NERVIOS DE ACERO

La camarita de FG hizo de las suyas. Mientras toda la Fortaleza esperaba el disparo penal del Pepe Sand, hubo una persona que lo vivió de manera muy particular. ¿Quién? Nada menos que Jorge Almirón, quien prefirió no mirarlo. No te pierdas una historia muy divertida con video al final de la nota.

rafaela 040

No había corazón que aguante. El partido llegaba a su punto final con un parcial empate 1 a 1 y Herrera daba un penal polémico a favor de Lanús. En las tribunas, algunos celebraban y otros se agarraban la cabeza de los nervios de saber qué pasaría. José Sand no dudó y pidió la pelota, aunque en zona de vestuarios después declaró que “tenía un cagazo bárbaro”. Expectativa al mango en la Fortaleza para todos, menos para una persona. Uno muy particular: Jorge Almirón. Sí, leyó bien. El DT de Lanús, ni más ni menos. No se pierdan esta mini historia que te hará revivir la camarita de Fortaleza Granate.

Ni bien el árbitro cobró el penal, Almirón saltó del banco de suplentes y a los gritos dio las instrucciones a sus ayudantes de que llamen a un jugador para hacer una variante. “¡Víctor, Víctor!”, señalaba el entrenador y empezaba a dar indicaciones como un loco al volante paraguayo. Manitos en los bolsillos, caminata para un lado y para el otro mientras el Pepe acomodaba el balón. Llamativamente, cuando llegó el momento de la verdad, Almirón prefirió darse vuelta con mucha tranquilidad para no ver la definición. La cancha explotó en un grito de gol, y él ni se inmutó. Se dio vuelta y siguió marcándole conceptos al volante guaraní que segundos después entró en lugar de un agotado Román Martínez. Linda historia, no te la pierdas.