“El sentido de pertenencia es clave para los éxitos”

Lautaro Acosta, emblema y capitán de Lanús, participó de una charla futbolera con la Liga Profesional de Lanús, a través de Instagram. “El club tiene más de 100 años de vida y realmente esta última década o quince años han sido lo mejor en toda la historia”, soltó el ídolo Granate. El repaso de su carrera, actualidad y proyecto después del retiro, en las 7 preguntas del 7 que seleccionó Fortaleza Granate para revivir los momentos más interesantes.


Por:
Pablo Emilio Stepper Pugliese

El Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, debido a la Pandemia del COVID-19, nos tiene sin acción a nivel local, pero los protagonistas siguen activos. En esta oportunidad fue Lautaro Acosta, jugador de Lanús, el que se sumó a las charlas online con la Liga Profesional de Fútbol, a través del instagram, y, a diferencia de lo que hace en la cancha con los rivales, no esquivó ninguna pregunta.

-¿Cómo estás llevando los entrenamientos? ¿Qué tal las charlas con Luis Zubeldía?

-Bien, Luis mantiene charlas individuales vía Whats App. Al principio nos mandó un poco de videos de lo táctico. Un poco de lo que él había visto, de algunos errores y muchísimas virtudes que venía teniendo el equipo con su funcionamiento. También hablamos con los ayudantes y con el Profe (Lucas Vivas) que nos marcan los entrenamientos semanales. Lo vamos manejando como podemos en nuestras casas, con el espacio que tenga cada uno y tratando de cumplir las rutinas que nos mandan. Aprovecho para ver muchos videos, charlas, hablamos en lo individual. A veces empezamos hablando de fútbol y terminamos hablando de la vida. Esta cuarentena te lleva a humanizarte, salir un poco del rol del jugador y en el caso de Luis, de entrenador.


-Zubeldía va a continuar con ustedes. Es una buena noticia, ¿no?

-Es un notición. Esperábamos que sea de esta manera. Lamentablemente tocó esta cuarentena que fue rara para todos. A Luis lo agarró en el medio de la renovación y decidió hacerlo, seguir en el club en un momento difícil. Nos sacó adelante, nos permitió entrar a la zona de copas y no es poco. Me parece que más que merecido que siga y pueda mantener el proyecto que había empezado. Había continuado el de Carboni que lo había mejorado mucho, apuntalar a los chicos que había hecho debutar y que realmente son muchos. Hoy ya son una realidad en Primera y él merece disfrutarlo. Tal vez pueda ir puliendo algunas cosas y encontrar el funcionamiento ideal. Me parece fundamental que los dirigentes hayan tomado esta decisión.


-Se ve que hay un sentido de pertenencia muy grande hacia la institución. ¿Cómo se logra eso?

-Esa es unas de las claves del club para el éxito. Obviamente algunos que están mirando, se preguntarán si el éxito es salir tercero, cuarto o llegar a una final de Copa Libertadores, además de ganar cinco títulos en diez años. Para Lanús es un gran éxito, sin dudas. Se han hecho muchísimas cosas interesantes. El club tiene más de 100 años de vida y realmente esta última década o quince años han sido lo mejor en toda la historia. Me parece que el éxito se debe a que Lanús le apuntó en ese lapso de tiempo con esta última dirigencia a apelar al sentido de pertenencia de la gente. Ya sea desde sus empleados, jugadores y utileros hasta el cuerpo técnico. Eso hace que cada uno en su rol dé un plus más porque siente al club como propio, como su casa. Y lo va caracterizando no sólo en la Primera División, se ve en Reserva, inferiores, infantiles… Vos tenés trabajando gente como Carlos Barbagallo que me fue a buscar con 8 años y hoy sigue trabajando. En Reserva está mi hermano (Rodrigo). En infantiles está Sebastián Salomón que fue campeón en 2007, Maxi Velázquez, Lucas Pagano que ha sabido integrarse a la familia de Lanús y hoy hace muchísimas cosas y lo siente como propio. La gente que viene de afuera, los jugadores, entrenadores, coordinadores o el cargo que sea, se encariñan mucho. El club te da mucho y se van uniendo un poco a esta hermosa familia.


-Participaste en cinco de los seis títulos y tenés una estatua dentro del Polideportivo. ¿Cómo no te vas a sentir identificado con Lanús?

-Lo siento de esa manera. Me cuesta ser objetivo con Lanús, lo intento. Basta con venir al club y comprobarlo institucional, dirigencial y estructuralmente, además a nivel deportivo que también se mantiene espectacular. Ese éxito se debe a lo que apuntamos. Estoy desde los 8 años, hice todas las inferiores, me ha tocado ser campeón con el club y hoy la gente me devuelve todo ese cariño, en parte con una estatua. Entonces son muchas cosas que me unen y generan este vínculo prácticamente familiar con Lanús.

-Tuvieron hace poco un gesto bárbaro al ofrecerle al club una reducción de sueldos en este momento tan delicado.

-Sí, hubo predisposición desde todos los lugares, tanto del dirigencial como nuestro de los jugadores y yo tengo que sacarme el sombrero con el plantel que tenemos. Los chicos que no han salido del club, nos juntamos todos, de los referentes tal vez fuimos los que cedimos un poco más porque los chicos tienen otro tipo de sueldos en el que no vale la pena tocárselos. Fue la predisposición de esos 12 o 13 jugadores que decidimos ceder un porcentaje de nuestros salarios, porque a nadie le gusta que le toquen la plata. Fue espectacular. Fuimos a hablar con Pasqui y con Facu Quignón, pero la predisposición de todos fue increíble. Eso habla de la pertenencia que les va generando a todos, del agradecimiento de alguna manera hacia el club y decir ‘bueno se lo retribuimos de esta manera’. Desde Pepe Sand a la cabeza hacia abajo hemos decidido dar parte de nuestro salario y me pareció un gesto espectacular que hoy los dirigentes lo agradecen mucho.


-¿Pensás qué vas a hacer el día después del retiro? ¿Vas a estar ligado al fútbol o planeás dedicarte a otra cosa?

-A mi me encanta el fútbol, yo no lo padezco y no lo sufro más allá que es difícil disfrutarlo. Hablo de disfrutar los partidos en sí, pero más allá de eso a mi me gusta el día a día y estar muchas horas en el club. Tengo a mi hermano que es el entrenador en la Reserva campeona. Está Nacho, mi hermano más chico que juega en San Martín de Burzaco. Tengo a mi papá que es mi representante y está metido en el club todo el tiempo. Mi mamá y mi hermana no juegan,mi hijo y sobrino tampoco todavía, je. Lo más probable es que cuando termine mi carrera como jugador, siga hablando de fútbol como lo vengo haciendo y me vincule a otro puesto. Me gusta el de entrenador, me gusta estar con mi hermano pero la realidad es que tengo que capacitarme. El caso del entrenador es una situación diferente. Tenés que manejar lo táctico y técnico desde otro lado del campo, con otra visión y lo mismo lo que implica el manejo de un grupo. Es muy difícil ser entrenador.


-¿Qué sacás de Cabrero, Zubeldia, Guillermo y Almirón que te motive a capacitarte?

-Primero de Ramón, una de sus virtudes es el optimismo que tenía y el manejo del grupo. Esa seguridad me gustaría tener. Lo dejó ser a Luis, él tenia 26 años y se ocupaba de toda la parte táctica. Lo dejó hacer y deshacer a su antojo, sin tener esa inseguridad de que un chico de esa edad le esté manejando el equipo. Estaba muy tranquilo y le delegó todo el entrenamiento porque él creía que había que adaptarse a los nuevos tiempos y que Luis era un adelantado.

Zubeldía tomó toda la pasión de Ramón, todo su trabajo. Esas ganas que le pone al día a día me encantaría tenerla. Me gusta que pueda volcar todas esas ganas que le pongo como jugador al rol de entrenador como lo hace Luis. Es un técnico que se mejora todos los días.

-De los Mellizos, me encantó la mentalidad ganadora que le aplicaron al club, como Lanús empezó a pelear de igual a igual en cualquier cancha y dejar de ser ese equipo tal vez simpático o molesto a ser un equipo grande cada vez que iba a jugar a cualquier cancha. Ya tuvieron esa mentalidad como jugadores.

– Y de Jorge Almirón que fue el que más títulos nos dio, me encantaría establecer esa idea de juego. Poder ver, tener esa satisfacción que habrá tenido Jorge de ver que sus equipos jugaban de la manera en que lo quería. Lo que hizo Jorge tal vez él y todo su cuerpo técnico, con Manusovich, Richetti y todo el resto, no se den cuenta la mentalidad que dejaron en el club. Fueron más que tres títulos, bajaron una línea de juego a todas las inferiores que hoy el club puliéndolo un poco y dándole su estilo, han adoptado una forma de juego. Entonces es increíble que te copien de todas lados.

Fortaleza Granate

Fortaleza Granate

NOTICIAS RELACIONADAS

SUPERLIGA ARGENTINA 19/20

COMENTARIOS