SE LE ESCAPÓ LA TORTUGA

Lanús no pudo meterse en la final de la Copa Argentina por méritos de Central Córdoba, pero también por errores propios. En todos los sentidos. Jugó con la obligación de ser protagonista y tuvo apenas algunas aproximaciones para generar peligro. La hora, el pésimo estado del campo de juego y las altísimas temperaturas en La Rioja fueron también parte de la derrota. Los famosos detalles que ganan partidos. Sí, dormiste Grana.

 

Por: Nicolás Gómez Cortés

Central Córdoba es finalista y eso no es un tema de discusión. A veces los partidos se merecen, otros no. Pero es una etapa definitiva como esta, ¿quién puede andar debatiendo si es justo o no? Nadie se fija, es una realidad que pasa a ser pesadilla para Lanús. Tan cerca, tan lejos. De héroe a villano, en un abrir y cerrar de ojos. Bien por los santiagueños. Punto.

Ahora, claro está que, tal cual dice un viejo refrán, hay partidos que hay que saberlos jugar antes de empezarlos. Es decir, se ganan en los pequeños detalles. Y a partir de ahí es justamente donde se puede empezar a justificar el fracaso Granate. Fracaso porque tenía la obligación de jugar la final por varios motivos. Puntero de la Superliga, con jugadores de renombre, chicos que prometen, otros que incluso juegan en los seleccionados juveniles y un técnico que venía de levantar una estantería que se caía a pedazos por todos lados.

Y sobre todo, vale agregar, por el rival que tenía enfrente. Por más méritos, el golazo de Vega (que puede pasar una en mil, pero te pasa), no deja de ser un equipo en formación y candidato a pelear por mantener la categoría. Es uno de esos famosos partidos que estás obligado a ganar. Pero no. A la hora de ser protagonista, Lanús no es abanderado de ilusiones. Le cuesta, está a la vista (sin ir más lejos, le pasó con Huracán y con Banfield). Estarán aquellos que dirán, optimistas, que el Grana arrancó la temporada pensando en salvarse del descenso. Sí, pero ya es pasado eso. En la actualidad, al menos por ahora, la situación es otra y estás arriba, peleando el campeonato y en Semifinales de Copa Argentina. A un paso de jugarte todo por una nueva estrella, entrar en la Libertadores, conseguir prestigio, etc. Y como en las últimas fechas, costó horrores generar peligro. Se te meten atrás y todo se hace cuesta arriba.

Ahora bien, volviendo a los detalles que se mencionó anteriormente, ¿alguien puede dar una explicación seria de porque el partido se jugó en La Rioja y a las cinco de la tarde con un calor inhumano? ¡Lanús, se te escapó la tortuga! Habiendo tantas canchas, ¿por qué ahí? ¿No había otras opciones? ¿No se pudo reever la posibilidad de cambiar el escenario? En todos los aspectos, salió ampliamente perjudicado. Desde las altas temperaturas a las cuales un equipo, Lanús, no está acostumbrado y el otro sí, hasta el pésimo estado del campo de juego. Todo mal. La pelota no rodaba, rebotaba de un lado al otro, incontrolable. ¡Andá a tratar de ensayar una gambeta o meter un centro después de un desborde, je! 

A fin de cuentas, varios detalles que te dejaron afuera y con ganas de tener revancha lo antes posible en la Superliga. Pelear definitivamente el título debe ser un objetivo concreto para borrar esto y sacar el mal sabor de la derrota menos esperada, incluso más que el clásico. Luis dicen que es Mago, hay esperanza. Y no queda otra, el show debe continuar.

Fortaleza Granate

Fortaleza Granate

NOTICIAS RELACIONADAS

SUPERLIGA ARGENTINA 19/20

COMENTARIOS