EL PEPE NO TE ABANDONA

Lanús remontó un partido que parecía perdido y casi lo gana en Avellaneda. Fue 2-2 ante un Independiente que estaba arriba gracias a los goles de Silvio Romero. Sin embargo, entre Lautaro Valenti y José Sand lograron igualar rápido la historia y hacer que el equipo de Zubeldía, ampliamente superior, siga sumando y ocupando los puestos de arriba de la Superliga.

 

 

Por: Nicolás Gómez Cortés

En la primera etapa, Independiente se plantó de contra en su propio estadio y fue Lanús el que tomó la iniciativa del juego. Dominio total de la pelota, serenidad pero sin profundidad. Por eso, el Rojo se sintió cómodo y esperó su chance. Y le salió más que bien. En la primera que tuvo, se puso en ventaja. Fue a los 25 minutos, cuando Silvio Romero con mucha categoría desvió un centro bajo de Silva para estampar el 1 a 0 parcial. Más allá de la apertura del marcador, la historia continuó de la misma manera. Con el Grana haciendo rodar la pelota de un lado al otro, sin encontrar los espacios. Y con Independiente resguardado, sin ideas ni urgencias. Con poco le alcanzaba para sumar de a tres.

En el complemento, todo parecía perdido ya que en menos de un minuto de juego, otra vez el Chino Romero superaba picando el balón ante la salida de Rossi para poner el 2 a 0. Sin embargo, rápidamente el equipo de Zubeldía se puso en carrera gracias al zurdazo de tiro libre de Lautaro Valenti, apenas dos minutos más tarde. El Rojo se puso nervioso, el Grana insistió apretando arriba y a los 8, iba a conseguir el empate. José Sand, implacable, controló dentro del área y la clavó con el alma fuerte y arriba para gritarlo como solo él sabe.

A partir de allí, el encuentro se quebró. Independiente se descontroló y de no ser por su arquero Campaña o la falta de puntería, los tres puntos se hubiesen venido para el Sur. El Granate tuvo tres chances, una más que clara que la otra. La primera en los pies de Acosta, que Sánchez Miño rechazó en la línea. La segunda en Marcelino, que tapó el uruguayo, y sobre el cierre con el Pepe, que entre el arquero y el palo de forma milagrosa evitaron la caída del Rojo. Domínguez, de tiro libre, cerca estuvo de sorprender a Rossi con un tiro rasante que se fue al lado del palo.

Empate con sabor agridulce para Lanús, que por cómo se dio el partido sin dudas que suma ya que estuvo dos goles abajo. Pero por cómo terminó, tranquilamente pudo ser victoria. Más allá de eso, el equipo jugó mejor que su rival y sigue en el lote de los de arriba. En la próxima jornada, se medirá con Colón en La Fortaleza.