Ganó y goleó, pero no gustó

Lanús se recuperó luego de perder el clásico y venció 4-2 a Patronato en La Fortaleza. Tras una pálida imagen en el primer tiempo, los dirigidos por Zubeldía llegaron al segundo tanto rápidamente y a partir de allí manejaron los hilos del encuentro. Más allá del resultado, quedan varios puntos para trabajar, sobre todo la pelota parada en contra, vía por la cual llegaron los dos goles de la visita.

Historia repetida. Lanús, triunfador. Con un equipo donde cada vez prevalecen con mayor fluidez los juveniles, los dirigidos por Luis Zubeldía sumaron su cuarta victoria en siete presentaciones en la Copa de la Liga que lo ubican nuevamente en zona de clasificación. Sí, 13 puntos con un partido más y con la intriga de saber qué pasará con el reclamo ante Banfield.

Sin embargo, en el fondo no todo termina siendo alegría. Y no por el posible desgarro de Lautaro Acosta, reemplazado al término del primer tiempo. El problema viene más de fondo. El Grana tuvo un primer tiempo para el olvido, nuevamente, le costó horrores generar juego (hasta que marcó el 2 a 0, casi sin merecerlo) y además sufrió una vez más en el arco propio con dos goles calcados de pelota parada.

Patronato, último de la zona y sin unidades, no tuvo suerte en la primera parte. Y si alguno merecía irse en ventaja, sin dudas que tendría que haber sido el equipo de Paraná. Porque Lanús, más allá de un primer cuarto aceptable, jugó tan mal como lo había hecho ante Real Pilar por Copa Argentina. Sin ideas, con errores infantiles a la hora de entregar la pelota y con desaciertos importantes en la última línea.


De a poco, se fue hundiendo y entregando lentamente a que el rival de turno acierte al arco de Morales y se ponga en ventaja. Pero no fue así. Patronato falló en varias oportunidades, y sobre el cierre, en su mejor momento, el Grana sacó del mazo el comodín que suele salvarlo cuando las papas queman. Sí, José Sand se vistió de héroe cuando se venía la noche literalmente, y con suspenso, puso el 1 a 0 de penal, el cual en primera instancia falló ante Ibañez pero como el ex Lanús se había adelantado se lo hicieron patear de nuevo. ¡Sí, hasta en eso tuvo suerte Lanús!

En el segundo tiempo, el asunto estaba complicado y con el Patrón mejor parado, a los 15 minutos el partido dio otro vuelco en contra de la visita que terminó siendo fatal. De una mala salida, Pepe Sand casi le rompe el arco a Ibañez, que desvió el balón al tiro de esquina. De esa jugada, tras un centro preciso de Esquivel, el que apareció en soledad para de cabeza poner el 2 a 0 fue el otro motorcito que tiene este Lanús: Tomás Belmonte. Sí, el Toto volvió a ser de los puntos más destacados, esta vez con gol incluido.


A partir de ese momento, todo se desdibujó para Patronato y la goleada no iba a tardar en llegar. Con espacios, el local no perdonó. De La Vega y Vera, ambos ingresados desde el banco de relevos, aumentaron el tanteador. Para el Patrón, tanto Oliver Benítez como Sebastián Sosa Sánchez, de cabeza, decoraron el resultado.

Ahora bien, hablando de las cosas positivas como haber ganado post clásico, se destacan puntos altos como los laterales. Tanto la Coneja Gómez como el pibe Aude mostraron simpleza y categoría suficiente para ser importantes en el equipo, con mayor rodaje. Sin Orsini, el equipo sostuvo el afán goleador que tanto menciona Zubeldía, y entre los cuatro gritos volvieron a marcar De La Vega y Vera, relegados al banco de suplentes.

Al margen, se vio clarito que sin Quignon el medio es tierra de nadie, sin Burdisso no hay buen juego aéreo en la pelota parada en contra, Paloma Pérez y Esquivel desperdiciaron una nueva chance de entrada, Morales sigue con la flechita para abajo y el Lauchita Orozco aprobó de sobra su vuelta al equipo titular.

Nicolas Gomez Cortes

Nicolas Gomez Cortes

NOTICIAS RELACIONADAS

SUPERLIGA ARGENTINA 19/20

COMENTARIOS

ENCUESTA DE LA SEMANA

COPA DE LA LIGA

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD