ALMA, CORAZÓN Y VIDA

Bruno Russo

, Basquet, NOTAS

Lanús jugó un segundo tiempo bárbaro para remontar en Gualeguaychú y traerse un triunfazo 74-70 ante Central Entrerriano que le permite estirar la definición a un quinto partido decisivo. Jerez Pilotti y Chaine, decisivos en ataque. El ascenso a la Liga Argentina se dirime el próximo jueves a las 21 en el Antonio Rotili.

El básquet es quizá el deporte más lógico de todos. Por eso casi siempre el que juega mejor gana los partidos. Y ayer pasó eso, aunque el dolor de la gente de Central no entienda de cuestiones que tienen que ver con el juego y sí con la pasión.

Lanús jugó mejor que Central, especialmente en el segundo tiempo, primero para recortar la diferencia de 13 puntos con la que entró al segundo tiempo arriba el Rojinegro. Y luego tuvo sapiencia para ganarlo al partido, apoyado en un soberbio trabajo defensivo, que neutralizó los caminos de Central, mientras que en ataque, el base Jerez Pilotti y el pivote Chaine fueron decisivos para el triunfo.

El primer cuarto dejó claro de entrada que el partido no sería ni por asomo parecido al del jueves. Los dos nerviosos, fallando demasiado y equivocando los caminos en ofensiva, regalaron un juego de goleo bajo y con muchas trabas. Así y todo Central se puso acomodar mejor, con un buen pasaje de Nacho Fernández y Forastieri desde el perímetro, aprovechando además que Lanús tuvo bajos porcentajes de nuevo en ofensiva.


Sin jugar bien, con una buena defensa y con Bernasconi apareciendo junto a Nacho y Forastieri en ataque, Central se comenzó a despegar y cerró el cuarto inicial con ventaja 16-12 dentro de un trámite parejo y con dos equipos que sintieron la presión de lo que estaba en juego.

El segundo cuarto mostró una mejor cara de Central, hubo un buen ingreso al partido de Ludueña y Capponi, que le dieron otra frescura a la ofensiva, además de mantener el buen trabajo defensivo. Lanús lució desordenado, con pocas ideas y empezó a complicarse con faltas, Ibáñez Paz y Funes sumaron tres personales y desde la banca no hubo un buen aporte para buscar solucionar los problemas que tuvo el Granate para atacar, la mayoría por errores propios y otros tantos por una correcta defensa de Central.

En ataque, sin brillar pero con mayor eficacia, Central encontró dos triples de Capponi y un par de buenas apariciones de Ludueña para empezar a despegarse. Lanús no reaccionaba y el Rojinegro, pese a una floja noche desde la línea, fue sacando diferencias importantes, hasta llegar al cierre del primer tiempo con 13 de luz (38-25).


La historia cambió radicalmente en el comienzo del tercer cuarto, porque Lanús apareció como equipo por primera vez en el partido. De la mano de un inspirado Jerez Pilotti, que sumó goleo a su habitual buena conducción, más el aporte de Chaine adentro y un par de apariciones de Franchini sobrecargando el rebote ofensivo, los de Ezequiel Vallet fueron acomodando las cosas, pese a que Central se sostuvo arriba con el goleo de Forastieri. De todos modos, el Rojinegro fue perdiendo la claridad de sus ataques, Lanús ajustó su defensa sobre Madera y Córdoba, ambos de flojo partido y el partido fue cambiando. Jerez Pilotti fue el dueño del juego, metió un triple y definió un par de corridas con calidad, para arrimar a su equipo y entrar al cuarto final con Central arriba apenas 53-50 y todo por definirse.

La reacción que se esperaba de Central no llegó. Por el contrario, Lanús siguió mejor, Jerez Pilotti fue el dueño de la pelota y Chaine siguió lastimando adentro. Del otro lado, Central era todo muy forzado, sin claridad y dependiendo de alguna aparición de Bernasconi en el poste bajo. Para peor, el tiro a distancia no fue la solución de otros partidos y, cuando Central quiso reaccionar, ya estaba abajo en el tablero y complicado en el trámite.


Pese a la salida por faltas de Jerez Pilotti, Lanús no sintió el impacto, Pacciotti se hizo cargo de la conducción y Funes apareció con un par de tiros cortos, para mantener adelante a los visitantes, ante Central que entró en una desesperación lógica de la que no pudo sacar cosas positivas.

Luego de un absurdo corte de luz que no hizo más que calentar los ánimos sin necesidad, el tramo final del partido mostró a Central intentando achicar con un triple de Bernasconi y otro de Capponi, pero del otro lado Lanús respondió con solvencia, un doble de Chaine y otro con falta incluida de Ibáñez Paz, le bajaron la persiana al partido y mandaron la serie al quinto juego.

El jueves, de nuevo en el Antonio Rotili, se verán las caras esta vez para definir el ascenso. Dos equipazos, que merecen el premio mayor, decidirán quién jugará la temporada que viene en la Liga Argentina.


SÍNTESIS

Central Entrerriano (70): Fernández 10, A. Forastieri 15, A. Madera 6, G. Córdoba 2, S. Bernasconi 18; N. Ledesma 0, L. Capponi 15 y T. Ludueña 4. DT: Mariano Panizza

Lanús (74): K. Jerez Pilotti 23 (x), F. Funes 7, L. Ibáñez Paz 7, M. Trímboli 7, S. Chaine 22; M. Franchino 5, N. Pacciotti 3, M. Marín Lucero 0 y J. Quercetti 0. DT: Ezequiel Vallet


Parciales:
16-12; 38-25; 53-50.

Árbitros: M. Pietromónaco, M. Ibáñez, J. Camaño.

Estadio: José María Bértora.

 

Fuente: Prensa Central Entrerriano

Fotos: Tatiana Fantoma

Deja un comentario