“MI CORAZÓN ES DE LANÚS”

Cada vez mejor en los Estados Unidos, Diego Valeri aseguró que no descarta volver al Granate para finalizar su carrera en un tiempo no muy lejano. “Uno nunca sabe. A esta altura de mi vida y lo más importante lo comparto con mi familia, por lo que al final lo vamos a terminar decidiendo entre todos. Sería muy egoísta de mi parte tomar una decisión así solo. Vamos a ver que me permite mi carrera y también hay que ver si el club me quisiera”, soltó el Pelusa en charla con Olé, en el marco de una semana muy especial ya que alcanzó los 70 goles y al menos 70 asistencias en la MLS.

 

Por: Nicolás Gómez Cortés

Desde su llegada en el 2013 al Portland de los Estados Unidos, Diego Valeri no para de conseguir logros importantes en su exitosa carrera futbolística. A los 33 años, el Pelusa no solo logró ser campeón de la MLS con los Timbers y entre otras cuestiones ser considerado el jugador más valioso de la Liga en el 2017. El último fin de semana, alcanzó su gol 70º y la misma cantidad de asistencias que lo ubican en un lote preferencial en la historia del fútbol norteamericano (otras celebridades que llegaron al 70/70 en Major League Soccer son Landon Donovan, Jeff Cunningham, Jaime Moreno, Jason Kreis, Dwayne De Rosario, Preki, Steve Ralston y Cobi Jones).

El Maestro, marcó el tanto que le dio la tercera victoria consecutiva al Portland en el 2 a 1 frente al Real Salt Lake (el primer gol de su equipo lo marcó otro ex Lanús, Sebastián Blanco). En lo que va de la temporada, Diego lleva dos conquistas en nueve encuentros disputados. “Estoy muy contento con mi papel en el equipo, con ser participativo en función de ataque. He participado en casi todos los goles, lo cual en mi rol me pone muy contento”, destacó.

Más allá de eso, el Pelusa –pieza clave del Apertura 2007 con Lanús– se tomó un tiempito para hablar sobre el sentimiento que lo mantiene unido con el club que lo vio nacer. “Yo soy hincha del Grana y lo sigo siempre. Me considero un hijo de Lanús ya que crecí en el club y viví toda la vida allí. Tuve la oportunidad de representar a todos los hinchas dentro de la cancha. En mi corazón hay un sentimiento de gratitud con todos ellos y aquellas personas que estuvieron cerca de mí”, manifestó en diálogo con el Diario Olé. Y agregó sobre una posible vuelta al club: “Uno nunca sabe. A esta altura de mi vida y lo más importante lo comparto con mi familia, por lo que al final lo vamos a terminar decidiendo entre todos. Sería muy egoísta de mi parte tomar una decisión así solo. Mi corazón es de Lanús. Vamos a ver que me permite mi carrera y también hay que ver si el club me quisiera”.