¡Se copa entre los cuatro mejores!

El Granate se metió en semifinales de la Sudamericana al derrotar por 3 a 1 a Independiente en Avellaneda y ahora espera por Vélez. Con goles de Belmonte, Sand y Orsini, todos en el primer tiempo, los dirigidos por Zubeldía no tuvieron piedad de un rival confundido y golpeado que recién descontó en el final, de la mano del colombiano Roa. Triunfazo de Lanús que logró una merecida clasificación.

Al Grana le alcanzó tan sólo con 45 minutos para noquear a Independiente, y en un partido que a priori sería el más importante para ambos en lo que va de la temporada, lo aplastó en su cancha en un abrir y cerrar de ojos, con una victoria inobjetable para avanzar nada menos que a la semifinal de la Copa Sudamericana, donde se medirá contra Vélez.

Con un gran nivel general del equipo, puntos altos en todas sus líneas y un planteo inteligente de parte de Zubeldía, Lanús no tuvo problemas para sacar provecho de los enormes errores del Rojo de mitad de cancha hacia atrás. Y en cada ataque concreto que tuvo en la primera parte, no perdonó.


Primer acto. A los 15’, Lanús se animó y llegó con mucha gente al área del Rojo. Cuando parecía que el peligro se diluía, Hernández quiso tirarle un caño al Laucha Acosta, lo cual desembocó en el primer tanto del partido. La pelota se fue larga, Bernabei la punteó al medio, y Tomás Belmonte sin dudar, sacó un derechazo fatal para Sosa, que se metió junto al palo a media altura. 1 a 0, lo cual a esa altura era un montón ya que obligaba a Independiente a meter dos para seguir en la Copa.


Segundo acto. Fue a los 17’, apenas dos después del tanto del Toto. Otro error en el fondo, esta vez compartido. Barboza perdió en el cruce lejano con Orsini, cerca del córner por la banda derecha. El de Lanús le ganó con el cuerpo y lo dejó en el piso al defensor del Rojo, tocó para De La Vega y tras un centro bajo, Franco tampoco logró despejar como debía. El rebote le quedó a Sand, y el Pepe de zurda, de primera, definió con categoría para poner el 2 a 0 y gritarlo con alma y vida. El panorama para el local, muy difícil.


Tercer acto. A los 44’, de un rechazo de cabeza de Burdisso en campo propio, fuerte y alto, Orsini olfateó que algo bueno podía pasar. Franco y Barboza fueron a rechazar, ninguno se decidió, se chocaron y el de Lanús la mandó a guardar, tocando el balón por encima de la cabeza de Sosa. Sí, partido super liquidado. El Rojo se iba al descanso sabiendo que tenía que meter cuatro goles. Logro que no todos están a la altura de conseguir.

El complemento fue de manual. Lanús no metió más goles, o al menos generó peligro, porque no quiso. Replegado, con un Independiente desesperado, si se lo proponía, la goleada pudo ser histórica. La única chance clara la tuvo Bernabei, pero se le fue apenas por arriba del travesaño. El Rojo, solo metió centros frontales que entre Pérez y Burdisso se cansaron de despejar. Recién a los 43’, Andrés Roa con una definición precisa y simple junto al palo, descontó para el equipo de Pusineri.

Nicolas Gomez Cortes

Nicolas Gomez Cortes

NOTICIAS RELACIONADAS

SUPERLIGA ARGENTINA 19/20

COMENTARIOS