LA PESADILLA DE LOS GRANDES

Tras eliminar a Independiente de la Copa Argentina, Lanús le ganó 2-1 a Boca en La Fortaleza y lo bajó de la punta, para quedar como único escolta de Argentinos a dos puntos. Goles de José Sand y Carlos Auzqui para el Granate, mientras que Mauro Zárate marcó de tiro libre para el Xeneize, que sufrió la expulsión del Cali Izquierdoz.

 

Por: Nicolás Gómez Cortés

¿Hasta dónde llega el buen momento de Lanús? En menos de una semana, se despachó sin ir más lejos ante dos grandes como Independiente y Boca. Arrancó el campeonato con la misión de sumar puntos que lo saquen de la zona baja, pero fueron tantos que ahora está metido de lleno en lo más alto de la Superliga, a dos de Argentinos (única líder con 24 puntos). Suma nueve partidos sin conocer la derrota en el campeonato, con seis victorias y tres empates, como local 13 de manera invicta (10 ganados y 3 pardas), encuentra a un José Sand que vuele a ser el máximo artillero con 6 tantos en el torneo local y además es el segundo equipo más goleador por detrás de River con 20 conquistas. Ah, además está en semifinales de la Copa Argentina. ¿Hace falta decir algo más? De casualidades, nada. Puro mérito.

No le sobró nada ante Boca, pero supo jugarle el partido con un plan que salió a la perfección. Lastimar y esperar. La historia se repitió en los dos tiempos de la misma manera. Pero al final, después de sufrir, hubo tiempo para festejar. Fue 2 a 1, gracias a los goles del Pepe Sand y de Carlos Auzqui, uno en el arranque de cada tiempo. Por su parte, Mauro Zárate -de tiro libre- había igualado las cosas transitoriamente.

Con un Marcelino Moreno inspirado, desequilibrante, asistidor y que por poco no clava un golazo que se estrelló en el travesaño, el Grana tuvo su mejor inspirador para doblegar al Xeneize. De un centro del 10, llegó un nuevo grito del correntino de cabeza, ni bien comenzaba el juego. Luego, los de Zubeldía cedieron terreno, Rossi empezó a ser clave para sostener la ventaja hasta que Zárate no perdonó de tiro libre para igualar las cosas.

En el complemento, otra vez de entrada pegó el local. Esta vez gracias al oportunismo de Carlos Auzqui, que apareció por el segundo palo para definir un centro bajo de Pasquini que nadie había previsto. Los de Alfaro juntaron gente en ataque pero pocas ideas. Rossi respondió cuando lo exigieron, el Grana no estuvo fino en ataque y tuvo que esperar hasta el final para poder festejar. Carlos Izquierdoz fue expulsado cerca del cierre del encuentro.