Ledesma, es un buen arquero, de Quilmes, que teníamos en vista y ellos lo tienen en el banco. También trajeron a Bou, Acevedo a préstamo, a Delgado que estaba en Colón. Es un club que tiene un plantel competitivo, aunque Lanús estaba en condiciones de pelear. Son esas tardes que sale todo mal, cometimos errores que seguramente se van a corregir. Estoy más que satisfecho por todo lo que se hizo. No lo veo por un lado físico, sino por un tema deportivo.

A diferencia de lo mencionado, los dirigentes de Lanús siempre han defendido los valores sociales y deportivos de la institución. En ese sentido, Nicolás Russo argumentó: “Nunca vamos a ser un club que no sea manejado por sus socios. Apostamos a una conducción colectiva, a que los socios tengan participación directa en las asambleas. Nosotros tratamos de no recurrir a aportes extraordinarios, sino a lo que genera el club. Hay momentos en que nos va muy bien y momentos que nos va mal, pero siempre con lo nuestro”. 

De acuerdo a la situación económica, Nicola observó: “Nadie tenía en cuenta esta pandemia, que íbamos a estar siete meses y medio con el club cerrado, sin fútbol ni actividades. Ahora tenemos fútbol pero no hay público en la cancha, por lo que no se venden abonos o palcos. Las publicidades se han caído la gran parte o hemos tenido que cobrar menos. La cantidad de gente que paga la cuota social es mucho menos de la que pagaba en marzo. En el caso del colegio los aranceles se han caído y no tenemos ningún tipo de subvención. Las salas de 2, 3 y 4 años, al no ser obligatorio, los padres no pagan y los demás grados también tienen problemas para pagar la cuota”.

“Sacamos los contratos más altos, vendimos a dos jugadores, apostamos a los juveniles y el club está equilibrado. Nosotros organizamos y pensamos a Lanús como si fuera nuestra casa o nuestra empresa. Para administrarlo, los errores que cometes en tu vida privada no podes cometerlos en el club. Lo primero que todo es el orden económico y de esos parámetros no me voy a mover. Por eso, a veces prefiero tener un jugador menos pero no decirle a un empleado que no le podemos pagar el sueldo”, realizó un balance sobre su gestión.

Sobre su futuro en la dirigencia, sostuvo que en diciembre termina su periodo como presidente y que es momento de apoyar a los dirigentes más jóvenes de edad pero con la experiencia necesaria para afrontar el desafío y anunció: “Acá no interesa quién es el presidente, lo importante es que al club le vaya bien y todo lo que yo pueda dar, va a ser para el bien del club”.

En relación a los lesionados del equipo granate afirmó, que no es decisión del club ni del cuerpo técnico no brindar los partes médicos de los jugadores y ratificó la situación de Pedro de la Vega durante la final: “De la Vega jugó la final lesionado. También tuvo un tirón contra Vélez y jugó igual. El chico está muy comprometido con el plantel, apostó jugar, Luis lo vió que podía hacerlo y lo puso. No es culpa del jugador que hayamos perdido, sabemos las condiciones que tiene y para nosotros es muy valioso. Ya nos faltaba el Laucha, Gómez que lo iba a reemplazar se desgarró y si también faltaba El Pepo nos iba a costar mucho. Él quiso jugar y dentro de lo que puso, se la rebuscó”. Por parte de José Luis Gómez profundizó: “Nosotros queremos lo mejor para JL Gómez, nos ha dado tanto, es un gran chico. Se está recuperando del desgarro y ojalá para cuando juguemos la primera fecha podamos contar con él y que pueda jugar de titular, pero eso no depende de nosotros”.

Con referencia al fallo del TAS por la venta de Braghieri afirmó que Lanús hizo una apelación que no fue tratada de fondo y no le dieron lugar a esa apelación, sin analizar el caso. “Nosotros creíamos tener razón pero tenemos el fallo en contra y habrá que hacerle frente al mismo sin ningún problema. Cuando Lanús hizo los cálculos, estaba en la previsión que podía ganarse o perderse”, garantizó.

Acerca del libro de pases, Zubeldía tiene contrato hasta diciembre del 2021, se buscará mantener al plantel actual. En cuanto a la renovación de Burdisso aseguró que es un jugador tenido en cuenta por técnico y valorado por su experiencia, mientras que lo de Belluschi fue una decisión deportiva del DT.

Sobre el rumor del posible interés de Boca por El Pepe Sand, aclaró que se consideraran las ofertas de los equipos argentinos por los jugadores granates, pero así mismo fue contundente: “José (Sand) es un jugador que todos los equipos quisieran tener, pero no llamó nadie. Del fútbol argentino nadie llamó por ningún jugador. Yo entiendo que se va a retirar en Lanús. Ya no depende de Lanús, si él en junio quiere renovar, se renovará automáticamente”.

En el caso de Quignon, con quien se termina el contrato en junio, la intención de la dirigencia es que siga en el club. Si bien por el momento no hay acuerdos, descartó una posible similitud con lo que pasó entre Boca y Pol Fernandez: “Ya está hablado con Facundo y su representante, nosotros lo vamos a utilizar mientras tengamos contrato y después es una decisión de él, si renueva o no renueva. Nunca pararíamos al jugador”.

Por parte de posibles refuerzos, confirmó: “Para que nosotros hagamos un esfuerzo económico, primero tiene que estar convencido Luis Zubeldía y nosotros. Ni yo, Marón o el presidente que sea vamos a dejar el club endeudado por querer ganar un campeonato y perjudicar a la comisión que viene atrás” y ejemplificó: “Hay clubes que el apuro por ganar cosas les hace cometer graves errores. Nosotros tenemos un proyecto producto de la causalidad y creemos en eso. Si tenemos que esperar un año más, esperamos un año más, pero los resultados los vamos a tener. Podemos traer algún jugador, que esté dentro del presupuesto que tiene Lanús, algún jugador a préstamo, por ahí un valor joven que es una apuesta a futuro. Más que puestos, el jugador tiene que ser una solución, un refuerzo y no una mera incorporación”.

Para finalizar, expuso los objetivos a corto y largo plazo. En primer lugar, no se priorizará ninguna de las tres competencias que afrontará el plantel de fútbol profesional y se competirá a ganar en las tres y planeó: “Este plantel en el 2022 va a estar consolidado. Yo lo dije hace un par de años, que los próximos años van a ser muy buenos en lo económico  y en lo deportivo. Porque estos jugadores, que están debutando van a rendir en la cancha y se van a capitalizar económicamente, cuando la institución venda algunos. Yo veo un futuro importante, pero también estará en la inteligencia nuestra para sostener planteles, incorporar y tener equipos en condiciones de ganar cosas. Ojalá sea este año porque nadie esperaba lo que pasó en la sudamericana,  pero en los próximos muy buenas campañas”.

 

Por: María Vázquez

Fortaleza Granate

Fortaleza Granate

NOTICIAS RELACIONADAS

SUPERLIGA ARGENTINA 19/20

COMENTARIOS