ROJA VA, ROJA VIENE

Bruno Russo

, NOTAS

Lanús tendrá una baja adentro para la revancha con Vélez: García Guerreño, expulsado por el cruce con Gianetti, deberá cumplir la suspensión y en su lugar jugaría Marco Torsiglieri. En cambio, Luis Zubeldía podrá estar sentado finalmente en el banco de suplentes en Liniers.

El partido de ida entre Lanús y Vélez resultó ser el más caliente en lo que va de la Copa de la Superliga. Tanto subió la temperatura que, para la revancha del próximo lunes en el José Amalfitani, ambos tendrán una baja obligada.

En primer lugar, por el cruce picante de Luis Zubeldía y Gabriel Heinze, ambos expulsados por el árbitro Espinoza luego de que Pasquini le cometiera infracción a Leandro Fernández y el técnico del Grana sospechara un intento de simulación para ganar tiempo. “Qué insultás a mis jugadores, cagón”, saltó como loco el Gringo contra el joven entrenador pampeano, con quien ya registra un antecedente en 2012, hace siete años, cuando jugaba en Newell’s y Luis dirigía a Racing.

Pese a dicho encontronazo, los dos DT’s podrán estar sentados en el banco de suplentes. Así, en Liniers, Zubeldía estará a cargo del equipo, a diferencia del antecedente de fines de febrero, cuando fue expulsado en la Bombonera por el reclamo final a Loustau y Maxi Cuberas -su ayudante de campo- tuvo que reemplazarlo a la fecha siguiente contra Rosario Central (triunfo 2-0 del Granate).

Asimismo, Rolando García Guerreño deberá cumplir con la suspensión por la roja que vio a los 13 minutos del segundo tiempo, cuando le aplicó un manotazo al rostro de Lautaro Gianetti en medio de un tumulto, el defensor de Vélez apenas reaccionó y el juez decidió echar a los dos. Por la ausencia del zaguero paraguayo, Marco Torsiglieri saca todos los números para regresar al once inicial.