SAND HISTÓRICO

Y llegó el día nomás en que José Gustavo Sand alcanzó a Luis Arrieta como el máximo goleador de la historia Granate. Sí, el Negro, con ¡39 años! mojó ante el Canalla a los 11 minutos del segundo tiempo y llegó a su conquista 120 con la nueve de Lanús. Premio más que merecido para el Pepe, que desde hace más de diez años que deja la vida cada vez que le toca saltar al campo de juego defendiendo los colores del club que lo vio cuatro veces campeón. ¡Y ahora va por más!

 

Por: Nicolás Gómez Cortés

José Sand es historia presente en Lanús desde hace rato, pero sin dudas que ahora mucho más. Es que el Pepe consiguió su gol número 120 con la camiseta de Lanús, un viejo anhelo que pudo cumplir contra viento y marea. A los 39 años, el oriundo de Bella Vista está más vigente que nunca y ahora va por más. Pudo darse el lujo de gritar el tan ansiado festejo del récord en su cancha y ante su gente, para seguir rompiendo redes y hacer que su nombre cada vez quede más guardado en el corazón del hincha Granate.

Lo venía buscando desde la fecha anterior en Paraná. Se lo notaba expectante, con la sangre caliente que lo caracteriza, pero con un plus de saber que una conquista más le serviría para alcanzar a Luis Arrieta en lo más alto de la tabla de goleadores del Club de Barrio más Grande del Mundo. Matías Ibañez, un viejo amigo y ex compañero suyo, no quiso ser la víctima que quede el recuerdo de la película de José. El 120, tenía que ser en Cabrero y Guidi, donde todo empezó. Su sueño, ése por el cual tanto luchó, se hizo esperar una semana más.

Y luego de un primer tiempo sin ocasiones reales, a los 11 minutos se dio el instante que tanto esperaban los hinchas, y él por supuesto. Vera robó en mitad de cancha, Marcelino tomó la posta y lo dejó de frente a Ledesma. Y el Pepe, ingresando por derecha, sacó un remate seco y potente que se clavó arriba, cerca del ángulo derecho del arco Canalla para hacer explotar a la Fortaleza.

https://twitter.com/fortalezagrana/status/1180912163805974529

Fiel a su estilo, el Negro dejó la vida de cara a la Platea Oficial besándose el escudo de la camiseta que ama. Por más vueltas que le busquen, especulaciones que digan con respecto al número que lleva, JS9 continúa camino a la gloria. Uno más, por lo menos, le servirá para estar en la cima. Algo que, por cómo viene la mano, no parece estar muy lejano a que suceda.