REFORZÓ LA ILUSIÓN

En el primer amistoso de la pretemporada, Diego Braghieri sobresalió con su solidez y su voz de mando en la defensa. Junto con los dos goles de Junior Benítez, el marcador central tuvo una actuación muy sólida que dejó tranquilo al mellizo Guillermo y a todo el mundo granate. Un refuerzo de jerarquía.

Diapositiva4

Una preocupación extrema invadió el Sur del Gran Buenos Aires en el prólogo del mercado de pases. Las partidas de Paolo Goltz y de Carlos Izquierdoz sembraron incertidumbre en Lanús, no sólo porque eran dos referentes importantísimos dentro del plantel sino también porque eran los pilares inexpugnables de la defensa. Ambos constituían el sostén de un equipo de vocación ofensiva cuya tranquilidad reposaba en esa muralla protectora.

Esa entendible inquietud que provocaron las salidas de los marcadores centrales disminuyó significativamente con el regreso de Diego Braghieri. Si la confirmación de la llegada del ex jugador de Rosario Central y de Arsenal había traído cierto alivio, el desempeño que mostró esta mañana en el amistoso frente a Gimnasia y Esgrima La Plata lo consolidó como lo que muchos preveían: un refuerzo de jerarquía y no una simple incorporación.

Amparado en una línea de cuatro tradicional, Braghieri ocupó su posición de segundo zaguero central. A su derecha estuvo Matías Martínez, con quien se acopló bastante bien a pesar de no haber jugado nunca antes juntos. Además, se notó que se conoce bien con Maxi Velázquez, con quien compartió la última línea en algunos compromisos del Clausura 2012. Lo más sobresaliente que mostró el santafesino de 27 años fue su timing y su potencia para cruzar y cerrar cada vez que quedó de cara a un adversario del Lobo platense. Se lo vio rápido en un terreno de juego inestable e infalible en la vía aérea, tanto defensiva como ofensivamente. En el mano a mano ganó casi siempre.

Diapositiva5

Más allá de la solidez que exhibió en la lluviosa jornada de hoy, Braghieri se destacó por aportar su voz de mando en todo momento. Junto con Santiago Silva, fue uno de los que más posicionó a sus compañeros. A pesar de que se entrenó sólo cinco días junto con el plantel de Guillermo Barros Schelotto, el marcador central demostró que está a la altura de un equipo con pretensiones importantes. No hay dudas de que, al menos con él, Lanús no incorporó sino que se reforzó. Y de qué manera.

Martín Luciano

Martín Luciano

NOTICIAS RELACIONADAS

SUPERLIGA ARGENTINA 19/20

COMENTARIOS