La apuesta paraguaya que no pudo ser

Pablo Martínez dejó de ser jugador de Lanús. A dos años de su llegada, a préstamo del club 3 de Febrero, se marchó a su país natal con apenas diez partidos jugados en el Grana y lejos de las expectativas generadas.

Pablo Martínez estaba llamado a ser el sucesor de Miguel Almirón. Por características y edad, tenía todo para serlo. Sin embargo, una serie de lesiones y la poca continuidad en partidos oficiales lo relegaron definitivamente del primer equipo de Lanús hace tiempo.

En varias ocasiones parecía que volvía a pedir pista, con minutos y buenas actuaciones en la Reserva de Rodrigo Acosta, aunque nunca pudo ser una opción constante para Zubeldía. Así, a dos años de su llegada a préstamo del humilde 3 de Febrero, el volante ofensivo dejó ser futbolista del Granate y se marchó a su país natal. La apuesta paraguaya que no pudo ser.


Martínez arribó en el mercado invernal de 2018 al Grana, con Carboni como entrenador. En su primera temporada en el club, llegó a disputar siete encuentros de la Superliga (164 minutos, siempre como suplente) y los dos partidos de la serie ante Belgrano por la Copa de la Superliga, donde tuvo su única vez de titular en el triunfo 2-0 de la vuelta.

No obstante, en su segunda temporada registró tan sólo 19 minutos en cancha, el pasado 31 de agosto en la victoria 1-0 ante Central Córdoba de Santiago del Estero, por la quinta fecha del campeonato. Desde allí no volvió a pisar La Fortaleza ni ningún otro campo de Primera. Números y circunstancias que explican su alejamiento definitivo.

Bruno Russo

Bruno Russo

NOTICIAS RELACIONADAS

SUPERLIGA ARGENTINA 19/20

COMENTARIOS