Conociéndote: Lucas Varaldo

A un día de que arranque el torneo local, en Fortaleza Granate te presentamos a uno de los últimos jugadores surgidos de las inferiores que debutaron de la mano de Luis Zubeldía, desde la reanudación del fútbol.

Desde hace años Lanús se distingue por promover a jugadores de su cantera. Es una política gestada por la institución, que le ha permitido fortalecer a sus divisiones inferiores. Lucas Varaldo nació el 24 de febrero del 2002 y tiene 18 años. Empezó a jugar a los 5 en el Club Toscano de Lanús Oeste y dos años después, de la mano de su abuelo, fue a probarse con suerte en Lanús.

El 28 de febrero del 2020 la reserva dirigida por Rodrigo Acosta se consagró campeona del torneo, una fecha antes que finalice frente a Estudiantes de La Plata con un hat-trick del delantero. El primero de sus goles fue de penal y así lo recuerda: “No había uno designado para patear un penal. Cuando lo cobraron empecé a buscar la pelota y la tenía Gonza Casazza. Así que le pedí por favor que me la dé, que en la semana había practicado y no había errado ninguno hasta que lo convencí y me la dió”. “Decí que lo metí”, agregó entre risas.

-¿En qué o quién pensaste cuando saliste campeón con la reserva?

-Más que nada en mi familia. Pero en mí también, en todo el esfuerzo que hice en infantiles e inferiores y en mi abuelo que fue el que empezó con todo esto, es el que me llevaba al club, el que siempre me acompañó.

-¿Cómo definirías estos dos últimos años de tu vida?

-Se dió todo muy rápido. Estaba en la sexta y se nos dió de salir campeón. En el medio fui al Mundial Sub-17, después empecé a jugar en la reserva, salimos campeones y a los ocho o nueve meses después, debuté en primera. Fue un proceso muy rápido, pero es un orgullo. Eso quiere decir que voy por buen camino y tengo que seguir así.

Lucas jugó sus primeros minutos con la reserva en agosto frente a River Plate por la 2ª fecha de la Superliga Argentina de Reserva 2019/20, mientras que su primera presentación como titular la realizó cuatro fechas después del mismo torneo frente a Independiente.

 

-¿Cómo fue esa transición de juveniles a la reserva?

-Fue una adaptación. Yo tenía edad de sexta pero iba al banco de la reserva y a veces jugaba para la cuarta o quinta. En muchos partidos fui al banco, en algunos entraba en el segundo tiempo y en otros no, hasta que a principios del 2020, se me dió la oportunidad de arrancar como titular y me fue bien. Jugué todos los partidos, hice seis goles y ahí me acomodé al equipo y al grupo. Todo ese proceso me hizo tomarme las cosas con calma, ya que estaba muy ansioso porque quería jugar en la reserva, pero de a poco se fue dando.

-¿Ese proceso hizo que fuera más fácil la adaptación a la primera, después?

-Sí. Es muy parecido, es muy parecida la forma de jugar entre la reserva y la primera. La única diferencia es que en la primera hay menos tiempo de preparación, pero la adaptación es muy parecida.

Varaldo realizó toda su formación como futbolista en el predio de Cabrero y Guidi. En relación a la promoción de más de un equipo titular del semillero, analizó el trabajo que se realiza en fútbol juvenil: “No debutamos 12 jugadores porque hay pibes y hay que ponerlos. Hay un buen nivel, en las inferiores se trabaja bien. El objetivo es que todos puedan debutar y el trabajo es muy bueno. Nosotros tenemos todo lo que necesitamos, nutricionistas, psicólogos y eso no pasa en todos los clubes. Por eso es el resultado de que debuten tantos juveniles”.

– Hiciste todo el proceso desde infantiles, ¿qué técnico te marcó más?

-La verdad es que tuve muy buenos técnicos, Guillermo “El Beto” Alonso (8va división), Gabriel Medina (7ma división) y Gonzalo Ferrea (6ta división). Pero creo que Gonzalo Ferrea fue el que más me marcó.

Respecto a Luis Zubeldía, el actual técnico de la primera división, afirmó: “Es el técnico que me hizo debutar, me cumplió el sueño. Me dió la confianza necesaria y es un muy buen DT. Tiene mucha llegada al jugador y me gusta como hace los planteos”.

 

El 20 de diciembre del 2020 será una fecha que difícilmente se olvide. Por caso, a los 72 minutos del partido frente a Defensa y Justicia, por la segunda fecha de la fase complementación de la Copa Diego Armando Maradona, Lucas Varaldo jugó sus primeros minutos en la primera división del fútbol argentino.

 

-¿Te sentías preparado para debutar cuando te tocó?

-Si, creo que sí. Igual estaba muy ansioso y eso me jugó un poco en contra. A los cinco minutos me ahogué. Entré y estaba muerto, pero más allá de los nervios me sentí preparado.

 -¿Cómo es tu relación con los referentes?

-Es buena, tengo buena comunicación. Si bien hace unas semanas me bajaron a reserva, en el tiempo que estuve Lautaro (Acosta) y el Pepe (Sand) me hablaban muy bien, se acercaban y yo tenía también la confianza para acercarme y preguntarles algo. Así que sí, es muy buena y no solo conmigo, sino con todos los chicos.

 

En más de una ocasión mencionó ser ansioso, sin embargo, esto no le afecta a la hora de jugar: “Por lo general se me hace fácil manejar la ansiedad. En partidos como el debut si, me juega un poco en contra. Por ejemplo, el día del debut me costó bastante. En partidos normales, a los que estoy acostumbrado a jugar, me pongo nervioso o ansioso antes de jugarlos, pero una vez que entro a la cancha se me pasa”, reconoció.

Dirigido por Diego Placente y Pablo Aimar, Varaldo vistió en varias oportunidades la albiceleste. Junto a Rocco Ríos Novo, Kevin Lomónaco, Juan Pablo Krilanovich y Franco Orozco, representaron a los argentinos en el Mundial de Brasil Sub-17. La participación finalizó en los octavos de final del certamen, cuando la Selección Nacional cayó frente a Paraguay.

– ¿Cómo viviste ese Mundial de Brasil?

– Fue una locura. Un mundial, por más que sea juvenil, es una experiencia única que no todos pueden vivir y ojalá la pueda repetir. Para mí fue un orgullo. Me había tocado quedarme afuera del sub-15 por lesiones y de la sub-17 por decisiones del técnico. Cuando me enteré de la convocatoria me puse a llorar. Nosotros tuvimos cuatro o cinco semanas de hacer amistosos y viajamos a Chile con la selección. Dos semanas antes de viajar al mundial quedamos encerrados. En la primera tuvimos amistosos con Canadá y México y después del partido contra Canadá nos dijeron la lista de los que viajaban y me puse a llorar.

-¿Cómo es ser dirigido por Aimar?

-Al principio no caes, hasta que pasan algunas semanas. Te está hablando y no estás pensando en lo que te dice. Lo ves a Pablo y te pones a pensar en su trayectoria como jugador. Pero después con el tiempo te vas acostumbrando, te pasa por al lado y es uno más. Tanto Placente como Aimar me enseñaron un montón, a cambiar la cabeza y mi forma de jugar, son muy buenos los dos.

Para un jugador de fútbol el apoyo de los familiares es una pieza fundamental en su carrera, en ese sentido, el portador de la casaca n° 36 del último torneo, cuenta: “La familia para un futbolista es muy importante, si no tenes una buena familia que te respalde y que te esté atrás, se hace muy difícil. En mi caso está compuesta por mi papá, mi hermana y mi mamá”.

 

El delantero es parte del Orgullo Granate. Creció con la camiseta de Lanús puesta y en la misma situación se encuentran Franco Orozco y Juan Pablo Krilanovich, quienes confirmó que son las personas con las que mejor se lleva dentro y fuera de la cancha: “Desde los nueve o diez años jugamos los tres arriba y nos conocemos de memoria”, expresó. Vale recordar que el tridente que refiere, en junio del 2019 levantó la copa de la Sexta División de la Superliga Argentina tras vencer en la final a San Lorenzo de Almagro por 3-0. Uno de los goles y el más gritado de su carrera fue de Lucas Varaldo, quien además quedó como goleador del torneo con 12 festejos. Otro dato a tener en cuenta es que tres años atrás hicieron lo mismo en la Novena División.

Si hay algo que debe saber el hincha de Lanús, es lo que el juvenil siente por la institución: “Me gusta hacer goles, me gusta jugar con la camiseta de Lanús y amo al club. Estoy desde chico y es como mi segunda casa. Paso mucho tiempo en el club, tengo mis amigos en el club, la gente que conozco y me llevo bien está en el club. Lanús es casi todo para mi. Tengo muchas ganas de jugar, hacer muchos goles y lograr cosas lindas”, finalizó.

Para cerrar, respondió algunas preguntas del ping-pong para que lo conozcamos mejor:

– ¿El mejor en tu puesto hoy?

– A nivel mundial Lewandowski y en Argentina el Pepe (Sand) que se mantiene, siempre hace goles, es impresionante. Nico Orsini también. Otro que también me gusta como delantero es Wanchope Abila, que se está afirmando en Boca.

– ¿Un ídolo?

– El Kun Aguero.

– ¿El gol que más gritaste de tu carrera?

– Contra San Lorenzo en la final con la sexta.

– ¿Tenés un sueño?

– Mi sueño hoy es poder seguir jugando y afirmarme en primera. Un poco más lejano es poder jugar un mundial y ganarlo.

– ¿Un club en el que te gustaría jugar?

– Ahora sólo pienso en Lanús.

– ¿Tenés alguna cábala?

– No, no tengo.

– ¿Spotify o Netflix?

– Netflix.

– ¿Película favorita?

– El zorro.

-¿Qué música escuchás?

– Cumbia.

– ¿Comida favorita?

– El asado.

– ¿Alguien a quién admires?

– A mi abuelo.

– ¿Terminaste el colegio?

– Si, terminé y me iba bien. Nunca repetí.

– ¿La peor materia?

– Matemática.

– ¿La que mejor te iba?

– Contabilidad – SIC.

– ¿Cómo es tu día a día?

– A la mañana voy a entrenar y a la tarde trato de ocuparme en mí. Entreno, veo alguna serie, juego a la play y a la noche descanso.

– ¿Tenés algún hobby?

– La play y el mate. En la play juego al Call of Duty.

 

Por: María Vázquez

Fortaleza Granate

Fortaleza Granate

NOTICIAS RELACIONADAS

SUPERLIGA ARGENTINA 19/20

COMENTARIOS

ENCUESTA DE LA SEMANA

Copa LPF 2021

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD