LAS DOS CARAS DE LA MONEDA

Fortaleza Granate

, CRÓNICA

Lanús le ganó 3-2 a Colón con dos versiones opuestas muy marcadas: se floreó en un arranque arrollador y le metió tres goles en 20 minutos, pero se relajó en el segundo tiempo y terminó apretado. Goles de Carlos Auzqui, Lautaro Valenti y José Sand, de penal, que quedó a uno del récord. Nicolás Leguizamón, también desde los doce pasos, y un viejo conocido como Matías Fritlzer marcaron para el Sabalero.


Por:
Nicolás Gómez Cortés

Lanús entendió todo. Desde el principio. Sabía que tenía que proponer su juego, no dejar pensar a Colón y romper el cero lo antes posible para dominar a placer. Y el plan salió perfecto. Mejor imposible, de hecho. En apenas 20 minutos, ya ganaba 3 a 0. Eficacia, presión y constancia. Claves para una tarde perfecta, en una primera etapa para poner en un cuadrito.

De entrada nomás, Acosta ganó en velocidad y le cedió el primero a Auzqui para abrir la goleada. Luego, Lautaro Valenti sacudió de zurda por medio de un tiro libre razante para aumentar el marcador. Y José Sand -de penal- estiró la ventaja para el Granate. Tan flojo fue lo del Sabalero, que incluso se pudo ir peor al entretiempo de no ser por la mala puntería del equipo de Luis Zubeldía, que contó con varias chances para seguir gritando goles. La más clara la tuvo sobre el final, con un remate de Di Plácido que rompió el travesaño.

Pero en el complemento, cuando nadie lo esperaba, la historia se dio vuelta. Colón reaccionó rápidamente y logró el descuento gracias al gol de penal de Nicolás Leguizamón cuando apenas iban dos minutos de juego. El envión anímico le sirvió al equipo de Lavallén para arrinconar al local presionando arriba y generarle peligro al arco de Rossi, quien en más de una ocasión tuvo que intervenir para salvar a su equipo. La más clara la tuvo Chancalay, con un disparo desde la puerta del área que el arquero desvió para que la pelota se estrelle en el travesaño.

Del lado de Lanús, poco de principio a fin. La única que llegó con claridad fue gracias a una buena maniobra personal de Marcelino Moreno que tapó Burián. Sobre el cierre del encuentro, Matías Fritzler le puso algo de dramatismo e incertidumbre al resultado final estampando el 3 a 2, con un derechazo cruzado que se clavó junto al palo derecho de Rossi.

Con esta victoria, el conjunto Granate alcanzó la línea de los 14 puntos que lo mantienen en los primeros puestos de la Superliga, a sólo tres del líder Boca. Acumula cinco partidos sin conocer la derrota en el torneo, con cuatro triunfos y un empate que lo siguen alejando de la zona más baja de los promedios. Un dato interesante: suma 11 juegos invicto en la Fortaleza con nueve victorias y dos igualdades. En la próxima jornada se medirá ante Patronato, el viernes a las 21:10 en Paraná.

Un comentario

  • Alberto 23 / 09 / 2019

    Este equipo tiene una pesima defensa con un medio campo que se pierde envarios tramos y no encuentra la pelota.

Los comentarios están cerrados.