POKER DE TRIUNFOS

El equipo de Zubeldía volvió a ganar, sumó la cuarta victoria de manera consecutiva y sigue escalando posiciones en la Superliga. Derrotó 2-0 con firmeza a Gimnasia de La Plata en la Fortaleza y sueña con meterse en zona de Copa Sudamericana. Los goles fueron anotados por José Sand (de penal) y Leonel Di Plácido, ambos en la primera parte. En la próxima fecha, se mide con Boca y en la Bombonera.


Por:
Nicolás Gómez Cortés

Las cosas fueron bien claras desde un comienzo. Lanús, protagonista desde el primer minuto. Instalado en campo rival, con buenas intenciones y dos futbolistas inspirados: Marcelino Moreno, desequilibrante por la banda derecha, y Facundo Quignón, ordenando el juego y siendo equilibrio constante en el equipo. En base a lo que ellos dos propusieron desde un principio, el Grana creció y cosechó peligro.

Tendría que haber conseguido la ventaja más temprano, pero le anularon mal un gol a Sand a los 8 minutos (estaba habilitado). Sin embargo, hubo tiempo de revanchas para el Pepe y a los 35, tras un penal que le cometieron a Acosta, facturó con un remate fuerte junto al palo derecho de Arias. Las cosas siguieron el mismo rumbo, y a los 43’ prácticamente que la historia quedó sentenciada. Buen intento de Marcelino de media distancia, rebote corto de Arias y aparición de Di Plácido para estampar el 2 a 0, que iba a ser definitorio.


En el complemento, por más que el Lobo intentó acechar el arco de Matías Ibañez, nunca tuvo las herramientas necesarias como para complicar realmente al Grana. Es cierto que contó con algunas aproximaciones, pero así y todo siempre fue Lanús el que manejo los hilos del partido. De ser más fino en los últimos metros, pudo haber liquidado el encuentro. Pero le alcanzó, lo supo sostener y se llevó los tres puntos que lo ponen a tiro de la Sudamericana. Claro que lo que viene no será sencillo, ya que le tocará visitar nada menos que la Bombonera.