Quedó afuera por Lanús

El Granate cumplió con su parte, le ganó a Talleres de Córdoba en la Fortaleza merecidamente 1 a 0 con gol de Sand de penal, pero no logró clasificarse a los Cuartos de Final de la Copa de la Liga. Dependía de otros resultados, y entre ellos, Independiente derrotó a Huracán por 3 a 1. Una pena para Zubeldía y compañía, que se quedan afuera producto de los errores reiterados en los partidos anteriores.

Lanús ganó, pero quedó fuera de juego. Una serie de resultados acumulados en las últimas fechas, con cuatro derrotas al hilo, lo dejaban en la cuerda floja pensando en la clasificación, la cual era prácticamente un hecho semanas atrás.

Sin embargo, la buena presentación que realizó ante un rival duro como Talleres de Córdoba, no le alcanzó. Fue 1 a 0, con una gran primera parte y un segundo tiempo en el cual, salvo un tiro libre de la visita en el travesaño, no pasó sobresaltos.

Además de vencer a la T, el Grana necesitaba una mano de Colón y de Huracán para avanzar. El Sabalero le sacó un empate al Tatengue, pero el Globo se pinchó ante el Rojo. Y las consecuencias fueron fatales.

Tantas veces se mencionó, por razones justificadas, que este Lanús no ganaba los partidos que debía, suena reiterado en la era Zubeldía. Sin embargo, en esta ocasión, y ante rival que juega bien en serio, sumar de a tres no le alcanzó, vaya ironía. Destacar una primera parte en la cual el Grana, además de marcar desde el punto penal por un implacable José Sand, generó cinco chances netas de gol, de poco sirve con el resultado puesto. O que, a pesar de tantos reclamos, terminó con el arco en cero, menos todavía. La desilusión de haber podido, y haber fallado, pesa más. Mucho más.

¿Merecido? Sin dudas, deberá servir, otra vez (y van…) de aprendizaje para todos. Desde el cuerpo técnico, que se hizo cargo por encima de todos, pasando por los jugadores y también dirigentes. Lanús quedó afuera por Lanús. Sin ir más lejos, perdió ante Sarmiento y Newell’s, los dos peores equipos del campeonato, por afano.

Del juego en sí, decir que Zubeldía puso de mitad de cancha hacia adelante lo mejor que tuvo a su alcance a lo largo del campeonato. Quignón da equilibrio en el medio, y potencia a Belmonte. Problema grande, pensando en el futuro y su inminente partida. Acosta, con más garra que juego, fue complemento ideal para inquietar por las bandas junto a un Pedro de La Vega, que sigue levantando su nivel partido tras partido, de menor a mayor y pasando por distintas posiciones. Sand, además de terminar con seis goles, clarísimo a la hora de retroceder y hacer jugar a sus compañeros. Orsini, errático y peleado con el arco. Contó con dos situaciones (de cabeza) inmejorables. Abajo, prolijos los cuatro. Lautaro Morales pudo haber sido expulsado sobre el cierre, pero Espinoza la perdonó la vida.

Se viene Gremio, y la obligación no sólo de ganar en Brasil para seguir con vida en la Sudamericana, sino de esperar que luego los brasileños pierdan algún punto ante los débiles Aragua y La Equidad. Complicado. Y luego sí, analizar el futuro. Quizá para ello, no falte tanto como se imagina. El Diablo metió la cola, eso sí. Y los ánimos, cuando son golpeados de esta manera, pegan fuerte.

Nicolas Gomez Cortes

Nicolas Gomez Cortes

NOTICIAS RELACIONADAS

SUPERLIGA ARGENTINA 19/20

COMENTARIOS