GOL, CAMBIO Y SÓLO UN SUSTO

Bruno Russo

, ENTREVISTAS, NOTAS

Con un buen movimiento en el área y mejor definición, Lautaro Acosta señaló el 2-0 de Lanús en Santa Fe y enseguida pidió salir por una molestia en el isquiotibial derecho, aunque después del partido aclaró que no hay lesión muscular. “Son tres puntos de oro que necesitábamos mucho pero seguimos complicados, no tenemos que olvidarnos de nuestra lucha”, avisó el Laucha.

No es la primera vez que Lautaro Acosta pasa de la felicidad por convertir un gol a la preocupación por una lesión. El antecedente de 2016 en el 1-0 a Boca en La Fortaleza se vino a la mente de muchos hinchas de Lanús que siguieron el triunfazo en Santa Fe frente a la pantalla de TV o en sus celulares.

https://twitter.com/TNTSportsLA/status/1165680711799644160?s=19

En aquella ocasión, el desgarro fue inevitable. Esta tarde, en el vital 2-1 ante Unión, la suerte estuvo del lado del capitán Granate, quien sintió un pinchazo en el isquiotibial derecho luego de convertir el segundo tanto del equipo de Zubeldía, aunque esta vez se salvó de la lesión muscular. “Se me puso un poco duro, pero gracias a Dios estoy bien. Salí por preucación”, tranquilizó el Laucha.

Referente adentro y afuera de la cancha, Acosta lo vivió a pleno después del cambio y fue casi un técnico más desde el banco, a la par de Zubeldía. “Es un triunfo importantísimo, en una cancha donde cuestan mucho los partidos. Son tres puntos de oro que necesitábamos mucho pero seguimos complicados, no tenemos que olvidarnos de nuestra lucha”, aseguró con los pies sobre la tierra.

A su vez, el ídolo del Grana opinó sobre la protesta de Unión en su conquista y despejó dudas acerca de su validez. “Ellos pedían offside del Pepe (Sand), pero Corvalán había quedado enganchado de la jugada anterior. Él puso bien el cuerpo, me la dio y llegué con lo último para cruzarla”, relató en diálogo con Fox Sports.