NINGUNOS COPADOS

NI UNO NI EL OTRO. Fue empate 0 a 0 en la Fortaleza.

El Granate y el Millonario no se pudieron sacar ventajas en el partido de Ida de los Cuartos de Final de la Copa Sudamericana y ahora definirán la Llave el próximo miércoles en el Monumental. Tras un primer tiempo muy mal jugado y con pocas chances de gol de parte de los dos equipos, lo mejor se vio en el complemento. Si bien River tuvo tres chances netas para conseguir el tan ansiado gol de visitante, Lanús contó con las más claras de la mano de sus delanteros y mereció en líneas generales quedarse con el triunfo. Pensando en el choque de Vuelta, el conjunto que dirige Ramón Díaz no podrá contar con una de sus principales figuras: Eder Álvarez Balanta se fue expulsado sobre el final del partido y será baja. En el local, la buena fue la reaparición de Lautaro Acosta, quien entró faltando quince minutos y tuvo tres situaciones de gol. Barovero y Marchesín fueron los grandes protagonistas de la noche con varias atajadas claves.




Esta historia continuará. Fue empate: 0 a 0. El primer chico no se lo terminó llevando ninguno de los dos. Y a la hora de realizar un análisis general de quién ganó o perdió más de la cuenta, es difícil sacar una conclusión real o certera. Ni tan bueno, ni tan malo. La llave quedó más abierta que nunca, todo puede pasar de acá a una semana cuando se vuelvan a ver las caras en el Monumental. A la hora de hacer cálculos, seguramente que no le será fácil al Granate poder conseguir un triunfo de visitante ante uno de los equipos más grandes del país. Mucho menos teniendo en cuenta que se define un pase a la Semifinal de una Copa internacional. Son argumentos valederos del lado de la vereda Millonaria. Ahora bien, del otro lado, uno de Lanús podrá pensar cómo hará Ramón Díaz para suplantar a un baluarte semejante como Balanta, expulsado en la noche lanusense. O mismo, qué planteo podrá llevar a cabo para que el Grana no marque fuera de casa con delanteros de alta gama que si afinan la puntería son de temer. En fin, lo más importante se verá cuando empiece a rodar la pelota. Pero para eso, a esta altura falta demasiado.


Hablando del trámite de lo que dejaron los primeros noventa minutos hay que decir que River arrancó mejor. Con una idea más clara, mayor dominio de pelota y dinámica de juego. Pero falto de profundidad. Apenas asomaba con algún tirito de media distancia que jamás llegó a incomodar a Marchesín. Lanús, por su parte, pensó mucho pero actuó muy poco. Le costó en demasía tener el compromiso de salir a buscar el gol que tanto necesitaba para manejar los hilos del partido como quería de ante mano. Se encontró con un rival mejor parado, que lo tenía bien estudiado y que lo fue llevando a ser muy previsible y lento en el traslado del balón. A tal punto que recién a los 21 arrimó con un disparo de Velázquez desviado. En ese contexto, el cotejo nunca estuvo a la altura de las circunstancias para los Cuartos de final de una Sudamericana. Pura fricción, choque, pelotazo y poco de juego en sí. Entrando en la recta final de esa primera parte, el local empezó a empujar con más ganas que elegancia para abrir el marcador. Ayala definió de manera extraña un pase de cabeza de Silva entrando por izquierda, Pereyra Díaz se animó con un taco en el primer palo que le faltó dirección, Goltz falló de volea por encima del travesaño tras un tiro de esquina que cruzó el área y Ortiz tuvo la más clarita de cabeza sobre el final. El crecimiento, elaborado minuto a minuto, se notó. No alcanzó, pero fue una señal de lo que podía venir.


En el complemento, a pesar de que ni Ramón ni Guillermo movieron la estantería, el partido tomó vuelo y se vio lo mejor. Silva sorprendió con un remate desde la media luna del área grande entrando por derecha que le picó antes a Barovero y lo hizo revolcar. De ese tiro de esquina, el Granate comenzó a acechar muy enserio. Ayala le entró al balón desde la izquierda, Silva hizo la cortina y González remató de frente al arco para que el arquero de River comience a dar clases de cómo evitar la caída de su valla. Ojo, River también insinuó. Tuvo lo suyo, tan claro como lo del conjunto que dirigen los Mellizos. Lanzini quedó en posición inmejorable para pegar el grito, con un gran enganche dentro del área que desparramó a Goltz, pero se encontró con una rápida salida de Marchesín que se hizo enorme para tapar el primero. Enseguida, el propio Lanzini se sacó un hombre de encima y habilitó a Teo, para que el colombiano – luego de pararla con gran categoría – enfrente al arquero y le de de cachetada. Cerca. Lanús respondió, y fue dueño del complemento en su gran mayoría con varias ocasiones. Pereyra Díaz recibió de Silva pero falló a la hora de quebrar la buena resistencia de Barovero, que ahogó el grito del riojano en dos tiempos. Silva también intentó, pero su disparo lejano se fue a media altura junto al palo derecho. El Millonario casi se queda con la victoria de no ser por la gran reacción de Marche con el pie derecho ante el cabezazo de Pezzella. Y el Granate hizo lo propio de la mano de Acosta, quien en 15 minutos tuvo tres para marcar. Una más clara que la otra. Pero en ninguna encontró la fórmula para derrotar a un arquero con nivel de Selección desde hace tiempo. Sobre el final, Balanta vio la roja y en esa misma jugada Melano le erró al arco tras un centro de Velázquez. Estaba más que claro, que por más minutos que se sigan jugando, el partido ya estaba cerrado. 



SÍNTESIS DEL PARTIDO:

Lanús (0): 1- Agustín Marchesín; 4- Carlos Araujo, 2- Paolo Goltz (C), 24- Carlos Izquierdoz, 6- Maximiliano Velázquez; 5- Diego González, 15- Leandro Somoza, 22- Jorge Ortiz, 16- Víctor Ayala; 14- Jorge Pereyra Díaz y 9- Santiago Silva. DT: Guillermo Barros Schelotto.

Suplentes: 12- Esteban Andrada, 20- Facundo Monteseirín, 3- Luciano Balbi, 8- Fernando Barrientos, 7- Lautaro Acosta, 26- Lucas Melano y 18- Ismael Blanco.


River (0): 1- Marcelo Barovero; 25- Gabriel Mercado, 20- Germán Pezzella, 3- Éder Álvarez Balanta, 21- Leonel Vangioni; 7- Carlos Carbonero, 5- Matías Kranevitter, 23- Leonardo Ponzio (C); 10- Manuel Lanzini; 22- Federico Andrada y 29- Teófilo Gutiérrez. DT: Ramón Díaz.

Suplentes: 13- Nicolás Rodríguez, 2- Jonathan Maidana, 28- Cristian Ledesma, 11- Osmar Ferreyra, 14- Martín Aguirre, 12- Juan Carlos Menseguez y 9- Rodrigo Mora.


Goles: no hubo.

Amonestados: PT 33′ Carlos Carbonero (R), 45′ Matías Kranevitter (R); ST 15′ Eder Álvarez Balanta (R), 18′ Marcelo Barovero (R), 35′ Leonel Vangioni (R), 39′ Maximiliano Velázquez (L), 42′ Lautaro Acosta (L) y 44′ Gabriel Mercado (R).

Expulsado: ST 43′ Eder Álvarez Balanta (R), por roja directa.

Cambios: ST 20′ 26- Lucas Melano por 14- Jorge Pereyra Díaz (L), 21′ 11- Osmar Ferreyra por 10- Manuel Lanzini (R), 25′ 9- Rodrigo Mora por 22- Federico Andrada (R), 33′ 7- Lautaro Acosta por 4- Carlos Araujo (L) y 46′ 2- Jonathan Maidana por 29- Teófilo Gutiérrez (R).

Figura: Marcelo Barovero (R).

Árbitro: Silvio Trucco.
Asistente 1: Iván Nuñez.
Asistente 2: Gustavo Rossi.
Cuarto árbitro: Germán Delfino.

Estadio: Ciudad de Lanús, Néstor Díaz Pérez.

Partido de vuelta: Miércoles 6 de noviembre a las 20:50. El árbitro saldrá entre Néstor Pitana y Mauro Vigliano.

Próximo rival: Vélez (Arg) o Ponte Preta (Bra). 


Estadísticas

Tiros al arco: Lanús (7) – River (3)
Tiros libres: Lanús (15) – River (14)
Offsides: Lanús (1) – River (2)
Corners: Lanús (4) – River (2)



Por Nicolás Gómez Cortés (@Ngomezcortes)
Fortaleza Granate

Fortaleza Granate

NOTICIAS RELACIONADAS

SUPERLIGA ARGENTINA 19/20

COMENTARIOS

ENCUESTA DE LA SEMANA

SUPERLIGA ARGENTINA 19/20

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD