Partido amistoso con Portland Timbers en 2023

Por el traspaso de Diego Valeri a Lanús, el club estadounidense anunció un encuentro «testimonial» con el Grana para el año que viene en el estadio Providence Park. Pelusa jugará un tiempo para cada equipo. Los detalles, en el informe de FG.

Con una serie de posteos en redes sociales, Portland Timbers despidió con todas las luces a Diego Valeri, una auténtica leyenda del club de los Estados Unidos.

El Pelusa, de 35 años, completó una carrera estelar y superó numerosos récords en sus nueve temporadas con los Timbers. Tras llegar a Portland en 2013, se convirtió en el líder de la temporada regular en goles anotados (86), asistencias (91) y puntos (263), y ocupa el segundo lugar en la historia del equipo en partidos disputados (262) y titularidad (230). ¡Tremendas marcas!

Mientras la cuenta oficial del Granate anunció su vuelta con el eslogan «Diego ya está en camino» y algunas imágenes de Valeri con indumentaria del club, el sitio web de Portland anticipa un partido amistoso testimonial entre ambas instituciones, que se disputará en 2023 en el estadio Providence Park.

https://twitter.com/clublanus/status/1484258182692319237

Si bien se menciona que «los detalles sobre el partido se anunciarán en una fecha posterior», es un hecho que el mediocampista jugará un tiempo para cada equipo. Tras el retiro de Valeri, «se convertirá en embajador de los Timbers», agrega el cuadro de Oregon.

Junior Benítez, detenido por una causa de violencia de género

Bicampeón con Lanús, el delantero que viene de jugar en Atlético Tucumán fue imputado por el delito de violación de domicilio, amenazas, lesiones a su ex suegro y resistencia a la autoridad, tras protagonizar un episodio de violencia familiar y violencia de género. Los detalles, en la nota.

El delantero surgido de Lanús, Oscar Benítez, fue detenido en las últimas horas tras ser imputado por el delito de violación de domicilio, amenazas, lesiones y resistencia a la autoridad, luego de protagonizar un episodio de violencia en contexto familiar.

Según informaron algunos testigos, el futbolista de 29 años golpeó en el rostro a su ex suegro cuando asistió a un domicilio de la localidad bonaerense de Adrogué, en busca de su hija, que según su padre es víctima de violencia de género pero se niega a formalizar la denuncia.

En el acta de procedimiento al que tuvo acceso Infobae, se relató que Benítez le propinó insultos y “golpes de puño en su cabeza” a su suegro: “Siendo alcanzado en su ojo derecho, presentando hinchazón y escoriaciones en su frente”. Las fuerzas de seguridad localizaron luego a la pareja de Benítez y al futbolista. La mujer “respondió en un tono de voz bajo y entre cortado” que desconocía el paradero del deportista. La Policía desconfió y encontró escondido al acusado: “Realizamos un minuciosa requisa en alrededores, logrando dar con el sindicado oculto dentro de unas ligustrinas”.

Lejos de calmarse la situación, Junior vivió una escena de tensión con los agentes a quien les hizo mención “en reiteradas ocasiones de su poder adquisitivo”, “empujó bruscamente” a una agente y también lanzó “golpes de puño bruscamente”.


Allegados al círculo íntimo de la que fuera la familia de Junior Benítez informaron que el ex jugador de Atlético Tucumán reaccionó cuando los efectivos le pidieron su identificación e intentó agredirlos físicamente, aunque sin producirles lesiones. El relato policial indica que la mujer presentaba “a simple vista escoriaciones en su ojo izquierdo propinadas por su pareja”.

Fuentes judiciales precisaron a Télam que el jugador “no se encontraba en sus cabales y presentaba un estado muy alterado”, por el que fue derivado al Hospital Lucio Meléndez de la zona, una vez que fue reducido por la policía.

El caso lo tomó la UFI 16 de Lomas de Zamora, que derivó el expediente a la UFI 17 a cargo del fiscal Juan Manuel Baloira, quien dispuso la aprehensión del futbolista.

Según supo Infobae, el personal policial se comisionó al domicilio, donde procedió a la “aprehensión de Oscar Benítez, quien momentos antes de su detención agredió a golpes a su ex suegro Juan Carlos Ayala, quien presenta lesiones en el rostro, y debió ser atendido en el lugar de los hechos”.


Oscar Junior Benítez actuó en Atlético Tucumán hasta la pasada la Liga Profesional (LPF). Fue campeón con Lanús de la Copa Sudamericana 2013 y también del Torneo de Primera División 2016, donde convirtió el primer gol del histórico 4-0 a San Lorenzo en la Final que se disputó en el estadio Monumental.

Luego emigró al fútbol de Portugal para incorporarse al Sporting Braga y en 2017 arribó a Boca, donde también festejó un título (el de la temporada 2017-18) cuando Guillermo Barros Schelotto estaba al frente del Xeneize. Su carrera profesional continuó posteriormente en Argentinos Juniors, Atlético San Luis de México y Delfín de Ecuador.


Fuente:
Infobae

No levanta cabeza

Con el único retorno de Chaine y siete bajas por Covid-19, Lanús perdió 75-67 ante el colista Parque Sur y encadenó su sexta derrota consecutiva. Sobresalió el extranjero Jaire Roberts con 22 puntos, 7 rebotes y 6 asistencias.

Lanús 67 – Parque Sur 75

Peleó con garra y enjundia frente a los contratiempos, batalló contra el contexto externo adverso, pero no le alcanzó para torcer el rumbo del desafío. Lanús volvió a saltar al parquet con ausencias múltiples por un brote de covid (siete bajas), con el único retorno de Sebastián Chaine y optimizó su prestación respecto a la derrota ante Bahía Basket, del jueves. A pesar del esfuerzo, el Granate cayó 75-67 frente a Parque Sur, como local.

Con este resultado, el elenco de Leonardo Costa hilvanó la sexta derrota consecutiva y continúa en el octavo puesto con 22.5 unidades (3-6). Por su parte, el equipo entrerriano frenó el envión negativo de tres caídas al hilo y salió el último lugar de la conferencia con 20.5 puntos (4-4).

En un cotejo parejo, aunque con dominio sostenido de Parque, la visita disfrutó de la gravitación de cinco jugadores en doble dígito anotador, entre los que se destacó Guillermo Romero con 14 puntos y 16 rebotes. En el anfitrión sobresalió el extranjero Jaire Roberts con 22 unidades (5/10 en triples), 7 rebotes y 6 asistencias.

La historia comenzó con un ritmo alto de ejecuciones, en un trámite que se caracterizó por las bombas, dado que Lanús clavó seis triples y Parque Sur cinco. Roberts se destapó en el dueño de casa (18 puntos y 5/8 de tercera dimensión). Por su parte, el visitante lastimó con las transiciones rápidas para cerrar un cuarto de goleo suculento 27-26.

Toda esa dinámica y capacidad ofensiva mermó en el segundo capítulo. El Granate ingresó en una sequía profunda, que se graficó con apenas seis puntos en todo el segmento. Esa dificultad del local de construir sus ataques fue contrarrestada por un Parque más consistente, con varias manos anotadoras y un Bolling (7) incisivo. Así, los entrerrianos se retiraron al descanso con una renta de 44-32.

El trámite prosiguió con el control del Sureño en el tercer episodio. Incluso, el huésped experimentó un pasaje de excelente circulación en el estacionado, con el extra pase y se escapó 61-44, a falta de 2:30 minutos. Todo lo que le costaba a Lanús en sus ofensivas se destrabó en el cierre, porque estampó una corrida 8-0, con Ryan y Chiabotto como puntas de lanza y cerró abajo 61-52.

En el último cuarto, el Grana amagó con arrinconar al rival y edificar una paridad mayor al acercarse 61-54. Empero, Parque corrió, con las penetraciones de Lofrano y metió un pasaje 7-0 para distanciarse 68-54, a falta de 5:30 minutos. Lanús intentó, pero su rotación corta le jugó una mala pasada. Lofrano (10) continuó con sus resoluciones para poner el electrónico 75-61, con 2 minutos en el reloj. El local procuró esgrimir una remontada, con un Chiabotto (9) encarador, pero la chicharra sonó para decretar la victoria 75-67 del elenco entrerriano.


SÍNTESIS DEL PARTIDO:

Lanús (67): Rodríguez 0, Roberts 22, Ryan 13, Chiabotto 17, Chaine 15 (Fi); Sánchez, Lagos 0, Chinchilla 0, Villar 0. DT: Sebastián Burtín.

Parque Sur (75): Lofrano 13, Bofelli 9, Bolling 11, Osuna 10, Romero 14 (Fi); Ledesma 11, Legaria 2, Fellay 2, Guelache 3, Meyer 0, Picart 0. DT: Gonzalo Rodríguez Costoza.


Parciales:
26-27, 32-44, 52-61.

Árbitros: Castillo, D’Anna y Vizcaino.

Estadio: Antonio Rotili.


Informe y fotos:
Prensa Lanús.

Arranque con el pie izquierdo

En el primer partido de 2022, Lanús cayó por un ajustado 80-78 en su visita a Pergamino. El Granate acumuló su tercera derrota consecutiva y se mantiene tercero en la Conferencia Sur de la Liga Argentina. El foráneo Cassidy Ryan se destacó en su debut con 14 puntos y 8 rebotes.

Pergamino 80 – Lanús 78 

Lanús llegaba a Pergamino con dos derrotas en fila, en tanto el local había cerrado el año con una contundente victoria ante Racing de Chivilcoy. Pero no era una parada fácil ninguno. Los de Pagura no habían podido vencer al Granate hasta el momento en las veces que se enfrentaron.

El partido fue parejo, cambiante en el tanteador, si bien los dirigidos por Leonardo Costa se impusieron en la primera etapa, nunca pudieron despegarse demasiado en el tanteador, por lo cual siempre Pergamino estuvo en juego.

En el local hubo una muy buena actuación de Luciano González, goleador y autor de 26 puntos, viniendo desde la banca, bien secundado por el siempre rendidor Benjamín Levato y el capitán Leonardo Tortonesi. Y en la visita comandaron las ofensivas el debutante Cassidy Ryan, Chiabotto, puntos que llegaron también desde el banco, más el aporte en la zona pintada del capitán Sebastián Chaine.

El juego se definió en los últimos minutos, donde Pergamino pudo cerrarlo mejor, pero, sin dudas, pudo estar para cualquiera.

Lanús tendrá que cambiar rápido su imagen. La próxima semana recibe a Racing de Chivilcoy. Pergamino, quien espera el alta médica de sus dos refuerzos De Luque e Ibarra, visitará, en un clásico ya, a Zárate Básquet.

SÍNTESIS DEL PARTIDO:

Pergamino Básquet (80): García Cano 0, Mariani 7, Levato 22, Tortones1 12, Fuller 7 (FI) González 26, Gobetti 4, Díaz Pérez 0, Barral 0, Grunale 2. DT: Pagura

Lanús (78): Kelly 6, Bruna 5, Di Muccio 6, Ryan 14, Chaine 13 (FI) Aaron 6, Chiabotto 11, Gago 8, Roveres 9. DT: Costa

 

Estadio: Ricardo “Dorado” Merlo, Club Juventud

Informe: Prensa Pergamino Básquet

Fotos: Lucía Arlego y Básquet24

Se viene la Copa de la Liga Profesional 2022

Quedó definido el formato del próximo torneo local que disputará Lanús, a partir del 4 de febrero, con algunas similitudes al campeonato que ganó el equipo de Almirón hace seis años. Conocé cómo se jugará y cuándo será el sorteo del fixture, en el informe de FG.


Formato y fecha de inicio definidas para la Copa de la Liga Profesional 2022 que disputará Lanús en el primer semestre del año.

El viernes 4 de febrero dará inicio el próximo torneo de 28 equipos del fútbol argentino, dividido en dos zonas de 14 equipos. Se jugarán 13 partidos más un clásico interzonal.

Los cuatro mejores de cada grupo clasificarán a los cuartos de final. Luego habrá semifinales y una Final a partido único, en sede a confirmar.

El fixture se sorteará el próximo martes 11 de enero en el predio que la AFA posee en Ezeiza.

Con excepción de las fases de cuartos de final y semifinales, el resto del formato se asemeja mucho al campeonato que consagró campeón al equipo de Almirón en 2016, hace seis años. Imposible no ilusionarse, ¿no?

«Esperemos repetir momentos lindos»

Se presentó de manera oficial la vuelta del director técnico más ganador de la historia granate, Jorge Almirón, en una conferencia de prensa que tocó todos los temas: sus expectativas en esta segunda etapa, con qué plantel se encontró, la ilusión de la gente y los refuerzos que le gustaría incorporar en este mercado de pases.  

 

Por: María Vázquez 

Jorge Almirón respondió a las preguntas de periodistas, acompañado por el presidente Luis María Chebel y el vice Leonardo Russo.

Ante la inevitable comparación con su primera etapa al mando del primer equipo, dejó en claro que sería muy injusto comparar formas de juego y marcó las diferencias: «Cuando llegué en la primera etapa había otros jugadores, con mucha jerarquía y partidos jugados. Tuve la suerte de tener un buen plantel, jugadores que agarraron la idea y los triunfos le dieron realce a todo eso. Hoy es otra realidad, el equipo pasa por un proceso diferente. La situación del país hace que los clubes recurran más a sus juveniles y Zubeldía ha hecho un buen trabajo dándole a los jugadores la posibilidad de jugar muchos partidos».

En su primer día como entrenador del Granate, Almirón afirmó estar enfocado en conocer a los jugadores, verlos entrenar y arrancar la pretemporada. En ese sentido, confesó saber que es un momento diferente, pero tiene en claro lo que busca en este nuevo comienzo.

De acuerdo al armado del plantel, adelantó que esta semana se la  tomará para ver el día a día del plantel y hacer evaluaciones. En cuanto al mercado de pases, se le consultó por algunos nombres propios que vienen sonando. El primero fue el de Iván Marcone, con el que negó haber tenido una charla con el jugador, pese a ser de su agrado.

Sobre Diego Valeri aclaró: «Hablé con él para ver cuáles eran sus intenciones y me gustó su predisposición para volver a Lanús. Ya no depende de mí, tendrán que ver las negociaciones».

En relación a Fernando Monetti, expresó: «En Lanús hizo un trabajo brillante y por eso lo he llevado a otros lugares donde estuve. Hoy están Morales y Acosta que han tenido buenas actuaciones. Sería un gusto contar con Fernando porque lo conozco bien, pero no se ha ido a fondo con el tema contractual, eso lo sabe mejor el presidente».

Respecto a la actualidad de José Sand, expresó: «El Pepe está vigente, es un ídolo del club, tiene una relación muy especial con la gente y voy a respetar esa parte». De igual manera, ante la consulta por de un posible esquema con doble nueve con José López manifestó: «Jugaron todo el proceso anterior juntos y muy bien, uno tiene que aprovechar el momento de los jugadores y adaptarse a eso para sacar lo mejor del equipo. Estamos hablando de la delantera, también está Pedro de la Vega que es un gran fruto de este equipo».

En otro orden, repasó su cuerpo técnico. El mismo cuenta con Maximiliano Velázquez como ayudante, el profesor Osses y Pablo Manusovich. Sobre Velázquez mencionó: «Hace tiempo hablé con Maxi para que fuera mi ayudante. Justo agarré en Lanús y estoy muy contento porque él viene trabajando en el club, conoce a los jugadores, el fútbol argentino, es muy profesional y puede aportar mucho».

De acuerdo a la expectativa que generó su llegada en los hinchas granates, Jorge expresó: «Estoy al tanto y me pone muy contento lo que se produjo. Entiendo que lo que te hace feliz en un momento, uno la quiera revivir, es natural por el gran recuerdo de nuestro paso por aquí. Pero ahora es un proceso diferente, donde vengo a trabajar y hay que tener paciencia con los chicos y apoyarlos».

Sin muchas dudas que lo hicieran regresar al país, más que un lógico temor por perder lo ya obtenido en el Granate, el DT se encuentra entusiasmado y en esa línea, sentenció: «Volver a Lanús me hace sentir muy bien por el respaldo de la gente, pero también es un compromiso enorme. Yo no le tengo miedo a los compromisos, esta es una nueva etapa dónde trataremos de lograr un equipo que pueda competir y salir con la ilusión de que todos los partidos se pueden ganar».

Lanús pide la destitución de Marcelo Tinelli

Con la firma de su presidente Luis María Chebel, el Granate es uno de los 15 clubes que suscribió una reunión extraordinaria para tratar la remoción del actual titular de la Liga Profesional. Hernán Arboleya, vice 2do, sentó su postura en un hilo de Twitter.

Nochebuena y Navidad sin paz en el fútbol argentino. Si bien la rosca es típica de Reyes, algunos dirigentes decidieron cambiar el menú y poner en marcha un plan para destituir a Marcelo Tinelli de la Liga Profesional e imponer a Cristian Malaspina como nuevo presidente.

Todo comenzó en el asado del miércoles pasado, en la previa del sorteo de Copa Argentina. Tapia convocó a los presidentes para despedir el año que para él termina con su ratificación en el cargo y con la gloria deportiva tanto con la Selección como con Barracas Central. Según cuentan los presentes, Chiqui hizo un discurso en el que pidió la unidad para el fútbol argentino y llamó a superar las grietas, tras lo cual fue aplaudido.

Sin embargo, a los pocos minutos tomaron la palabra el presidente de Argentinos, Cristian Malaspina, y el ex vicepresidente de Lanús, Hernán Arboleya, y empezaron a disparar contra la Liga Profesional de la que ellos son vicepresidentes. En un momento, llegaron a plantear la necesidad de que Tinelli diera un paso al costado. Algunos asintieron, otros se mostraron sorprendidos y prefirieron ni levantar la cabeza ante el llamado. Ya ese día entendieron que se gestaba un golpe institucional.

De la palabra en esa reunión, este grupo pasó a la acción y el viernes envió una carta a la Liga para pedir que formalmente se convoqué a una reunión dentro de las próximas 72 horas. En esa misiva, a la que pudo acceder Doble Amarilla, se solicitaba que en el orden del día se trate el “pedido de remoción del presidente de la Liga Argentina de Fútbol”. La carta, firmada por unos 8 clubes, tenía como primer rubricante a Malaspina, uno de los vicepresidentes de la entidad.


Doble Amarilla se comunicó con 5 de los clubes firmantes. El argumento central es que con Tinelli al frente de la Liga jamás va a haber un buen ida y vuelta con AFA. “Necesitamos un presidente que esté alineado con Tapia y en la actual conducción lo tenemos, pero con Tinelli a la cabeza es inviable”, reconoce uno de los firmantes off the récord.

Otros de los que acompaña la moción asegura que el mismo Tapia es quien avala esta iniciativa. Sin embargo, desde el entrono del presidente de AFA desmienten rotundamente que esté detrás de esta movida.

Según el relevamiento de Doble Amarilla, son 8 los clubes de postura claramente «antitinellista». El resto se dividen entre los que respaldan a Tinelli o los que no están de acuerdo con un golpe institucional y piden debatir internamente cambios o ir a nuevamente a elecciones. Entre estos últimos, está la postura de los 5 grandes.


Por la tarde, el mismo Tinelli salió a contestar el pedido de destitución. En una carta dirigida a los 28 clubes, asegura que “en los últimos días hemos asistido -con sorpresa e incredulidad- a un movimiento iniciado por algunos clubes, ciertos de éstos maliciosamente inducidos a partir de información falsa e incorrecta, que se arrogan la representación del conjunto de las instituciones que integran la Liga Profesional de Fútbol”. Y continúa: “Este grupo reducido nunca me manifestó sus diferencias en forma personal, ni las planteó institucionalmente, en un debate con sus pares en las reuniones de Comité Ejecutivo de nuestra Liga, que es el lugar en donde deben plantearse las diferentes cuestiones que atañen a nuestra actividad”.

En tanto, en otro tramo del texto, acusa de golpistas a quienes buscan su destitución. “Por mi formación y mis valores, considero a la desestabilización institucional un golpe artero, no sólo a las autoridades que fueron legítimamente electas en forma oportuna, sino también a la vida de la organización que se trata de violentar. No comparto los métodos ni los valores de las personas que llevan adelante esta aventura, y creo firmemente en la democracia en todos los niveles de nuestra vida institucional y en la legitimidad que deben tener quienes nos representan”, señala.

En el cierre, Tinelli convoca a un mitín para la segunda semana de enero en el que, inclusive, deja abierta la puerta a un eventual llamado a elecciones. “En mi carácter de Presidente de la LPF y de las facultades otorgadas por el Reglamento General (art. 17.1. y cc), los convoco a una reunión del Comité Ejecutivo de la Liga Profesional de Fútbol a llevarse a cabo el 11 de enero de 2022, inmediatamente después del sorteo del fixture de los torneos del próximo año (el cual está pautado para el 11/01/2022 a las 15 hs en el Hotel Hilton), en donde trataremos especialmente cualquier asunto relativo a las autoridades vigentes de la Liga como también consideraremos el llamado a elecciones de Presidente y Mesa Directiva, en caso que el máximo órgano de nuestra institución lo considere necesario”, cierra la misiva.

La historia continuó en Navidad

A pesar de que en un principio fueron 8 los clubes que remitieron la carta a la Liga solicitando la remoción de Tinelli como presidente del organismo, en las últimas horas se sumaron 7 instituciones más, conformando un grupo de 15 sobre los 26 que compusieron la LPF en 2021.

Los representantes de Aldosivi de Mar del Plata, Lanús, Argentinos Juniors, Independiente, Gimnasia La Plata, Estudiantes de La Plata, Godoy Cruz de Mendoza, Rosario Central, Huracán, Defensa y Justicia, Arsenal, Colón de Santa Fe, Platense, Sarmiento y Central Córdoba de Santiago del Estero fueron quienes firmaron la nota en la que solicitan una reunión extraordinaria del Comité Ejecutivo para el lunes.

En voz baja, muchos de estos clubes se sumaron para debatir el trabajo de la Liga, pero no tienen claro si votarán, definitivamente, una remoción de Tinelli.

En una carta de respuesta, Tinelli subrayó que ya hay una reunión convocada para el próximo 11 de enero, donde se tratará el tema, no dando lugar al pedido de los firmantes para una cumbre en las siguientes 72 horas. «El punto del orden del día por Uds propuesto guarda similitud con aquel previsto para la referida fecha, a lo que debe agregarse la época del año, y que me encuentro fuera del país”, indicó el hoy presidente de la Liga en la contestación remitida a los dirigentes con respecto a una solicitud de cónclave antes de fin de año.

Es preciso mencionar que, dentro de los clubes grandes, el único que suscribió fue Independiente, aunque no tienen claro lo que harán. Esto resultó curioso en el ambiente dirigencial, teniendo en cuenta que hubo muestras públicas de los Moyano, tanto de Hugo como de Pablo, en apoyo a Tinelli durante los últimos meses. La firma, no obstante, fue de Yoyo Maldonado. La rosca no se detiene ni en las Fiestas.

 

Fuente: Doble Amarilla

Cierre de año con otra derrota

En el último partido 2021, Lanús cayó 77-60 ante Ciclista Juninense y quedó en el sexto puesto de la Conferencia Sur con 18,5 puntos. Pablo Bruna fue el goleador Granate con 18 puntos y 8 rebotes.

Ciclista 77 – Lanús 60

Ciclista Juninense venció de local a Lanús 77-60, en un juego válido a la Conferencia Sur de la Liga Argentina. De esta manera el Verdirrojo logró su cuarta victoria consecutiva y la quinta en los últimos seis partidos, con lo que subió en la tabla al tercer escalón con 19.0 unidades. El Granate sumó la segunda caída en fila y quedó en el sexto puesto con 18.5 puntos.

El encuentro disputado en el Coliseo del Boulevard fue el cierre del año para un Ciclista que navega con buena racha e intentará prolongar ese semblante en el 2022. Nuevamente, el Verdirrojo sacó a relucir su enorme defensa ante un rival de jerarquía y prácticamente lo sacó de la cancha. En el inicio, gran tarea de Manuel Lambrisca y Matias Sesto para adelantar al anfitrión.


En el segundo cuarto, Ciclista no aflojó. Apareció Boudet con su despliegue habitual y Maxi Tamburini castigó con dos triplazos (su especialidad) para seguir mandando en el marcador e irse al descanso 33-25.

En el segundo tiempo, con Bruna y Gago a la cabeza, Lanús parecía que podía reaccionar pero no fue así. Lambrisca siguió bien, Sinconi apareció con 5 puntos en fila y Boudet marcó diferencia corriendo la cancha.

Nada que hacer para Lanús en el último segmento. Ciclista cerró con solidez, con Duvanced como una muralla en defensa y gran rendimiento en ofensiva. Jaule le dio rodaje a los chicos y el Coliseo terminó festejando con los jugadores a más no poder.


Informe:
Prensa Ciclista.

Cortó el envión en Chivilcoy

Se terminó el invicto de Lanús en la Fase Regular de la Liga Argentina, al caer 83-74 en su visita a Racing. Bruna, máximo anotador con 14 puntos. El domingo se cierra el año para el equipo de Leo Costa, contra Ciclista en Junín.

Racing 83 – Lanús 74

Racing recibió la visita de Atlético Lanús, al que le ganó por cuarta vez en la temporada, en esta oportunidad por 83-74. El partido fue muy parejo en todo su desarrollo, pero el dueño de casa lo cerró mejor contando con varias actuaciones destacadas y con una imagen muy superior a la que había dejado el sábado.

En este encuentro, lo mejor para el dueño de casa pasó por Joaquín Gamazo (19 puntos + 10 rebotes), Alejo Barrales (20 puntos + 8 asistencias) y Carlos Báez (18 puntos + 9 rebotes); mientras que por el lado visitante, lo más destacado estuvo a cargo de Pablo Bruna (14 puntos + 6 asistencias), Martín Franchino (10 puntos + 10 rebotes), Lucas Di Muccio (12 puntos) y Sebastián Chaine (11 puntos). 

En cuanto al desarrollo del juego, el local se fue adelante en el arranque, mostrando fundamentalmente buena defensa e importantes porcentajes de lanzamientos (10-3); esto obligó al pedido de minuto por parte de Leonardo Costa, pero pudo corregir muy poco porque Racing siguió siendo superior para llegar al meridiano arriba por 16-5. El buen andar del conjunto dirigido por Diego D’Ambrosio se extendió en el siguiente pasaje, con la siempre eficiente conducción de Barrales y con el goleo destacado de Báez; del otro lado hubo buenas respuestas desde el banco y hasta Bruna clavó dos bombas en el final, pero Racing facturó todo con mucha concentración y actitud para terminar arriba 26-17.

Con respecto al segundo período, Lanús salió con otra intensidad, extendió su presión robando varias pelotas para meter una corrida de 9-0 para igualar las acciones. Racing ya no tuvo tantas facilidades y debió trabajar mucho más para sumar; el partido volvió mucho más desprolijo y encima ambos se cargaron de faltas (3 para Báez de un lado y 3 para Roveres del otro), aunque el local sacó provecho con un bombazo de Morera y con Gamazo en el poste bajo, llegando el meridiano ganando por 33-30. Un triple de Kelly volvió a empardar el tablero, y en el cierre, tras el pedido de minuto por parte del banco local, Racing volvió a alimentar a Gamazo y consiguió una luz para llegar al descanso largo ganando por 40-35.

En cuanto al tercer cuarto, el dueño de casa comenzó apostando al juego interno y le dio buenos resultados, pero del otro lado, hubo un buen arranque de Franchino para llevar el encuentro de manera equilibrada. Ninguno de los dos logró prevalecer en este pasaje, llegando a la mitad con la victoria local por 51-49. En Lanús también apareció el juego interno de Chaine (8 puntos en el período) y por eso el visitante pasó al frente por primera vez en el partido. El técnico local paró las acciones con un tiempo muerto, tras lo cual recuperó el liderazgo con otro gran pasaje de Báez, aunque con mucho trabajo por la buena defensa visitante. En el cierre, el local hizo mejor las cosas al ritmo de Barrales, y llegó a los 10 minutos finales ganando por 63-58.

Con respecto al período final, Racing quedó en penalización antes del minuto, y para colmo, Bruna metió cuatro puntos seguidos para poner otra vez el juego en paridad; de allí en adelante fueron avanzando de manera equilibrada, donde cada pelota pasó a ser clave. Lanús aprovechó cada lanzamiento libre (al local le cobraron 9 faltas en 3:30 minutos), y Racing provocó rompimientos hacia el aro, llegando al meridiano con el triunfo parcial de 71-67 para el local. Lanús no se rindió y siguió peleando cada pelota, pero los conducidos por Diego D’Ambrosio supieron alimentar a Joaquín Gamazo que dominó la pintura ajena, además de contar con el manejo de los tiempos por parte de Alejo Barrales. Finalmente, Racing no se equivocó, aguantó la presión y se llevó el necesario triunfo por 83-74.


SÍNTESIS DEL PARTIDO:

Racing Club de Chivilcoy (83): Alejo Barrales (20), Erbel De Pietro (10), Ricardo Fernández (8), Joaquín Gamazo (19), Carlos Báez (18) (formación inicial); Matías Morera (5), Adriano Maretto (3), y Rodrigo Acuña. DT: Diego D’Ambrosio.

Lanús (74): Mariano Gago (2), Juan Ignacio Kelly (8), Martín Franchino (10) (x), Pablo Aarón (9), Sebastián Chaine (11) (formación inicial); Pablo Bruna (14), Franco Chiabotto (10), Lucas Di Muccio (12), y Augusto Roveres. DT: Leonardo Costa.


Árbtiros:
Julio Dinamarca, Alejandro Trías y Alexis Biset

Cancha: Estadio «Oscar y Alfredo Barca» – Chivilcoy.


Informe:
Prensa Racing de Chivilcoy.

Si tu sangre es Granate, donala

Como todos los años, la Fundación del Club Lanús lanza una campaña solidaria de donación de sangre en conjunto con el Hospital de Pediatría Garrahan. ¿Cuándo? El sábado 11 de diciembre de 10 a 16 horas, en el Complejo Educativo del Grana, únicamente con turno previo. Enterate cómo solicitarlo, acá.

La solidaridad se lleva en la sangre, claro que sí. Y es Granate, como la de la «Urraca» Armando González, mucho más… 

Donar sangre salva vidas. Con ese lema, como todos los años, FundaCAL anuncia la campaña solidaria que realiza en conjunto con el Hospital de Pediatría del Garrahan, para el sábado 11 de diciembre de 10 a 16 horas en el Complejo Educativo del Grana, ubicado en Ramón Cabrero 2099.

Para ello es necesario solicitar un turno previo vía mail a promocion@garrahan.gov.ar o con contacto a través de Whats App al número +54 11 2027-0742. ¡Si tu sangre es Granate, donala!

Inicio de la Fase Regular con el pie derecho

Lanús fluyó con prestancia y venció 82-71 a Ciclista Juninense en el Rotili. Juan Kelly la rompió con 19 puntos y 4 asistencias.

Lanús 82 – Ciclista 71

La Primera Fase le dejó sensaciones ambiguas a Lanús, con ese registro regular de 7-7, sobre todo por el tramo final, en el que cayó en cinco de siete presentaciones. Por eso iniciar con el pie derecho la Fase Regular se erigía en una necesidad, un impulso para recobrar confianza.

El Granate fluyó con prestancia sobre el parquet ante Ciclista Juninense, en un duelo que dominó desde el salto inicial, principalmente porque ejecutó una energía defensiva muy alta, con todos los componentes (de esa rotación larga con jóvenes) manteniendo el foco. En tanto que en ataque, el dueño de casa se motorizó en un desequilibrio increíble de Juan Kelly.

El escolta asumió el peso de las ofensivas, ya sea con sus bombazos para traer soluciones (3/6), como con las penetraciones e incluso con muy buenas asistencias (3) en los estacionados (4/5 en dobles). Juan consumió la atención del oponente, al límite que le destinaron una defensa cajón y uno durante muchos minutos. En esos tramos se alejó del radar para que su equipo aprovechase los espacios. Una tarea integral para el nacido en Viedma, que gravitó principalmente en el primer tiempo con su puntería, mientras que en el complemento leyó el juego para asistir o juntar marcas y descargar.


Un parcial 9-0 en el meridiano del primer cuarto le permitió a Lanús tomar una renta 12-4, que se profundizó al cierre 23-13, ante un Ciclista sumido en las pérdidas (4) y la poca capacidad de romper la granítica cobertura del campo propio del Granate y la usina anotadora de Kelly (10).

La rotación de elementos, con la mixtura de muchos jóvenes, de Lanús conservó la supremacía en el segundo segmento, aunque con un poco menos de poder ofensivo, pero sí con la intensidad. Además ante las dificultades, los triples volvieron a funcionar como válvula (4/10), así se el dueño de casa se retiró arriba 39-23.

Duvanced y Boudet dieron la cara en Ciclista en el tercer episodio, aunque la tónica continuó por el mismo carril, con un Lanús más concentrado y resolutivo. Así la manga finalizó con el Grana en ganancia clara 61-42.


En el último capítulo, el elenco de Leo Costa estiró la ventaja hasta un profundo 70-48, a los 3 minutos. El ingreso del pibe Larraza (12) le dio aire al Verdirrojo, a lo que se le sumaron las acciones individuales de Boudet para recortar 76-64. Claro que el reloj se transformó en un enemigo para la visita, mientras Gago (8) aportó en esos tramos para el local. La historia ya estaba juzgada, así sonó la chicharra final con el merecido triunfo 82-71.


Informe:
Prensa Lanús.
Fotos: Daniel Fantoma – Prensa Lanús.

Se ilusiona Lanús: Valeri podría regresar

El volante se va de Portland Timbers de la MLS a fin de temporada y quedará con el pase en su poder. Ya hubo contactos con la dirigencia y todo depende si el DT que asuma en el Granate da el visto bueno. ¿Se viene la tercera etapa del Pelusa?

La vuelta del hijo pródigo. Tras la confirmación que Luís Zubeldía no continuará siendo el entrenador de Lanús de cara a la próxima temporada, el Granate recibió una noticia que ilusiona a todos los hinchas: Diego Valeri se va del Portland Timbers de la MLS a final de temporada, queda con el pase en su poder y ya hubo contactos con la dirigencia.

Luego de 11 años en la Major League Soccer, Valeri dejará el equipo estadounidense cuando diciembre llegue a su fin. Al conjunto estadounidense llegó en 2013, jugó 309 partidos y anotó nada menos que 99 goles. Asimismo, ganó la Copa MLS en 2015 y el trofeo denominado MLS is back en el año 2017, donde tuvo una actuación muy destacada y determinante a tal punto que fue nombrado como el MVP del certamen.

En estos momentos, el equipo del mediocampista está disputando los playoffs y este sábado se verán las caras con Real Salt Lake en busca de meterse en el duelo decisivo que definirá el titulo de liga. Una vez que la presente campaña ponga punto final, tanto él como Sebastián Blanco -otro ex-Lanús- deberán sentarse con la dirigencia norteamericana para definir su porvenir. Todo parece indicar que Blanco continuará, pero Valeri decidirá no extender su vinculo con la entidad y finalmente quedará en total libertad de acción.


Cabe destacar que fuentes cercanas a la institución del Sur de la provincia de Buenos Aires indicaron que ya hubo contactos con el jugador, el presidente Luis Chebel ya mantuvo diálogo con el profesional y todo recae en el próximo técnico que asuma en el primer equipo. Si da el visto bueno, Valeri volvería a defender los colores granates en el fútbol argentino, donde fue campeón local en 2007 en aquel recordado equipo de Ramón Cabrero.

 

Qué había dicho Valeri sobre su vuelta a Lanús

«Yo amo Lanús. Es mi casa, mi escuela, y es un deseo deportivo para mí ponerme una vez más la camiseta de Lanús. Esto no es un juego, ni una decisión que nazca de mí, pero tengo el deseo de volver a hacerlo», declaró el Pelusa en 2020.


Fuente:
TyC Sports

4D: El primer grito sagrado

Hoy se conmemora el 25° aniversario de la histórica gesta de Lanús, el único campeón argentino en tierras colombianas. Aquel 4 de diciembre de 1996, el equipazo que dirigía Héctor Cúper cayó 1 a 0 ante Independiente Santa Fe en el Campín de Bogotá, aunque el 2 a 0 de la ida le permitió alzar la Copa Conmebol, el primer título internacional de su historia.

Club Atlético LANÚS – Lanús, Argentina – Temporada 1996-97 – Falaschi, Loza, Roa, Siviero, J. Fernández y A. González; Belloso, Cravero, Ibagaza, A. López y Morales – INDEPENDIENTE DE SANTA FE 1 (Wittingham) CLUB ATLÉTICO LANÚS 0 – 12/04/1996 – Copa Conmebol, final, partido de vuelta – Bogotá, Colombia, estadio El Campín – Lanús, que había ganado 2-0 en la ida, con Héctor Cúper de entrenador, se adjudicó la V edición de la Copa Conmebol, 2ª competición en importancia en Sudamérica, tras la Copa Libertadores, en el año 1996

 

Ocurrió hace ya 25 años. Sí, un cuarto de siglo, si bien parece que fue ayer. Se produjo en la frontera del miércoles 4 y el jueves 5 de diciembre de 1996. ¿El escenario? El estadio «El Campín» de Bogotá, donde el local Independiente Santa Fé recibía a Lanús con 53.000 espectadores que gritaban sin cesar. El estadio era un hervidero. El calor apretaba y los nervios estaban a full. Lanús había ganado la primera final -el 20 de noviembre- por 2 a 0 y viajó hacia Colombia confiado en sus fuerzas. El rival no había hecho mucho, pero se lo respetaba porque de local era imbatible.

El partido arrancó a las 23 horas argentina y se prolongó hasta la 1 de la mañana del jueves. Los que no pudieron viajar siguieron el partido por radio y otros a través de la televisión -señal de cable- que por entonces no estaba tan difundida como en estos tiempos. ¿La misión? Sostener el empate o en el peor de los casos, le permitía al Granate perder por una diferencia de un gol. Pero el partido se hizo interminable ya que, al minuto de juego, el equipo cafetero se colocó en ganancia mediante un penal pateado por Wittingham que «Lechuga» Roa no pudo detener….


¡Quedaban 89 minutos para aguantar!

Allí aparecieron los leones Granates con Armando «Urraca» González a la cabeza para enfriar el partido, manejar los tiempos. Roa que parecía más grande para tapar un arco que era bombardeado con centros. Gustavo Falaschi y Gustavo Siviero rechazando todo. Cesar Loza aportando su experiencia. En el medio, el «Chango» Cravero con su despliegue incansable, Ariel «Caño» Ibagaza haciendo la pausa y abriendo la cancha junto con su compadre Hugo Morales. Adelante la potencia de Gonzalo Belloso que iba e iba contra los morenos locales que muchas veces caian en faltas tácticas.

Los minutos pasaban, se llegó al segundo tiempo. Acá en Buenos Aires la gente agrupada en el Micro estadio herbía mientras seguía las intancias del partido por pantalla gigante. Ariel «Chupa» López luchaba contra toda una defensa, Claudio Enría en los últimos 16 minutos tuvo una oportunidad. Luego ingresaron el «Flaco» Claudio Lacosegliaz y Juan «Tiburoncito» Serrizuela. Ya faltaba poco, se estaba concretando el primer título internacional de la historia de Lanús…

Pasaron por la cabeza de muchas antiguas frustraciones. Los diarios por esa hora estaban cerrando su edición y se retrasaron para dar la noticia. Ya casi llegamos a la 1 del día jueves. En Lanús nadie dormía. La radio volvió a tener ese protagonismo olvidado en muchos hogares. Aquellos últimos tres minutos fueron más largos que tres siglos… hasta que don Antonio Pereira (Brasil) tocó tres veces el silbato para indicar el final del partido. Parecía irreal pero era cierto. ¡Lanús campeón!

Ya conoce lo que es ser campeón

No podía pasar mucho tiempo más sin que la palabra campeón se le acoplara a Lanús. Esta vez había equipo, dos goles de ventaja, un modelo nuevo de camisetas que -llegadas a Bogotá cuatro horas antes del partido- no podían fallar, y encima un dirigente había regado el vestuario con alcohol para espantar la mala onda. Entonces, lo que venía siendo una fuerte sospecha se transformó en una justa realidad y la Copa Conmebol pasó a ser el habitante de lujo del hogar de Lanús. Atrás quedaron los 81 años de andar por el fútbol sin demasiadas alegrías, sin demasiado ruido. El maleficio que no pudieron romper ni los inolvidables «albañiles» Silva y Acosta, allá por la década del 60, vino a despedazarse en El Campín para que Lanús fuese campeón de una vez por todas.

El equipo de Héctor Cúper tumbó a los bolivianos del Bolívar, a los paraguayos de Guaraní, a Rosario Central y a Independiente Santa Fe. Es cierto que aquí, en la noche del miércoles, perdió 1-0, pero los goles de Mena e Ibagaza en Argentina hicieron que igual la Copa se posara en las manos del capitán Armando González. Así, sufriendo en el arranque del encuentro y controlando el desarrollo después, Lanús gritó que era el mejor y disolvió esos calificativos que cargaba como un estigma.

Fue como haber ganado una Copa del Mundo. Los llantos brotaron por todos lados y enseguida llegó ese símbolo del deseo llamado vuelta olímpica. Y don Domingo De Luca (68 años, vitalicio y con tres by-pass a cuestas) también tuvo su sonrisa. Claro que antes de ir a la cancha, para esquivar el final del Viejo Casale en un cuento de Fontanarrosa, se había tomado algunas pastillitas.

La onda expansiva de la euforia reventó el vestuario. «Es para Banfield que se va para la B», cantaban. El Búfalo -o Mojarrita- Belloso era el más desaforado y Cúper no podía escaparle a los abrazos. Pese a la corrección de los colombianos -aplaudieron de pie a Lanús-, plantel, hinchas y periodistas argentinos salieron del estadio en tanquetas del ejército.

El postre llegó en el imponente hotel La Fontana. Lechuga Roa lo peló al Caño Ibagaza y hasta le mamarracheó la inscripción «Lanús» en un costado de la cabeza. Era Ibagaza el que incitaba a moverse al compás cumbiantero de Luna Nueva. Huguito Morales lo seguía, Cravero mostraba que era más apto para volantear que para el baile, y unos diez hinchas revoleaban servilletas. Ayer, en el vuelo de regreso, la pobre Conmebol se paseó tanto como las azafatas. Y en las calles de Lanús fue una fiesta de nunca acabar.

Más allá de que cada jugador recibirá 16 mil dólares de premio, esta Copa Conmebol tal vez no cambie demasiado las cosas. La Urraca González seguirá siendo, por los 17 años de andar por el club mate en mano, el padre del grupo. Falaschi continuará leyendo sus libros (lo llaman el «Valdanito» del plantel). Loza y Enría dormirán hasta muy tarde como siempre. Rómoli será el más divertido. Y Roa, el más medido de todos (se fue de la cena porque «esta de festejar es una sensación rara». Pero hay un hecho irrefutable: fueron los mejores y ahora son la historia viva de Lanús.

Cúper: «Demostramos que no somos gallinas»

Después de que Lanús terminó de escriturar la Conmebol, una figura de saco y corbata voló por el aire y terminó sobre el pasto mojado de El Campín. Era Héctor Cúper el que aterrizaba con una sonrisa abrochada en su cara. Estaba inmensamente feliz por este, su primer título como entrenador. «Es como si me acabaran de dar la Copa del Mundo», decía Cúper.

Ya en el hotel, más tranquilo, habló con Clarín. «Lanús demostró ante los colombianos que no es un equipo gallina. Si no ganábamos antes era porque no se nos daba. Ahora por fin tuvimos una a favor. Creo que la Conmebol la ganó el equipo que mejor fútbol mostró».


-Con el gol tempranero de Independiente Santa Fe, ¿pensó que se le venía la noche?

-Tuvimos veinte minutos de gran nerviosismo, cometíamos errores tontos en el fondo y eso me intranquilizaba. Pero igual tenía fe en que nos íbamos a llevar la Copa. Ibagaza interpretaba bien el partido, y con las cuatro situaciones de gol que tuvimos hasta pudimos ganarlo. Y no importa que hayamos perdido 1 a 0. Este no era un partido más: acá había que ganar o ganar la Conmebol.

-¿Un título se festeja más como entrenador o como jugador?

-Lo que más se disfruta es lo último. Aunque por ahí no lo exteriorice, hoy estoy verdaderamente feliz. Hasta hubiese bailado si los muchachos me invitaban a seguirlos alrededor de las mesas. Soy un buen bailarín.

-¿En qué cambia la vida de Héctor Cúper a partir de este título?

-Es simple: ahora soy un técnico campeón.

EL RECUERDO DE LA HISTÓRICA CONSAGRACIÓN EN COLOMBIA


Fuente:
Clarín Digital y Fútbol Granate

2D: el día que cambió la historia

Se conmemora el 14° aniversario de la obtención del Torneo Apertura 2007 en la Bombonera, el primer título liguero de Lanús a nivel local. El equipo de Ramón Cabrero se consagró campeón después de empatar 1-1 ante Boca, con gol del Pepe Sand de cabeza. ¡Feliz día a todos los Granates!

Luego de la triste y frustrada salida de Néstor Gorosito de Lanús con la frase “padre bol…, hijo bol…”, originada por el insulto de un padre con su hijo (ambos del Granate) hacia su persona luego de la finalización de uno de sus últimos partidos como director técnico, le tocó asumir en la mitad del Torneo Apertura 2005 a Ramón Cabrero, un ex jugador de la institución que tuvo la posibilidad de dirigir a este equipo de manera fugaz y desapercibida durante la década de los ochenta. Si bien Ramón junto con Luis Zubeldía (su ayudante de campo) se despidieron de la séptima división de inferiores que estaban dirigiendo para cumplir la función de interinato en la primera, el conjunto de buenos resultados (uno de ellos, el gran empate 1 a 1 en cancha de Banfield) y cambio de ánimo del plantel, les dio el crédito suficiente para que los máximos dirigentes de aquel entonces (Alejando Marón -Presidente- y Nicolás Russo -Presidente del Departamento de Fútbol Profesional-) le dieran la oportunidad de continuar en el cargo sin traer un técnico de afuera, como ya era costumbre durante toda esa mitad de la década transcurrida.

Poco a poco, esta dupla técnica, acompañada por excelentes profesionales, se fue consolidando en la institución y en el torneo local. La idea del nuevo técnico de aquel entonces siempre fue jugar al fútbol de manera simple, jugar bien y ganar, nada más. Afortunadamente, el equipo pudo terminar de una manera más digna el ya mencionado Apertura 2005, obteniendo un reparto de victorias, empates y derrotas y un clima más confortable dentro del ánimo de los jugadores y la misma gente. Luego de la finalización del torneo, el cuerpo técnico iba a tener la primera oportunidad de conocerse aún más y mejor con sus dirigidos gracias a la pretemporada de 2006. La misma, realizada en la ciudad costera de Mar del Plata, sirvió más que nada para unir más al plantel y limar las asperezas de los jugadores que se encontraban distanciados dentro del mismo grupo de trabajo.

En principios de ese año, el Granate disputó el Torneo Clausura 2006, donde tuvo una campaña más que positiva. Se califica como positiva por el sólo hecho de haberse consagrado como subcampeón, con una sumatoria de 35 puntos, producto de diez victorias, cinco empates y cuatro derrotas. Esta gran campaña también le permitió al equipo de Ramón Cabrero clasificar por primera vez en su historia a la Copa Sudamericana de ese año. El campeón del torneo local fue Boca, con 44 puntos. Esta campaña sirvió demasiado para crear un colchón de puntos y alejarse de los bajos promedios.

A mediados de 2006, Lanús debutó en el Torneo Apertura de ese año y realizó una campaña relativamente buena, en relación a las pobres cosechas anteriores de la mano de Gorosito, Ramacciotti y Brindisi, entre otros. Este equipo proponía un juego simple, tratando de generar sus ideas dentro y fuera de la Fortaleza; a veces salía, como otras veces no. Si bien el conjunto hacía un fútbol cada vez mejor dentro de la cancha, faltaba todavía un patrón de juego más determinante y la agresividad necesaria para poder ganar en cualquier cancha y pelear el campeonato, algo impensado hasta ese momento ya que el objetivo principal de todos era salir de los puestos de abajo, a los cuales Lanús estaba cerca. Más allá de lo que se pueda criticar o no de la campaña, la cosecha de puntos sirvió para alejar definitivamente al Granate de la promoción y respirar aire de manera más tranquila, sin desesperaciones ni calculadoras.


El campeonato empezó verdaderamente mal, debido a que en las primeras cuatro fechas el equipo había cosechado tan sólo cuatro puntos, producto de una victoria (ante Olimpo por 2 a 1, como local), un empate (ante Huracán por 1 a 1, como local) y dos derrotas (Ante Independiente por 5 a 3 como visitante y Colón de Santa Fe como visitante por 2 a 1). Si bien había una preocupación por las dos victorias sufridas y ciertas irregularidades por parte del equipo, el equipo dirigido por Ramón Cabrero llegaba con una victoria al clásico ante Banfield (el segundo dirigido en este proceso). Sin dudas, este partido fue uno de los más determinantes para ciertos jugadores, ya que varios comenzaron a ser queridos y aplaudidos luego de este compromiso. Tal fue el caso del Pepe Sand, quien marcó los dos goles de la gran victoria 2 por 1 ante el Taladro. El equipo visitante había comenzado perdiendo tras un gol de penal, pero un gran cabezazo y una excelente volea tras un centro de Rodolfo Graieb, le permitió al correntino convertir ambos tantos, hacerse de la victoria y ser querido de ahí en más por todos, o la mayoría de los hinchas del Granate. Fue de esa manera que en el próximo cotejo fue seriamente ovacionado por el público presente en la Fortaleza.

A mitad del campeonato, el equipo sufrió algunos pequeños bajones, como la derrota por tres a uno en la cancha de River Plate, entre otros, los cuales no le permitieron al equipo del sur acercarse a los primeros puestos de la tabla. De todas maneras, este mal momento pasó e inmediatamente, Lanús volvió a ser protagonista en todas las canchas y a aplastar a cualquiera de los rivales que enfrentaba. Victorias memorables como el 2 a 0 ante San Martín de San Juán, con un gol de Sebastián Blanco que empezaba a ganarse la titularidad tras un bajo nivel de Marcos Aguirre y el 2 a 1 ante Tigre (ambos de local), con un tremendo cabezazo de Matías Fritzler por detrás de todos los defensores del equipo de Victoria. Tampoco hay que olvidarse de aquel tan memorable 4 a 1 en Rosario, ante Central, con implacables actuaciónes de Diego Valeri y José Sand.


LAS TRES FECHAS FINALES

Se acercaba el gran momento. El Lanús ya olvidado hace rato de la tabla de promedios, tenía la posibilidad de pensar más en grande y coronarse por primera vez en su historia como campeón del Fútbol Argentino. Todo estaba dado, faltaba mantener el buen nivel para poder ganarlo. En la penúltima fecha, Boca Juniors iba a despedirse de cualquier posibilidad de salir campeón mediante una derrota, quedando de esta manera Tigre como único perseguidor con chances de salir primero. Este final fue atípico ya que fueron muy pocas las veces que dos equipos que nunca campeonaron lucharon para ganar un torneo.

En la antepenúltima fecha, el equipo de Ramón tenía que recibir a Argentinos Juniors en la Fortaleza, con la presencia de Néstor Gorosito dentro del banco de suplentes del Bicho. Entre abucheos y silbidos, el técnico llegó al banco y comenzó a ver el cotejo. Si el Grana conseguía la victoria, iba a tener grandes chances de coronarse campeón ante Gimnasia de la Plata en la penúltima fecha. Lamentablemente, la multitud granate que fue ver a su equipo, se retiró con un triste empate que, según históricos hinchas, iba a ser otro signo de un campeonato perdido sobre el final.

Pocos días después, más precisamente un 29 de noviembre de ese año, la ilusión granate se renovaba tras enfrentar a Gimnasia de La Plata, equipo que no venía del todo bien. En esta oportunidad, se volvió a dar la chance de campeonar antes de visitar la Bombonera, pero por la victoria de Tigre, eso no pudo suceder. Los de Ramón hicieron su trabajo y le ganaron cómodamente cuatro a cero a un Gimnasia que había planteado un partido más que cerrado hasta el primer tanto. Afortunadamente, José Sand pudo vencer a los defensores y con un gran cabezazo abrir el encuentro.


VISITA A LA BOMBONERA

Domingo dos de diciembre de 2007, llegó el día. Miles de personas habían hecho cola desde la noche del viernes anterior a esa fecha con el objetivo de conseguir una entrada para el partido entre Boca Juniors y Lanús. El equipo de la Ribera le había otorgado 2.800 localidades al equipo del sur, las cuales fueron colapsadas totalmente, ingresando más de 5.000 personas a la cabecera visitante.

Comenzó el partido. Nerviosismo en la Boca y nerviosismo en Lanús también, ya que casi 30.000 personas disfrutaron del partido mediante una pantalla gigante colocada dentro de la platea oficial, mirando hacia el campo de juego, lugar donde estaba el 90% de la gente que asistió. En los primeros minutos, se presentó un partido de igual a igual, donde ambos equipos lastimaban cada vez que llegaban. De todas maneras, el buen trabajo en defensa por parte de Hoyos y Ribonetto, como también el buen marcaje de Fritzler y Pelletieri en la mitad de la cancha, terminaron un poco con los ataques Xeneizes. A partir de ese momento, el equipo de Ramón tomó las riendas del partido y, antes de finalizar la primera etapa, llegó el primer tanto. Una alegría tremenda vivió tanto la gente ubicada en la tribuna visitante, como los que se quedaron afuera y asistieron a la Fortaleza. Diego Valeri tiró un corner desde la derecha, el cual fue conectado magníficamente por Sand, quien la cruzó al palo derecho de Mauricio Caranta. A partir de ese momento, los hinchas comenzaron a contar y realizar la cuenta regresiva.


En el segundo tiempo, el Granate siguió manejando la pelota pero, para agregarle un poco de sufrimiento a la cálida jornada de aquel entonces, llegó Martín Palermo para poner el empate y callar a toda la gente. Afortunadamente, Argentinos Juniors le estaba ganando a Tigre en la Paternal, siendo de esta manera valedera la derrota propia en la Bombonera. Es decir, si el Granate perdía y Argentinos ganaba, Lanús salía campeón igual. Todas las remeras agitándose en el viento, Ramón Cabrero y Marcos Aguirre pidiendo la hora, entre tantas otras acciones más, era lo que se venía en el último minuto adicional. A las 19.11 horas, el pueblo granate se desahogó: ¡LANÚS CAMPEÓN! Y vaya que fue un desahogo… Miles de jóvenes se abrazaron, los padres con sus hijos lloraron y los más históricos volvieron a ver a su equipo en la máxima posición. ¿Qué más pedir? Un momento fantástico.


Miles de diarios y medios de comunicación nacionales e internacionales se hicieron eco de esta histórica noticia. Tales fueron el caso del Diario Olé, Clarín y la Revista el Gráfico, quienes publicaron fotos del Granate en sus diferentes portadas, calificando este campeonato como “histórico e inigualable para el fútbol argentino”. También, el As y el Mercurio de España, como también la Gazzetta dello Sport, calificaron este suceso como “el resultado de años de trabajo bien hecho, de la conjunción perfecta de jugadores, cuerpo técnico y dirigencia”.

Un tiempo después de la coronación de Lanús como campeón del Fútbol Argentino, se les comunicó a todos los hinchas presentes en la Fortaleza que el primer equipo granate iba a asistir al estadio propio para realizar el correspondiente festejo. Más de 40.000 personas coparon el Estadio Néstor Díaz Pérez para ver a los jugadores que tocaron el cielo con las manos. Pasadas las diez de la noche, el equipo salió a la cancha y toda la gente festejó. Fueron varias las personas que tuvieron la posibilidad de entrar al campo de juego (como de costumbre en cada campeón) para poder ir a abrazar a sus futbolistas. Fueron varios los que se acercaron y entre llantos y alegría, dijeron un eterno GRACIAS. Fueron varios los que no lo pudieron ver campeón a Lanús, los que vivieron más malas que buenas, los que nacieron y vivieron por y para Lanús. Pero seguramente lo vieron, desde la bandeja de arriba, desde el cielo, brindando junto con todos los hinchas en el más allá. Sin dudas, el Dos de Diciembre de 2007 fue un antes y un después de la vida institucional y futbolística de Lanús, el comienzo de una nueva etapa.

Herrera denunció al Laucha Acosta por amenazas

El árbitro de Racing 3 – Lanús 1 se fue del Cilindro directo a una comisaría de Avellaneda para realizar una denuncia contra el capitán del Granate. «Te voy a cagar a trompadas, si nos dirigís una vez más te voy a matar», asegura que le dijo. Desde el entorno de Lautaro llega otra versión de lo sucedido en zona de vestuarios.

El árbitro Darío Herrera denunció ayer a Lautaro Acosta, capitán de Lanús, por graves amenazas tras el final del partido que el Granate perdió contra Racing en el Cilindro de Avellaneda, por la fecha 23 de la Liga Profesional.

Según consta en el acta policial, Acosta lo fue a buscar al vestuario de los árbitros una vez terminado el encuentro y Herrera lo recibió, sin saber que se venía una catarata de insultos: «Te voy a cagar a trompadas, sos un soberbio de mierda. Sos un corrupto, estas en la joda. Si nos dirigís una vez más, te voy a matar», dejó asentado el juez en su declaración.

La mala relación entre Herrera y Acosta lleva ya un tiempo, desde el último clásico en cancha de Banfield donde expulsó a Orsini, al punto que hace no mucho tiempo en una entrevista el capitán de Lanús reconoció que para él, Herrera es el árbitro más complicado del fútbol argentino. «No hay mucha onda, pero está todo bien», dijo el Laucha sobre el juez con el que se cruzó anoche.

Durante el partido, árbitro y jugador protagonizaron una discusión sobre el final del primer tiempo tras una falta cobrada a favor de Racing por infracción a Copetti y Herrera terminó amonestando a Acosta por la discusión. En el complemento no se observó ningún otro cruce y el Laucha fue reemplazado a falta de 20 minutos para el final.


LA DENUNCIA DE DARÍO HERRERA CONTRA LAUTARO ACOSTA

LA VERSIÓN QUE SE CUENTA DESDE EL ENTORNO DEL LAUCHA (ESPN)

 

Beligoy, sobre la denuncia de Herrera contra Acosta: «No lo podemos permitir, es inconcebible»

Federico Beligoy, Director Nacional de Arbitraje en Argentina, dialogó con Sportia y se refirió a lo sucedido entre Darío Herrera y Lautaro Acosta. «Son situaciones que exceden lo normal, no sucede ni a menudo ni durante un tiempo extenso. Son situaciones totalmente increíbles. Una vez que sucedió, Darío se comunicó conmigo para ponerme al tanto y para avisarme lo que iba a hacer. La gente de seguridad que estaba ahí observaron lo que sucedió y lo invitaron a que haga la denuncia», expresó.


Luego, agregó: «No sucede habitualmente algo así. A mí nunca me pasó que un jugador entre a un vestuario e intente agredirte, y quiera matarte a trompadas como dice la denuncia. No es algo que puede suceder. Sí discutimos, tenemos encontronazos, charlas futboleras y hasta discusiones en un tono alto por una situación de juego. Pero esto fue increíble. Acompaño y ayudo a Darío Herrera para que esto tenga una sanción ejemplificadora. No podemos permitir que se quiera agredir a un árbitro o intentar hacer lo que hizo Acosta. Es inconcebible».

«Ya somos grandes todos, no somos más chiquilines. Cuando uno actúa de esta manera, tiene que hacerse cargo y responsable de las consecuencias. Yo creo que las disculpas públicas alcanzarían a nivel personal. También hay un Tribunal de Disciplina que, más allá de aceptar unas disculpas, tiene que ejecutar lo que se informó y la denuncia que se realizó», cerró.


Fuente:
TyC Sports