¡LOS PIBES DE ORO!

Lanús jugó un partidazo ante Independiente y a diez minutos del final tuvo premio con la solución desde el banco: gran asistencia de Pedro De La Vega y gol de Gastón Lodico para vencer 1 a 0 al Rojo. El Grana sumó su segunda victoria en la Superliga y alcanzó la línea de los 11 puntos, con un poco de aire en la tabla de los promedios.

 

Por: Nicolás Gómez Cortés

Todo aquel que se acercó a la Fortaleza puede dormir tranquilo. Es que Lanús sigue en alza en cuanto a su rendimiento. Fue muy superior ante un rival de peso como Independiente, le sacó la pelota, lo presionó y lo puso tan nervioso al conjunto de Ariel Holan que, con solo mirarlo al DT del Rojo con las manos en la cintura sin poder entender que hacían sus jugadores bastaba para entender que el Grana había entendido todo desde el vamos. Es cierto que el gol del triunfo llegó en la recta final del complemento, pero más allá de eso, estuvo a la vista de todos que los dirigidos por Luis Zubeldía van por buen camino. Al igual que con Huracán y con Banfield, pero ahora sumando de a tres merecidamente.

En el primer tiempo, de la mano de una versión muy mejorada de Marcelino Moreno por la banda izquierda, Lanús inquietó sin demasiada profundidad pero sí con intensidad. Una y otra vez, intentó ya sea por la vía aérea o con un remate de media distancia. La más clara la tuvo Tomás Belmonte, con un remate potente que Campaña desvió volando hacia su palo derecho. El Rojo, por su parte, tuvo alguna que otra aproximación pero sin convicción ni peligro suficiente para incomodar a Matías Ibañez que una vez más mostró seguridad.

En el complemento, el Grana continuó por la misma línea de juego pero se encontró con un rival que se animó un poco más. Emanuel Gigliotti tuvo dos chances claras, a tal punto que una de ellas se estrelló en el palo tras un desvío en Carrasco. Sin embargo, el que estaba decidido a buscar los tres puntos siempre siguió siendo Lanús. Por entrega y plan de juego, los de Zubeldía se impusieron en cada sector del campo de juego. A eso, vale mencionar la buena visión del entrenador para hacer dos cambios claves en el triunfo: los ingresos de De La Vega y Lodico (por un cada vez más perdido Sebastian Ribas y Marcelino Moreno, que en segundo tiempo se quedó sin piernas). De hecho, de un desborde del Zorro y un remate cruzado del Gato llegó el gol tan esperado y gritado por todos.

 

De esta manera, el Granate alcanza la línea de 11 puntos y suma su segundo triunfo en la Superliga. Y si bien continúa penúltimo en la tabla, superando a Argentinos y Patronato, alcanzó la misma cantidad de puntos que San Martín de San Juan, Belgrano y San Lorenzo. Pensando en las últimas dos fechas de este 2018, antes del receso, se enfrentará con Estudiantes y Talleres, de visitante y local respectivamente.