Cambió a tiempo y vuelve a creer

Con dos goles de un inspirado Nicolás Orsini y el regreso en gran nivel de Facundo Quignon, el equipo de Zubeldía consiguió un triunfazo en la Bombonera ante Boca. Fue 2 a 1, para seguir con chances en un grupo que de a poco se va emparejando. Wanchope Ábila descontó sobre el cierre. Ahora se viene Bolivar en La Paz, para soñar en grande en la Sudamericana.

En la primera parte, Lanús sorprendió en todo sentido. No sólo por lograr una importante ventaja en el resultado, claro. Zubeldía sorprendió. Con un equipo que nadie imaginaba. Dando vértigo por las bandas, con Acosta y De La Vega, ordenando el medio con Quignón y con la frutilla del postre: Nicolás Orsini haciendo dupla de ataque con Sand. Fue un golpe que ni Russo ni Boca esperaban. Sabido era que Luis avisó que este partido sería más que importante en las aspiraciones de Lanús en el campeonato local, lo cual demostró con el once que saltó a la Bombonera.

Si bien le costó al principio, sobre todo en el último pase, algo insinuaba en cada ataque. Con Boca adelantado, las espaldas de los laterales del conjunto local eran un combo perfecto para explotar en cada contra. A los 14, siempre por derecha era la cuestión, Orsini la peleó y De La Vega le entró mordido en posición de nueve. Clarita. A los 21, Quignón no logró darle de la mejor manera de cabeza, anticipando en el primer palo. Otro aviso. Y a los 27, la tercera fue la vencida. Por derecha, de nuevo, Di Plácido la tiró larga para el Pepo, que levantó la cabeza y lo dejó solo a Orsini, quien anticipó a Andrada y prácticamente entró caminando al arco para poner el 1 a 0. ¿Merecido? Muy. Se veía venir. Y fueron varios minutos que el Xeneize no mostró reacción, sin ideas ni situaciones de riesgo.


Recién sobre el cierre, Zárate inquietó con un remate que se fue cerca, o alguna pelota aérea en donde el local juntó gente en el área rival. Sin embargo, a los 44 iba a haber novedades nuevamente de la mano de Orsini. Otra vez De La Vega la inició, aunque en ésta el mérito fue todo del goleador. La peleó de guapo con Zambrano, lo dejó en el camino y selló el 2 a 0 con un derechazo cruzado infalible. El Grana se iba al descanso con una buena ventaja en el resultado.


En el complemento, las cosas cambiaron bastante. Era de esperarse, aunque llama la atención los bajones que suele tener Lanús en las segundas partes. Ya había pasado en Brasil, ahora de nuevo en la Bombonera. Sin De La Vega, reemplazado por Bernabei de entrada, y sin Aguirre, debutó en su lugar Pablo Aranda, el local tomó un protagonismo que fue creciendo con el correr de los minutos. Y más allá de alguna aproximación de Acosta, fue todo de Boca. Orsini se quedó sin nafta, Quignón no pudo controlar más el medio y todo se complicó.

Allí apareció la otra figura del Granate para opacar al Xeneize: Lautaro Morales. Tremenda actuación del juvenil, con atajadas importantes y mucha personalidad para cerrar el triunfo. ¿Costar? Sí, mucho. Pero se sumó de a tres y eso le permite seguir con vida en un grupo que ahora se acomodó y está para cualquiera. Recién sobre el cierre, Wanchope Ábila encontró un rebote en una jugada desafortunada para descontar. Fue 2 a 1, en la Bombonera. Lanús sigue con vida.

Miguel no se confía

Russo juega al misterio pensando en el partido de este viernes ante el Granate. Es que cuando parecía que el DT apostaría por un equipo totalmente alternativo y con juveniles, a último momento pateó el tablero y puso un mix de titulares y suplentes. Las novedades del rival, con bajas y probable once, acá.

El equipo de Miguel Ángel Russo se prepara para el choque ante Lanús, este viernes a las 19.20 en la Bombonera, con la cabeza dividida en lo que será el partido de la próxima semana ante Internacional de Brasil, por los octavos de final de la Copa Libertadores.

Sin embargo, de reojo también sabe que no puede descuidar demasiado en el torneo local, donde viene de perder el invicto en la era Russo sobre la hora ante Talleres. Por ese motivo, su entrenador tiene dudas con respecto del once inicial ante el Grana.

En principio, manejó un equipo totalmente alternativo, con varios juveniles e incluso dos debuts. Pero en las últimas horas, desconcertó a más de uno con otro posible equipo, en donde habría nombres más importantes. ¿En qué quedamos, Miguel?


Quizás otra sería la historia si la semana pasada Boca no caía como local ante Talleres. La prioridad siempre fue la Copa, y sabiendo que el miércoles deberá abrir la serie en Porto Alegre, cuidar jugadores era la idea principal de Russo. Y eso se mantuvo toda la semana, con un once en el cual había varias caras poco habituales y dos chicos que harían du debut: Cristian Medina y Exequiel Zeballos. También el estreno desde el arranque de un viejo conocido: Diego “Pulpito” González. Todo parece haber quedado atrás, salvo la chance para Mauro Zárate después de mucho tiempo.


Sin Carlos Izquierdoz y Agustín Obando, expulsados en la última fecha ante los cordobeses, sumado al desgarro de Eduardo Salvio y a los jugadores ausentes por estar convocados a sus respectivas selecciones por las Eliminatorias (Esteban Andrada, Frank Fabra, Jorman Campuzano y Edwin Cardona), el DT había probado inicialmente con Rossi; Jara, Zambrano, Ávila, Más; Maroni, González, Medina, Zeballos; Zárate y Wanchope Ábila.

Sin embargo, todo cambió a último momento y el DT dejó la puerta abierta a otro equipo totalmente diferente. En él, se puede observar un once con una mayor cantidad de titulares: Andrada; Buffarini, Zambrano, López, Más; Villa, Capaldo, Campuzano, Maroni; Zárate y Ábila. Sí, nada que ver. Quedará la duda hasta minutos antes del partido, entonces.

Así no, Lanús…

Dura derrota 4-2 para el equipo de Zubeldía ante Newell’s, en La Fortaleza, que deja al Grana en el fondo de la Zona 4 de la Copa Liga Profesional. Fontanini, Palacios, Gentiletti y Maxi Rodríguez marcaron los goles de la Lepra. José Sand, en dos oportunidades, descontó para el local. Lejos, el peor partido desde la vuelta post Covid-19.

Un golpe duro, inesperado. Lanús venía mostrando cosas interesantes, mientras que Newell’s llegaba de capa caída a la Fortaleza. Sin embargo, esta vez el Grana falló. Y con creces. Nunca pudo meterse en el partido, mostrando grandes falencias y tuvo el peor desenlace. De no ser por José Sand, la historia pudo haber sido peor. La Lepra lo goleó 4 a 2 y lo dejó debajo de todo en la Zona 4 que comparte con Boca y Talleres. Las chances de meterse entre los dos mejores para pasar a la fase final, parecen estar muy complicadas. Más jugando de estar manera y dando tantas ventajas.

En la primera etapa, desde el vamos se notaba que Lanús no había empezado bien. Más allá de un arranque parejo, e incluso con una buena oportunidad que Facundo Pérez no definió de la mejor manera, el equipo no funcionaba como en oportunidades anteriores. Newell’s, después del primer cuarto, tomó el control de la pelota y dispuso de su juego con total tranquilidad. Morales respondió sin mucha seguridad cuando la visita empezó a merodear el área y a los 24, otra vez por medio de una pelota parada, Lanús sacó del medio. Fontanini le ganó la posición a Belmonte y cabeceó en soledad para estampar el 1 a 0.


A partir de ahí, al Grana le faltó mucho en varios aspectos para insinuar peligro. De hecho, nunca lo logró. Mientras que Newell’s siguió creciendo y contando con chances netas para ampliar la diferencia. La más clara la tuvo Scocco, pero Morales respondió bárbaro para salvar al equipo.

En el complemento, de entrada, la visita pudo estirar la ventaja. A los 9, Belmonte la perdió en ataque y el equipo quedó totalmente mal parado. De contra, los rosarinos no perdonaron y Palacios liquidó a Morales con un remate cruzado para poner el 2 a 0. 13 minutos más tarde, otro cachetazo para el Grana. ¡Y otra vez de pelota parada! Gentiletti anticipó al colombiano Pérez y de cabeza puso el 3 a 0.


El panorama se ponía cada vez peor, y más allá de la aparición goleadora de José Sand para poner el 3 a 1, a los 28, solo tardó un minuto Newell’s en volver a gritar otro tanto. Centro de Palacios para que Maxi Rodríguez sólo tenga que empujarla. 4 a 1. Sobre la hora, otra vez el Pepe, incansable, cerró la tarde marcando el 4 a 2.

Newell’s, en cero y con cambios obligados

La Lepra llega al partido ante Lanús con dos derrotas de manera consecutiva y sabe que tiene que sumar para trepar en la Copa Liga Profesional. Sin embargo, Kudelka no podrá contar con el arquero Alan Aguerre (luxofractura en el codo) y Julián Fernández (coronavirus). En sus lugares estarán Ramiro Macagno y Jerónimo Cacciabue. También podría haber cambio de esquema. Enterate todas las novedades del rival, acá.

El presente de Newell’s no es el mejor. La realidad indica que el conjunto rosarino no sólo arrancó el campeonato de la peor manera, con dos derrotas consecutivas ante Talleres y Boca. Además, llega al partido frente a Lanús con dos bajas importantes.

En primera medida, su arquero Alan Aguerre sufrió una luxofractura de codo tras un duro choque con Carlos Tévez y será baja por tres meses. El juvenil Ramiro Macagno será su reemplazante en lo inmediato, aunque la idea de la CD Leprosa es sumar a alguien de experiencia. El apuntado es Rodrigo Rey, el ex Godoy Cruz que actualmente se desempeña en el PAOK griego.

Por otro lado, en las últimas horas Frank Kudelka confirmó en conferencia de prensa que Julián Fernández dio positivo de coronavirus y por ese motivo se perdería los próximos tres encuentros. Jerónimo Cacciabue sería su reemplazante, haciendo que Pablo Pérez juegue como volante central.


“Está dentro de las posibilidades cambiar el esquema. Del sistema no tengo dudas, ya lo tengo decidido, pero la baja de Julián (Fernández) no me permite confirmar el equipo, porque tenía algo en mente que debo cambiar y lo voy a probar”, comentó el DT, quien agregó: “Necesitamos que la buena posesión que tenemos se vea reflejada en profundidad y situaciones de gol para que sirva. No pudimos ser contundentes a la hora de atacar”.


Si bien todavía falta para poder confirmar el once, el probable que pondría Kudelka en La Fortaleza sería el siguiente: Macagno; Ángelo Gabrielli, Fabricio Fontanini (vuelve de la fecha de suspensión), Santiago Gentiletti, Mariano Bíttolo; Cacciabue, Pablo Pérez, Aníbal Moreno; Sebastián Palacios, Ignacio Scocco y Maximiliano Rodríguez.

T deja con las ganas…

A Lanús se le escapó en la última jugada del partido. El equipo de Zubeldía tenía todo encaminado para sumar de a tres en Córdoba, gracias al gol de cabeza de Franco Orozco en el primer tiempo. Sin embargo, en tiempo cumplido, un infantil penal de Thaller derivó en el empate 1-1 de Talleres, a través de un viejo conocido: Carlos Auzqui, luego de la atajada de la figura Lautaro Morales a Pochettino. Ay…

Son golpes que duelen. Incluso más que una derrota, por llamarlo de alguna manera. Es que Lanús tenía todo listo para traerse un triunfo de lujo, de esos importantes, en su visita a Córdoba. Ganaba bien, con cierto suspenso y algo de susto por momentos. Pero estaba todo encaminado, no se le podía escapar. Pero pasó, sobre el cierre, una jugada desafortunada. Una falta infantil de Thaller y un penal con desenlace polémico.

En síntesis, fue 1 a 1 para la T y el Grana, que deja mejor parado al conjunto local en la Zona 4 ya que venía de ganar en la primera fecha frente a Newell’s. Falta bastante, es cierto, pero estos dos puntos que quedaron en el camino pueden doler y mucho en algunas semanas.


En el primer tiempo, el local fue quien tomó la iniciativa. Se paró en campo rival y sin mucha profundidad merodeó el arco de Lautaro Morales. Sin embargo, el arquero de Lanús cada vez que le tocó, respondió de la mejor manera demostrando que con el paso de los partidos cada vez se siente más confiado. Por abajo, por arriba, de media distancia. Siempre estuvo a la orden. Y de a poco, eso fue ayudando a que el Grana se logre acomodar en el Kempes.


Pasados los primeros 20 minutos, la visita se fue arrimando a Caranta. Entre De La Vega, y sobre todo el juvenil Orozco, comenzó a generar peligro. Incluso Belmonte, de media distancia, también tuvo su oportunidad. Algo se veía venir, y eso llegó a los 38. Gran maniobra personal del Pepo por derecha, centro al corazón del área y anticipo de cabeza del Lauchita Orozco, para poner el 1 a 0. A esa altura, no era ninguna sorpresa.

En el complemento, la historia fue parecida. Con Talleres buscando más de entrada, con Lanús aguantando (más que nada en las grandes intervenciones de Morales, clave en más de una oportunidad) y encontrando los espacios para lastimar, después de pasarla mal, claro. El local contó al menos con tres ocasiones claras para llegar al empate, pero no lo consiguió.


Por su lado, el Granate tuvo dos chances netas de gol, que no pudieron concretar ni Sand ni Orsini, por grandes respuestas de Caranta. Todo se encaminaba para que la visita se lleve los tres puntos, pero había una piedra -impensada- en el camino final. El defensor Rafael Pérez, se fue al ataque, le ganó en velocidad a Thaller y el de Lanús falló. Ir al piso, de atrás, de visitante y a los 44 minutos, no fue la mejor idea que pudo tener (más allá de la falta en sí, discutible). Penal para la T. Fragapane eligió su izquierda, Morales adivinó, desvió la pelota la cual pegó en el palo, cruzó toda la línea, y cuando parecía que todo sería alegría, fue tristeza. Carlos Auzqui, que había ingresado minutos antes, apareció para con suspenso estampar el 1 a 1. Furioso, por reclamar que el ex Lanús había invadido el área, Zubeldía terminó viendo la tarjeta roja.

Talleres, con viento a favor

El próximo rival del Grana llega entonado luego de vencer 3-1 a Newell’s en el debut. La principal duda para el choque del lunes a las 19:15, pasa por saber si Fragapane ingresará por Guzmán en el mediocampo. A su vez, Carlos Auzqui, recientemente incorporado al conjunto cordobés y ex Lanús, podría estar en el banco de suplentes.

Talleres llega dulce al choque ante Lanús del próximo lunes, pactado para las 19.15. En varios sentidos. Primero y principal, por en su debut derrotó con firmeza a Newell’s por 3 a 1, partido en el cual fue muy superior e incluso pudo haber ganado por una mayor diferencia. Y segundo, porque el conjunto cordobés aprovechó la última semana para seguir reforzando su plantel con dos nombres importantes como Carlos Auzqui y Francis Mac Allister.

En total, son siete las caras nuevas, si sumamos al joven ecuatoriano Piero Hincapié, Ignacio Lago, Matías Córdoba, Marcos Díaz y Mateo Retegui. Pero no termina acá la lista, ya que también regresaron futbolistas importantes para el DT Alexander Medina, tales como Joel Soñora, Exequiel Beltramone, Aldo Araujo, Guilherme Parede y Franco Fragapane.


EL CASO AUZQUI. El Perrito se transformó en nuevo jugador del conjunto cordobés justo una semana antes de enfrentar a su ex equipo, Lanús. Si bien se estimaba que el delantero seguiría su carrera en el exterior y tenía todo encaminado para ir a Chile, a último momento se cayó esa posibilidad. Y si bien en el Granate lo esperaban con los brazos abiertos por el buen rendimiento que mantuvo la temporada pasada, los cordobeses aceleraron y cerraron su préstamo hasta diciembre de 2021, sin cargo y con opción de compra (antes renovó hasta fines de 2022 con River). “Talleres creció mucho en los últimos años y por eso me decidí a venir. Hace cuatro o cinco años que viene haciendo las cosas muy bien. Estoy feliz de pertenecer a este club”, manifestó.

Por su parte, también hay que mencionar que la T tuvo varias bajas de renombre. La principal fue la de Nahuel Bustos, vendido al City Group en 6,5 millones de euros brutos por el 65% de la ficha (grupo que lo ubicó en el Girona de España). Otros futbolistas importantes que fueron transferidos son Andrés Cubas (Nimes Olympique) y Facundo Medina (Lens) a Francia. El resto: Nicolás Giménez (Baniyas), Guido Herrera (Yeni Malatyaspor), Leonardo Godoy (Estudiantes LP), Alejandro Maciel (Central Córdoba de Santiago del Estero) y Renzo Paparelli (Atenas de Uruguay), Jonathan Menéndez (Independiente), José Mauri (libre), Martín Payero (Banfield) y Dayro Moreno (Once Caldas).


Con respecto al posible equipo para recibir al Granate, Medina tendría pensando no tocar el once inicial que arrancó ante la Lepra. Sin embargo, dejó la puerta abierta para que Franco Fragapane, pueda ingresar en lugar de Lautaro Guzmán en la banda izquierda del mediocampo. A su vez, todo hace indicar que Favio Cabral continuará siendo la referencia de ataque, por encima de Mateo Retegui. ¿El probable? Mauricio Caranta; Nahuel Tenaglia, Juan Komar, Rafael Pérez y Enzo Díaz; Juan Méndez y Federico Navarro; Diego Valoyes, Tomás Pochettino y Guzmán o Fragapane; Cabral.

“Es el triunfo más importante de mi carrera”

Pedro de la Vega, autor del primer tanto de la hazaña en el Morumbi con un zapatazo de más de 30 metros, habló en conferencia de prensa y se mostró muy feliz por haber clasificado a octavos de final de la Sudamericana. “Jugamos contra un rival difícil y una cancha muy complicada. Es un gran logro conseguir pasar de ronda”, destacó el delantero de 19 años.

Si alguien necesita agarrar confianza para poder mostrar todo su potencial, sin dudas, es Pedro de la Vega. Y marcar un golazo, nada menos que ante San Pablo y en el Morumbí, no es poca cosa.

La joyita del Grana sigue creciendo partido tras partido. Siendo letal y siempre peligroso en ofensiva, pero también haciendo lo que le pide Zubeldía a la hora de dar una mano de mitad de cancha hacia atrás. En estos partidos que se pudieron observar en la vuelta oficial al fútbol, se nota a un Pepo más maduro y con crecimiento en muchos aspectos.

https://twitter.com/Sudamericana/status/1324145455081676803

La noche de Brasil, no será una más en su puñado de partidos en Primera. Para el delantero de 19 años, hasta el momento, fue el partido soñado. “Es el triunfo más importante de mi carrera, hasta ahora. Jugamos contra un rival difícil y una cancha muy complicada. Veníamos de hacer un gran partido y sabíamos que ellos tratan muy bien la pelota y siempre intentan jugar. Pasar de fase ante un rival así, además siendo un grupo con tantos jóvenes como el nuestro… Es un gran logro conseguir pasar de ronda”, expresó en conferencia de prensa.

A la hora de hacer un balance general, Pedro valoró el esfuerzo de un plantel joven que va dando pequeños saltos de aprendizaje partido a partido. Feliz por la clasificación, el Pepo reconoció que en segundo tiempo no fue nada bueno. “Manejamos una intensidad muy fuerte en el primer tiempo y en el segundo ellos se hicieron cargo de la pelota y a nosotros nos tocó defender un poco más. Por suerte pudimos luchar hasta el final para conseguir la clasificación”.

Al mismo tiempo, de la Vega manifestó que, a pesar de las adversidades como haber recibido dos goles casi sobre el final del partido que los dejaban afuera de la Sudamericana, nunca pensaron en bajar los brazos. “Nunca se pierde la esperanza ni la fe… Tenemos un lindo grupo que siempre tira para adelante. Y en esos momentos es cuando más se nota. Sabemos que hasta que no se termine el partido, seguimos prendidos”.

PRIMER GRITO INTERNACIONAL: El zapatazo del Pepo para abrir el marcado ante el San Pablo significó el primer gol de la joya de 19 años en copas internacionales. Y el sexto gol en su carrera a nivel general, contando cuatro por torneos locales y uno por Copa (Superliga). En total, De La Vega acumula 37 partidos oficiales, de los cuales 11 fueron como titular.

¡Morumbiazo! Histórica clasificación de Lanús

El Grana la pasó feo en San Pablo, pero la película tuvo final feliz. El equipo de Zubeldía consiguió el pase a los octavos de final de la Copa Sudamericana pese a perder 4 a 3 ante los brasileros por el famoso gol de visitante (de local había ganado 3 a 2). En tiempo adicionado, Orsini se transformó en héroe y desató un festejo a lo grande.

Lanús fue atrevido en el Morumbí. Al menos en la primera etapa, los dirigidos por Luis Zubeldía no se achicaron, y a pesar de la ventaja obtenida en casa, salieron a jugar ante el San Pablo en Brasil con el cuchillo entre los dientes. Y lejos de Lautaro Morales. En campo rival, presionando y tratando de estirar la ventaja. El premio no tardó en llegar. Pepo De La Vega cargó la barra de potencia y de más de 30 metros le movió el arco a Volpi para estampar el 1 a 0, que de sorpresa no tenía nada. Golazo.

La respuesta del conjunto local no tardó en llegar. Apenas 11 minutos después, de un tiro de esquina, Dani Alves de cabeza igualó la historia. Con poco, San Pablo se metía de nuevo en la serie. Luego, el Grana estuvo muy cerca con un frentazo de Burdisso que Volpi despejó con grandes reflejos, y San Pablo hizo lo propio por medio de Luciano, que de emboquillada le erró al arco. A los 44, Lanús iba a estirar la ventaja por medio de Braian Aguirre. El juvenil entró por el segundo palo, y tras un pase preciso de Di Plácido, definió de derecha para lograr el 2 a 1. Antes del cierre, Reinaldo de media distancia, hizo revolcar a Morales, quien evitó el 2 a 2.


En el complemento, el sueño se transformó en pesadilla. El equipo se retrasó por completo, lo dejó a jugar y sobre todo pensar al San Pablo. Y si vos le das la pelota a un equipo brasilero, lo podés pagar caro. Por más que la suerte esté de tu lado, que estén imprecisos abajo del arco, que la pelota pegue en el palo o que tu arquerito que recién asoma tenga buenas intervenciones. Lanús jugó mal, y el local se sintió cómodo y confiado para seguir insistiendo hasta el final.


Pablo igualó el partido a los 16, tras un pase bárbaro de Dani Alves, y sobre el cierre, se vino la noche para Zubeldía y compañía. A los 42, Thaller en contra de su propio arco puso el 3 a 2, lo cual significaba definición por penales, lo cual ya era terrible para Lanús por cómo se habían dado las cosas. Pero se podía estar peor. De hecho, a los 44, Gabriel Sara (otro pase de Alves), ponía el 4 a 2 de cabeza y la clasificación para los brasileros.


Pero nunca hay que cantar victoria antes de tiempo. Y cuando parecía que la cosa no terminaba bien, Lanús jugó su última carta. Todos al ataque a buscar el milagro. Pelotazo largo de Alexis Pérez, Sand y Acosta pelearon con los defensas contrarios por el balón, el Laucha se iluminó y en un abrir y cerrar de ojos dejó solo a Orsini, quien definió de primera para poner el 3-4 y desatar una locura interminable. De película, con final feliz.

“Cambiar el chip rápido para pasar en la Copa”

Así se mentaliza Guillermo Burdisso, quien se fue dolido por no haber podido sumar en la presentación de Lanús ante Boca por la Copa de la Liga Profesional. “Nos fuimos con mucha bronca, queríamos ganar. Sentimos que en el primer tiempo pudimos obtener una diferencia, pero en el segundo nos quedamos, sobre todo desde lo físico”, manifestó el defensor de 32 años.

Lanús arrancó con una derrota el campeonato local ante un rival que, en la previa, era factible que pueda tocarle no sumar. La realidad es que Boca, último campeón y de gran presente, cuenta con jugadores de otro nivel que en cualquier momento pueden traerte un dolor de cabeza. Y si bien fue superior al Granate, hubo algunos puntos positivos para destacar.

Esta nueva versión, integrada por muchos juveniles que incluso venían de jugar 72 horas antes frente a San Pablo, dio pelea hasta el final y no bajó los brazos nunca. Eso, entre otras cosas, valoró Guillermo Burdisso: “Nos fuimos con mucha bronca, queríamos ganar. Sentimos que en el primer tiempo pudimos obtener una diferencia, pero en el segundo nos quedamos, sobre todo desde lo físico. Pero siempre tuvimos las ganas de quedarnos con la victoria”.

Además, el defensor central reconoció que algunas falencias de mitad de cancha hacia atrás hicieron que la visita se lleve la victoria y que hay cosas por corregir, aunque esto recién comience: “Son errores mínimos que te hacen perder o ganar un partido… Quizá sufrimos con respecto al estado físico de jugar cada tres días, y cuando jugás contra este tipo de equipos, sabés que no te perdonan”.

Por su parte, se refirió al hecho de haber jugado tanto él como su compañero de zaga, Nicolás Thaller, gran parte del encuentro con tarjeta amarilla. “Jugar mano a mano, en mitad de cancha, con dos grandes delanteros como Tevez y Wanchope es difícil. Creo que lo hicimos bien. Jugamos adelantados para darle un respiro al equipo, pero nos tocó un rival muy duro y teníamos que estar a la altura”.


Pensando en lo que viene, el futbolista de 32 años mantiene la ilusión de pasar de ronda en la Sudamericana, nada menos que ante San Pablo y en Brasil. “Hay que cambiar el chip rápido, descansar y viajar con el objetivo de pasar”.

“Faltó generar más situaciones de gol”

Tomás Belmonte, de los jugadores más destacados en la derrota ante Boca, reconoció que el equipo no tuvo una buena noche en su debut. “La verdad que las cosas no nos salieron como las esperábamos. Hay que seguir trabajando, luchando y mejorando para conseguir puntos en esta Copa”, afirmó el volante de 22 años, quien agregó: “Nos vamos tranquilos, confío en que podemos mejorar”.

Si hay algún jugador para destacar en este inicio de actividad post COVID en Lanús, además de los goles de Sand (claro está), es Tomás Belmonte. Es que el volante asumió el protagonismo de jugar como volante central ante la ausencia de Quignón y lo viene cumpliendo con creces. Demostró estar a la altura y sobre todo una entrega total para jugar en una nueva posición a la que tenía acostumbrado al hincha.

“En inferiores jugué mucho tiempo en esta posición que me toca jugar actualmente y conozco el puesto. En Primera me tocó hacerlo más, pero de interno. Más allá de eso, en la pretemporada estuvimos ensayando jugar como un cinco más clásico y gracias a Dios tengo la suerte de poder demostrar”, explicó el Toto, quien se mostró dolido por la derrota: “Fue un partido duro. La verdad que las cosas no nos salieron como las esperábamos. Hay que seguir trabajando, luchando y mejorando para conseguir puntos en esta Copa, que para nosotros es muy importante”.


Por otro lado, el mediocampista de 22 años surgido de la cantera Granate analizó: “Teníamos que haber generado más situaciones de gol, pero confío en que podemos mejorarlo. Nos vamos tranquilos en ese aspecto”. Y se ilusionó con el encuentro del miércoles ante San Pablo en Brasil: “Tenemos buenas sensaciones. Debemos hacer un partido inteligente como en nuestra cancha, hay que hacer lo mismo allá para ganar. Obvio que podemos conseguir pasar”.

Espiando a los rivales

Fortaleza Granate te acerca un repaso completo con el detalle preciso de cómo llegan los tres adversarios de Lanús en la Zona 4 de la novedosa Copa Liga Profesional. Enterate las novedades de Boca, contra quien debutará este sábado en La Fortaleza, como así también de Talleres y Newell’s, que se enfrentan esta noche en Córdoba.

Después de muchos meses de parate, vuelve el fútbol argentino y Lanús tendrá por delante un difícil e interesante desafío. El Granate cayó en un grupo que viene pesado y con rivales de alto voltaje, por lo que no podrá dar ventajas de ninguna índole si quiere pasar a la siguiente fase de la esta nueva Copa Liga Profesional que se pone en marcha.

Boca, último campeón, Newell’s y Talleres de Córdoba serán los equipos
, junto al Grana, en la Zona 4. Los dos primeros de pasarán a jugar la Zona Campeonato, que determinará al campeón, que se hará acreedor de una plaza para la Copa Libertadores 2021. A su vez, los terceros y cuartos, participarán de la Zona Complementación. El vencedor de la misma se cruzará con el subcampeón del lote de los mejores, por un lugar en la Copa Sudamericana.

https://twitter.com/fortalezagrana/status/1322242011756449793

En primera medida, los dirigidos por Luis Zubeldía recibirán al Xeneize este sábado en La Fortaleza, a partir de las 21.15 (con el arbitraje de Fernando Rapallini). Sí, nada menos que al equipo de Miguel Ángel Russo, viejo y querido conocido en el Sur, que llega con rodaje y buenos resultados tras conseguir el primer lugar en su grupo de Libertadores (invicto, con cuatro victorias y dos empates).


Si bien esta última mencionada es la competencia elite a la que apunta el conjunto de la Ribera, recién volverá a jugar a fines de noviembre. Por lo tanto, Russo pondría lo mejor que tiene a su alcance para el debut del fin de semana: Agustín Rossi (por el lesionado Andrada); Julio Buffarini, Lisandro López, Carlos Izquierdoz, Frank Fabra; Eduardo Salvio, Pol Fernández, Jorman Campuzano, Edwin Cardona; Carlos Tevez y Franco Soldano.

Cabe recordar que Boca sumó solo tres refuerzos durante el mercado de pases: Javier García (libre de Racing), Edwin Cardona (Xolos de Tijuana) y Diego González (Racing). Eso, y algunos regresos como el de Agustín Rossi (Lanús), Julián Chicco (Patronato), Gonzalo Maroni (Sampdoria) y Walter Bou (Unión de Santa Fe).

El segundo rival será Talleres y en Córdoba, con todo lo que eso implica, claro. Si bien Luis Zubeldía tiene buenos recuerdos de su última visita a esa provincia (el Grana ganó 4 a 2), el Tallarín suele hacerse fuerte en el Kempes.

El conjunto dirigido por Alexander Medina llega con algunos amistosos que no fueron del todo positivos, al menos en materia resultados ya que no pudo ganar en los cuatro encuentros que disputó durante las últimas semanas de preparación (empate con Argentinos 2 a 2, empate con Instituto 0 a 0, derrota con San Lorenzo 1 a 0 y también caída ante Huracán por 3 a 0).

Para el debut con Newell’s, esta noche a las 21.10 en Rosario, el probable iría con: Mauricio Caranta; Nahuel Tenaglia, Juan Cruz Komar, Rafael Pérez, Enzo Díaz; Juan Ignacio Méndez, Federico Navarro; Joel Soñora, Tomás Pochettino, Diego Valoyes; Favio Cabral.


Respecto de los jugadores que llegaron al club cordobés, se destacan Piero Hincapié (Independiente del Valle de Ecuador), Ignacio Lago (Almirante Brown), Matías Córdoba (Gimnasia de Jujuy), Marcos Díaz -FOTO- (Boca) y Mateo Retegui (Boca), más los regresos de Aldo Araujo (Nueva Chicago) y Joel Soñora (Arsenal de Sarandí).

En tanto, vale mencionar que la T fue uno de los equipos que mejor vendió durante estos meses: Nahuel Bustos fue comprado por el City Group (lo cedió a Girona) en 6,5 millones de euros por el 65%, Facundo Medina pasó al Lens de Francia en 4,1 millones de euros y Andrés Cubas fue cedido a Nimes francés en 3,5 millones de euros.

Por último, el Grana se medirá con Newell’s, en primera instancia en Cabrero y Guidi y cerrará su participación en esta Zona 4 -es decir en la fecha 6- en el Coloso Marcelo Bielsa. Un equipo de Frank Kudelka que tuvo como principal partícipe en el mercado de pases la vuelta de Ignacio Scocco, quien regresó al club tras varias temporadas. Manuel Guanini (Gimnasia La Plata) y Manuel Capasso (Aldosivi), y Nicolás Temperini (Mitre de Santiago del Estero), completan las caras nuevas del plantel que debutará ante la T con un equipo casi confirmado: Aguerre; Gabrielli, Fontanini, Gentiletti, Bíttolo; J.Fernández, P.Pérez, A.Moreno; Maxi Rodríguez, Palacios y Scocco.

Un dato no menor para tener en cuenta durante los amistosos preparativos fueron los resultados del conjunto rosarino: ¡Ganó cuatro y empató dos! Por orden: 1 a 1 con Unión, 1 a 1 frente Rafaela, 2 a 1 ante River, 3 a 0 contra Sarmiento, 1 a 0 ante Unión y 2 a 1 contra Colón.

Traigan récords, goles sobran…

José Sand demostró una vez más que sigue intacto. Con 40 años y 113 días, el eterno goleador del Grana, autor de un doblete ante San Pablo, se metió en la historia grande de la Copa Sudamericana al convertirse en el jugador argentino más longevo en marcar en dicha competencia, superando a Ángel Labruna. Ya suma 129 gritos con la camiseta Granate, en 202 partidos. 

Sí, viejos son los trapos. Si no pregúntenle a José… Con un doblete suyo, Lanús le ganó un partido bravo al San Pablo en la Fortaleza y arrancó el post COVID con el pie derecho. Sand, inoxidable, fue clave. Dos goles, con su sello característico, le sirvieron para seguir estirando su racha goleadora e histórica con la 9 Granate. Ya son 129 gritos en 202 partidos disputados. Desde su vuelta, en su tercera etapa en el club, alcanzó los 22 goles en 45 partidos (todos como titular).

Pero no fue todo. El correntino, hombre acostumbrado a romper récords si los hay, sumó un nuevo poroto en su lista de trofeos personales. Con 40 años, 3 meses y 11 días, superó la marca de Ángel Labruna (40 años, 1 mes y 14 días) y se transformó en el jugador argentino más longevo en marcar en dicha competencia, ubicándose como el tercero más veterano en la historia. Richar Pellejero, de Cerro, con 43 años y un mes, se mantiene en la cima de dicho certamen desde el 2019. Diego Scotti, de Boston River, con 41 años y 3 meses, en la segunda ubicación.


“Me siento muy bien, quiero jugar un año más”, manifestó el Pepe. Y sí… Ni la la pandemia pudo con José, ¿Cómo le vas a decir que no?

Por una cabeza al Morumbí

El equipo de Zubeldía tuvo una gran muestra de carácter en su vuelta oficial al ruedo. Se lo dio vuelta 3-2 a San Pablo en La Fortaleza y viaja con ventaja al partido de vuelta en Brasil. Dos goles del histórico José Sand y un notable cabezazo agónico de Facundo Quignon sellaron el triunfo en la ida. Brenner facturó por duplicado para los paulistas.

A pesar de un arranque auspicioso, y todo lo que insinuó en la primera parte, Lanús no tuvo premio. Y para colmo, pagó caro un error que le costó demasiado. San Pablo no pudo en los primeros 45 minutos encontrarle la vuelta a un rival que lo presionó en todo momento y que se le plantó de igual a igual, y que incluso mereció mucho más.

Sin embargo, una mala (desprolija) salida del fondo Granate, un pase largo para que Luciano en velocidad saque ventaja, encare y ante la salida de Morales toque al medio para que Brenner sólo tenga que empujarla al fondo del arco, le alcanzó para irse en ventaja. Una pena. Porque literalmente todo había sido y siguió siendo del Grana.

Oportunidades varias, posesión del juego y ganas, sobre todas las cosas. Con un Vera inspirado en la creación, un De La Vega insistente y metido en ataque, más un buen juego asociado, hicieron que el equipo de Zubeldía esté siempre al límite del empate. Hubo claras, clarísimas, pero no quiso entrar.


Las más destacadas fueron un cabezazo del Pepo apenas afuera, un remate de Bernabei que se desvió y se fue por encima del travesaño, y hasta un despeje del defensa brasileño Diego Costa que se estrelló en el palo de su propio arco y no fue gol de casualidad. Sand, siempre al acecho, también estuvo cerca en más de ocasión pero le faltó el último control para quedar de frente al arco rival.

En el complemento, las cosas cambiarían en todo sentido. Por un lado, porque la visita pudo mejorar de mitad de cancha hacia adelante notablemente y generar peligro. De no ser por el poste izquierdo de Morales, Brenner -con una definición deliciosa- hubiese puesto su segundo tanto cuando apenas iban tres minutos de juego. Y por el otro, porque en la primera aproximación que tuvo, Lanús pudo romper el cero. Y cuándo no, de la mano de José. A los 7’, un centro que se desvió en Dani Alves y le quedó servido al goleador para estampar el 1 a 1.


El partido estaba para cualquiera, a tal punto que enseguida San Pablo estuvo cerca de adelantarse en el marcador nuevamente: zapatazo de Dani que se estrelló en el travesaño. Y al ratito, otra vez el Grana casi marca, con una doble llegada en la que tuvo participación (con pifia) de Thaller y luego de Burdisso, siempre una amenaza por la vía aérea en campo rival.

El partido se fue desinflando, el cansancio jugó su momento y llegó el tiempo de los cambios en ambos equipos. San Pablo intentaba con un buen dominio del balón, pero en defensa daba muchas ventajas y jugaba al límite. El Granate sabía que tendría su chance, y la misma llegó a los 38. Orsini se la bajó de cabeza a Sand, y el 9 con su sello característico la aguantó y con un giro de zurda puso el 2 a 1.


Parecía que se bajaba el telón, pero a dos minutos del final, otra vez Brenner hizo de las suyas con un remate notable que se clavó en el ángulo izquierdo de Morales. Golazo y 2 a 2. Con el último suspiro, y tras un buen centro de Bernabei, Facu Quignón sacó de la galera un cabezazo notable para poner el 3 a 2 que le da un triunfazo al equipo de Zubeldía, que definirá su suerte el próximo miércoles en San Pablo.

Falsas promesas: el Pulpo González jugará en Boca

Final inesperado en el futuro futbolístico de Diego González. Luego de varias semanas de negociación con Racing para poder rescindir su contrato, finalmente ayer a última hora el volante que tanto esperaba Zubeldía quedó en libertad de acción. Y cuando todo hacía indicar que se sumaría al Granate, con quien mantenía un acuerdo de palabra, Boca se metió en el medio y de un momento a otro se lo terminó quedando. Firma por dos años. Ay, ay, ay…

El año pasado, el Pulpo González subió esta foto con Riquelme. El vice de Boca, dicen, fue clave en el desenlace.

 

Cuando Sebastián Beccacece le comunicó a Diego González que no sería tenido en cuenta, surgió una leve esperanza de que pueda pegar la vuelta al club. En especial para Luis Zubeldía, quien siempre lo tuvo en carpeta para sumar gente de experiencia en un equipo con mucho juvenil dando vuelta. Y qué mejor un hombre de la casa, como el Pulpo.

Con el correr de los días, la posibilidad se convirtió en una realidad, a tal punto que el jugador llegó a un acuerdo con los dirigentes y le dio su palabra, para una vez finiquitados los detalles económicos con la Academia, poder sumarse al Granate.

Finalmente, ese día tan esperado llegó y ayer a última hora pudo rescindir y quedar en libertad de acción. Hoy se lo esperaba por Cabrero y Guidi para hacerse la revisión médica y posteriormente estampar la firma que lo ligaría al club hasta mediados del año que viene, en primera instancia.


Pero la historia dio un giro inesperado. Boca se metió en la negociación, y por lo bajo tentó al Pulpo para sumarse al Xeneize. Incluso con un mejor contrato, por dos años. Al parecer, Juan Román Riquelme y Leandro Somoza, actual ayudante de Miguel Russo y ex compañero del Pulpo en Lanús, tuvieron mucho que ver en convencer a González, quien no dudó y cambió de parecer. Sí, en un abrir y cerrar de ojos, con un desplante a Zubeldía y compañía.

https://twitter.com/PDSurradio/status/1318918667585916930

“Le salió una oferta de Boca y la aceptó. El representante había aceptado la nuestra, pero dijo que le dará prioridad a la posibilidad de ir a Boca. Le deseamos lo mejor”, manifestó Nicolás Russo en diálogo con Política del Sur, sin hacerse demasiado problema. A los 32 años, y luego de una extensa recuperación por una fuerte lesión en su rodilla izquierda, el Pulpo finalmente no cumplirá con su palabra. Aquella que prometió el día que se fue de Lanús.

https://twitter.com/fortalezagrana/status/1318936500235534340

¿EL PLAN B?

Una vez conocida la resolución del caso Diego González, enseguida apareció otra vez el nombre de Esteban Rolón en órbita de Lanús. El mediocampista surgido de Argentinos Juniors, quedó libre de Málaga de España y fue ofrecido a la dirigencia del Granate.

“Estoy muy metido en dar todo en Lanús”

Pedro de la Vega fue una de las figuras en el 4 a 1 de Lanús ante San Lorenzo. El pibe de 19 años, heredero de la camiseta 10 de Marcelino, tuvo su pico más alto en esta tanda de amistosos y marcó dos goles ante el Ciclón. “Mi cabeza está enfocada en esto… Lo otro (jugar en Europa), si tiene que llegar, se dará en algún momento. Primero hay que estar preparado de la cabeza”, analizó el delantero.

El Grana se sacó las ganas en esta tanda de amistosos que se vienen desarrollando, se despachó con una tremenda goleada ante San Lorenzo y nada menos que en el Nuevo Gasómetro. Pero no fue el único motivo para que Luis Zubeldía tenga un fin de semana de tranquilidad, a la espera de la vuelta oficial del fútbol.

Sin dudas, que la otra noticia que llenó de satisfacción al DT de Lanús y a los hinchas es la actuación destacada de una de sus joyitas que pide pista para lo que se viene: Pedro De La Vega. Sí, el nuevo “10” que tiene el equipo fue la figura de la mañana en cancha del Ciclón, aportando dos goles para el 4 a 1 que le dio el triunfo al Granate. Primero, a los 24’ con un certero cabezazo que dejó sin respuesta a Monetti, para poner el 1 a 1. Y luego, a los 32’, con una buena diagonal – y una mejor asistencia de Vera – para que el Pepo deje en el camino al arquero rival y defina con cierto suspenso para poner el 3 a 1 parcial.

Está más que claro que ante la salida de Marcelino Moreno, y la ausencia de Auzqui en ataque, de la Vega tiene todo dado para quedarse con un puesto dentro del once inicial. Sin embargo, en lo que va de esta etapa preparatoria, no podía despegar ni mostrar su verdadero potencial. Ante el Cuervo, no perdonó y partiendo de la banda derecha fue de lo mejorcito, despertando miradas de todo el ambiente futbolístico e incluso siendo tendencia en Twitter. Sin embargo, el Pepo sigue manteniendo la humildad que lo caracteriza desde que debutó en Primera y ante la consulta que le hicieron post partido, manifestó su deseo de seguir mejorando.


-¿Cómo viviste tu frustrado pase a Europa en más de una oportunidad y todo lo que se habló en su momento de tu futuro?

-A veces no es tan fácil, o uno se piensa que está muy tranquilo, pero son muchas cosas que van más allá de uno. Trato de apoyarme mucho en mi familia o en los jugadores más grandes, la gente del club siempre me habló y me trasmitió su confianza y me dio mucha tranquilidad. De esa manera me lo tomé siempre, estoy muy tranquilo y enfocado.

-En tu interior sabes que si mostras este tipo de rendimiento es cuestión de tiempo para que cumplas ese sueño que quedó pendiente…

-Estoy metido acá, mi cabeza está enfocada en esto… Lo otro si tiene que llegar se dará en algún momento. Primero hay que estar preparado de la cabeza y dar todo en Lanús.

La línea de cinco defensores, una “alternativa” para Zubeldía

Un Zubeldía auténtico y sincero, admitió en diálogo con Lanús 2000 que evalúa un cambio de esquema para la post pandemia. “Se fueron seis jugadores que disputaron el 70% de los partidos, es para ocuparse y preocuparse también”, arrancó el DT, quien agregó: “En principio quiero jugar con cuatro en el fondo, pero también está la alternativa de jugar con tres, con la posibilidad de Di Plácido y Bernabei que me dan profundidad y explosión”. También comentó la posibilidad de que el Negro Gómez juegue de lateral izquierdo: “Lo utilicé en Racing ahí y conoce el puesto”.

Se lo nota tranquilo. Por ahora, claro. Sabe que se viene un gran desafío por delante. Nuevos horizontes. Aunque anticipa en más de una oportunidad que no tiene el plantel cerrado, dejando la puerta abierta o un claro pedido de refuerzos. Luis Zubeldía reflexiona en casi una hora de entrevista con Lanús 2000 y da respuestas concretas. Se saca el cassette y le da curso a una nota más que interesante para el futbolero que está del otro lado. Sobre todo para el hincha de Lanús, expectante de lo que vendrá cuando vuelva el fútbol.

“Estoy tranquilo, concentrado con lo que hay que hacer. Entiendo las reglas del juego, y a partir de ahí, dar vuelta la página y empezar a armar un equipo nuevo. Un plantel nuevo. Claro que todo esto ya lo veníamos hablando con los dirigentes… Se fueron seis jugadores que disputaron el 70% de los partidos, es para ocuparse y preocuparse también. Igualmente somos optimistas, confío en mi equipo de trabajo. La idea es traer uno o dos jugadores más”, comenta el DT de entrada, y prosigue: “Me adapto a lo que quiere el club, soy un empleado, no tengo el poder absoluto. Es mentira eso. Trato de hacer la tarea que me corresponde y pongo al club por encima de todo. Y esta no va a ser la excepción”.

https://twitter.com/RadioLanus2mil/status/1315382061537075200

La charla pasa por diferentes sectores y etapas, Luis acepta el mano a mano y no se esconde. Pide la pelota, se hace cargo y resuelve. Sabe que será otro Lanús, y que deberá transitar este camino con paciencia y esfuerzo para salir a flote. Deja en claro, entre otras cosas, que todavía sigue con el radar alerta y que no baja la persiana a nada. De hecho, avisa que puede cambiar de sistema, lo cual sería todo una novedad a esta altura, sin dejar pasar que en algún que otro momento cuando tuvo que modificar el esquema, lo hizo sin temor. De atrás hacia adelante.

“En defensa estoy tratando de que el equipo pueda estar mejor. Falta un montón, más cuando todavía no tenes a todos los jugadores. Tenemos laterales súper ofensivos, y quiero que esa energía la gasten también en defensa. Tienen que mejorar en ese sentido. Y en pelota parada, necesitamos altura. Ahí tengo que apuntar, queremos equilibrarlo. Sería un mago si te dijera si ya tengo a mis dos centrales. Quiero que Burdisso sea mi dos, lo tengo claro. Veo muy bien a Thaller, también a Ousmane (Ndong)… Veremos al colombiano Alexis Pérez”, analizó el DT del Grana, quien argumentó cual sería su posible plan B: “En principio quiero jugar con cuatro en el fondo, pero también está la alternativa de jugar con tres, con la posibilidad de Di Plácido y Bernabei que me dan profundidad y explosión. No lo descarto. Voy a probar a Quignón de cinco y a Belmonte de ocho, tiene presencia en las dos áreas. Otra opción es adelantar de wing a Bernabei y de tres jugar con el Negro Gómez que viene trabajando muy bien y en Racing conmigo ya lo utilicé en esa posición o el chico Julián Aude”.

En otro orden, en varias oportunidades, Luis dejó más que clara su postura de bancar al piberío que asoma, pero estar atento al mercado y no bajarse. El entrenador quiere tener gente que ayude a los juveniles a insertarse en Primera División, por eso pide a gritos refuerzos de experiencia. “Hay que fortalecer al plantel para no cargar de tanta responsabilidad a los más chicos. Si aparecen las oportunidades, por más que haya algún chico del club, hay que incorporarlo”, explicó Zubeldía, quien hizo hincapié en un nombre en particular: “Brítez me parece una muy buena opción, hablé con él y se lo manifesté. Está en una buena edad, es un jugador sano y físicamente es muy fuerte. Además, te puede jugar en las cuatro posiciones de la defensa, tiene juego aéreo y es bueno técnicamente. Viene de jugar en Rosario Central, no en cualquiera equipo… Nos falta este tipo de jugador temperamental también. No sé qué pasará, me dijo Nicola que estaba trabajando el tema y que en diez días habría un panorama más claro. Yo lo sigo llamando y le digo que lo necesitamos”.

Más frases de Luis con Lanús 2000

SUS OBJETIVOS NO SE NEGOCIAN

“Acá nadie está atado por amor al club, lo más importante es que Lanús siga creciendo. Claro que tengo interés de ser campeón, pero mi objetivo es seguir avanzando y ser una verdadera potencia. Obvio que cuesta armar un plantel fuerte todos los años, es lo que toca. Me pone muy feliz que el club venda jugadores porque siento que aportamos nuestro granito de arena para que eso suceda. Todos los años tenemos que vender dos jugadores, es parte del proyecto. Me encantaría estar cuatro o cinco años, pero en nuestro país si no salís campeón se termina ese crédito. No coincido, pero es así”.

ACOSTA Y SAND, POR DELANTE DE TODO

“La mejor inversión de un equipo es poder sostener jugadores, y los casos de Acosta y Sand en Lanús son los mejores ejemplos. Son decisiones muy acertadas de los dirigentes. Ellos podrían estar cobrando más, y no es fácil sostenerlos, pero vale la pena. Es muy difícil encontrar esta clase de futbolistas en muchos sentidos”.

MARCELINO, LA PRINCIPAL BAJA

“No sé a cual voy a extrañar más de todos los que se fueron, es difícil. Pero siento que es muy difícil de encontrar a aquel jugador que te cambia el ritmo de mitad de cancha hacia adelante, y eso habíamos conseguido con Marcelino. Ese estilo de jugador es el que más me gusta a mí. Sin ese jugador, que te da vértigo cuando pasas el medio, creo que va a ser un gran dolor de cabeza. Hoy no lo tengo, y por eso tengo que buscar variantes. Quizá, más dominio entre los volantes y conseguir sorpresa y explosión por los laterales. Es por eso que cambiar la forma de jugar es una posibilidad concreta.

EL CRECIMIENTO DE PEPE Y UNO QUE ASOMA

“Pedro todavía tiene que ordenarse en el juego, y hoy la raya lo está ayudando a eso. Puede jugar en cualquier sector del frente de ataque, pero le falta afinar cosas. Forma parte del aprendizaje normal de un futbolista. Orozco me gusta mucho lo que hace por las bandas, podría ser un muy buen media punta. Mostró cosas muy interesantes”.

UNA DUDA QUE NO TERMINA: EL ARQUERO

“Hoy es un 50 y 50 entre los dos arqueros que tenemos (Acosta y Morales). Lo voy a detectar pronto. Observo mucho los entrenamientos, son nuevitos los dos. Más con un equipo nuevo, hay que consolidarlo en todo sentido. Es una tarea difícil, linda, pero trae sus dolores de cabeza. Es un plantel demasiado joven. El mejor ejemplo es Marcelino, que estuvo cinco años para explotar. No hay que olvidarse de eso”.