¡FELICES A CUARTOS!

El Granate sigue de racha y lo ratificó en Copa Argentina. El equipo de Zubeldía se despachó con firmeza por 4 a 1 ante Argentinos en Sarandí y obtuvo el pasaje a los cuartos de final, donde se medirá contra Independiente o Defensa y Justicia. Los goles fueron anotados por Lucas Vera y Nicolás Pasquini, en el primer tiempo (posteriormente descontó Santiago Silva, de penal), mientras que en el complemento José Sand hizo lo propio desde los doce pasos y Nicolás Orsini cerró el marcador con un cabezazo letal.

 

Por: Nicolás Gómez Cortés

Ganar te da confianza, y el colchón de victorias que venía acumulando Lanús en ese sentido –tres al hilo– le está dando un plus en cuanto a la confianza y efectividad que sin dudas se refleja en el balance final. Ahora también, por Copa Argentina, y ante un rival interesante a la hora de hacer evaluaciones. El saldo, más que positivo, claro está. Fue 4 a 1 ante Argentinos en Sarandí, y pasaje a Cuartos en donde espera por el triunfador entre Independiente y Defensa y Justicia.

De entrada y casi sin despeinarse, a los 6’ Lucas Vera terminó definiendo con creces un jugadón colectivo por derecha que culminó con un pase bombeado de Sand, para que Auzqui le sirva en bandeja el primer grito de la tarde al buen volante del Grana. El aluvión del equipo de Zubeldía no se iba a quedar en eso, ya que a los 22 estiró la ventaja con un tiro libre mágico de Nicolás Pasquini que se clavó junto al palo derecho. Pasada la primera media hora, Argentinos despertó y Lanús se fue desinflando. A tal punto que a los 38 los de La Paternal consiguieron el descuento de penal gracias a Santiago Silva, y de no ser por Rossi y una tapada a puro reflejo ante Angeleri sobre el cierre de la primera etapa, la historia pudo terminar empatada.

En el complemento, todo siguió igual. Argentinos presionando arriba y preocupando con centros y pelotas paradas. Sin embargo, de contra empezaban a aparecer espacios interesantes para que Lanús pueda sacar ventaja. A los 17, Zubeldía acertó con cambiar de banda a Lautaro Acosta y en la primera que se escapó generó la infracción que terminó cambiando por gol –desde los doce pasos– José Sand. El golpe fue letal para el Bicho, que se resignó y nunca logró volver a meterse en partido. A los 40, tras otra habilitación del Pepe, Nicolás Orsini de cabeza cerró la goleada para decretar el 4 a 1.