Quinta a fondo

La Reserva de Lanús no para… de caer: perdió 3-2 ante el puntero Boca, acumula cinco derrotas consecutivas y llega último con Talleres a la jornada final, donde se enfrentan entre sí. Lucas Blanco y Agustín Rodríguez anotaron los goles del equipo de Rodrigo Acosta.

La mañana pintaba diferente. Parecía que, por fin, la racha iba a cortarse. El gol tempranero de Lanús en Ezeiza, ante el puntero Boca, ilusionaban con otro desenlace. Pero el final fue el mismo al de las últimas jornadas: errores repetidos en defensa y derrota para el equipo de Rodrigo Acosta.

Fue 3 a 2 el triunfo de los dirigidos por Sebastián Battaglia, que se aseguraron el primer puesto de la Zona B en la Copa de la Liga; el Granate, de presente radicalmente opuesto, encadenó su quinta derrota consecutiva y llega en el fondo de la tabla a la última fecha, con apenas ocho puntos al igual que Talleres, rival del próximo viernes en Cabrero y Guidi.


Lanús golpeó primero con un golazo de otro partido (y otro torneo). A los seis minutos, Samuel Careaga ensayó un cambio de frente perfecto para que Lucio Castillo ubique en el área a Juan Pablo Krilanovich. Generoso, el Polaco lo vio llegar al capitán Lucas Blanco para la apertura del marcador.

La alegría, sin embargo, duró bastante poco. Tras un par de insinuaciones del local, el nueve Juan Pablo Cabaña no perdonó en el mano a mano con Villagra y estampó la igualdad, a los 20′. El trámite se tornó chato y muy disputado con el correr de los minutos, hasta alcanzar el entretiempo en tablas.


El complemento iba a encontrar a un Boca más decidido en busca de la victoria, que empezó a encaminarse en una jugada polémica. A los 12 minutos, el árbitro Robledo cobró penal por una mano (dudosa) de Alejo Tabares que Cabaña cambió por gol para su doblete y el 2-1.

Acosta movió el banco con varios cambios en ofensiva, que no modificaron la ecuación. A los 34′ amplió la ventaja el Xeneize a través del recién ingresado Ezequiel Almirón, luego de un centro cruzado y la pasividad absoluta del fondo Granate. Iba a quedar tiempo para el descuento de Agustín Rodríguez, tras un córner de Careaga. No le alcanzó a Lanús, que empujó con mucho amor propio y estuvo a tiro hasta el final.

SÍNTESIS DEL PARTIDO:

Boca (3): 1- Ramiro García; 4- Eros Mancuso, 2- Balthazar Bernardi, 6- Gabriel Aranda, 3- Valentín Barco; 8- Rodrigo Montes, 5- Kevin Duarte, 10- Gabriel Vega; 11- Israel Escalante, 9- Juan Pablo Cabaña y 7- Vicente Taborda. DT: Sebastián Battaglia.


Lanús (2):
1- Lucas Villagra; 2- Kevin Lomónaco, 4- Ousmane N’Dong, 3-Alejo Tabares; 6- Ignacio Cechi; 10- Samuel Careaga, 5- Lucas Blanco; 7- Lucas Besozzi, 8- Lucio Castillo; 11- Juan Pablo Krilanovich y 9- Lucas Varaldo. DT: Rodrigo Acosta.

Suplentes: 12- Nicolás Claa, 13- Juan Pablo Serrizuela, 14- Gonzalo Ramírez, 15- Enzo Espinoza, 16- David González, 17- Agustín Rodríguez, 18- Jonathan Rodríguez, 19- Ousseynou Tall, 20- Fabakary Badjie y 21- Emiliano Gómez.


Goles:
PT 6′ Lucas Blanco (L), 20′ Juan Pablo Cabaña (B); ST 13′ Juan Pablo Cabaña -p- (B), 34′ Ezequiel Almirón (B) y 43′ Agustín Rodríguez (L).

Amonestados en Lanús: Alejo Tabares, Ousmane N’Dong y Samuel Careaga.

Cambios en Lanús: ST 26′ Gonzalo Ramírez y Agustín Rodríguez x Lucas Blanco y Lucio Castillo, 33′ Emiliano Gómez x Juan Pablo Krilanovich, 41′ Fabakary Badjie y Ousseynou Tall x Lucas Besozzi y Lucas Varaldo.

Árbitro: Juan Robledo.

Cancha: Centro Entrenamiento de Boca, Ezeiza.

Segunda alegría al hilo en Viedma

El Granate consiguió una tremenda victoria 88-79 ante Deportivo Viedma en el Cayetano Arias, por la Fase Regular de la Liga Argentina. Estelar labor de Gilmore, determinante con 29 puntos. El sábado a las 16:30, próxima presentación contra Villa Mitre, en Carmen de Patagones.

Lanús 88 – Deportivo Viedma 79

Dominó, sufrió y resurgió en el instante decisivo. Con un último episodio arrollador, Lanús abrochó un triunfo impresionante 88-79 contra Deportivo Viedma, en el marco de la burbuja que se desarrolla en esa ciudad patagónica.

El Granate bajó al puntero de la Conferencia Sur y enhebró su segunda alegría consecutiva para engordar su récord a 6-7 en la tabla, lo que le permite acercarse a posiciones de playoffs. Más allá del trabajo colectivo concienzudo, el equipo de Leo Costa se regocijó en la espectacular actuación de León Gilmore con 29 puntos (7/12 de triples) y 11 rebotes.

La aventura implicaba desafíos complejos, a partir del presente soleado de Deportivo, que llegaba con cuatro triunfos al hilo, líder de la región y en su estadio. Además el desarrollo le deparó otras espinas a Lanús, dado que sus jugadores internos se cargaron de faltas, lo que lo obligó a la repartija de minutos y a padecer en su pintura.

Claro que el excelente primer cuarto le otorgó un tanque de oxígeno importante, con ese parcial de 31-21, motorizado en un desatado Gilmore (12), además de una excelsa comunicación con el aro en lo colectivo (12/20 de campo).


Los triples continuaron como un ladero fiel para el Grana en el segundo segmento (4/9) para mantener el control del electrónico. No obstante, el dueño de casa creció en un periodo de rachas, con pasajes muy marcados de ambos contendientes. Un cierre 9-0 de los patagónicos clausuraron el tanteador apenas 45-43 para Lanús.

Tras el descanso largo el trámite viró completamente a favor del Depo, con un Thygessen endiablado (7) y revirtió la chapa 53-49, a falta de 3:30 minutos. El Granate ingresó en un terreno de irregularidad y muchas complicaciones para sus construcciones. Levy se adueñó del juego aéreo y el local cerró en ganancia 62-57, provocando inseguridades en el oponente (7 pérdidas).


A pesar del pronóstico de un clima peliagudo, Lanús se activó en modo furia en el último cuarto. Saltó decidido, como una energía extra y clavó un pasaje descomunal 13-0, con una alimentación a base de bombas (5/8 en triples) para escapar 70-62, a los 3 minutos. A Gilmore (10) se le sumó un ingreso productivo de Ibáñez Paz (6) para darle más recursos. El Grana no aflojó, ni aún al perder por faltas a Everett y Franchino y marcó una renta de 84-71, con 2 minutos en el reloj. Los de Bogliacino no hallaron respuestas a los golpes y no pudieron torcer la dinámica. Así, Lanús tumbó a uno de los punteros y celebró el triunfo.

 

Informe: Prensa Lanús
Fotos: Marcos Aramburu / Prensa Depo Viedma

“El equipo compite y se lo ve vivo, pero algo nos está faltando”

Así lo expuso Luis Zubeldía luego de perder 2-1 contra Gremio en un partido clave para el primer puesto del Grupo H de la Sudamericana. “El trabajo fue bueno y lamento que otra vez se nos escapa al final. No sé si el rendimiento ha sido flojo, sí los últimos resultados”, puntualizó el técnico de Lanús.

De la desventaja a la inyección anímica del empate y la posibilidad de pasar al frente. Y nuevamente a la desilusión a cinco minutos del final. A ese tobogán de emociones se subió Lanús en un partido chivo ante Gremio, que lo superó en mayores tramos del juego y se llevó la victoria de La Fortaleza.

En rueda de prensa, el entrenador del Granate Luis Zubeldía expuso sus sensaciones tras una nueva derrota, la cuarta en los últimos cinco encuentros, que lo dejan segundo junto a La Equidad en el Grupo H de la Copa Sudamericana.


– Con los ingresos de Quignon y Orsini se vio la mejor versión de Lanús. ¿No los pensaste desde el minuto cero?

– Sabíamos que cambiando el sistema con dos puntas en un momento del encuentro, iba a generar esa confusión en el rival. Y así fue. Lo que sucede es que esa idea utilizada desde el inicio, por ahí no trae el mismo resultado. Sin dudas que pesó en el partido esa variante y los nuevos intérpretes. El equipo inicial con cinco volantes también desgastó mucho a Gremio y después se planificó de otra manera, porque ya veníamos jugando así desde el semestre pasado y en algunos de éste.

“El trabajo fue bueno, pero sin dudas que algo faltó porque se nos escapa al final. No sé si el rendimiento ha sido flojo, sí los últimos resultados”.


– ¿Por qué decidiste mantener el sistema 4-3-3?

– No veo que el problema sea el rendimiento. Me parece que con Newell’s hicimos un muy buen primer tiempo. Con Sarmiento no nos vimos superados en ningún momento. Allá en Venezuela lo mismo (contra Aragua) y con Vélez fue parejo, dentro de las posibilidades que tenemos nosotros. Que se puede hacer mejor, sin dudas. No creo que el sistema haya sido flojo en todos estos partidos. También, si uno tuviese la garantía que esos 20-25 minutos del segundo tiempo, los podemos mantener un mayor tiempo desde el inicio, no hay dudas que cambiaría. Contra estos rivales, si no los trabajás, no siempre te puede salir bien.

“Gremio nos descubrió en los últimos diez minutos, se acomodó y nos empezaron a manejar la pelota. Ese estilo de estrategia con dos puntas te lleva a correr ese riesgo”.


– ¿Por qué les cuesta tanto sostener un resultado? Los últimos minutos vuelven a ser decisivos.

– Esa es la pregunta que nos hacemos todos. Nos está pasando de no poder aguantar al final de cada tiempo. Puede que sea anímico o futbolístico. No lo sé. Es difícil encontrarle una explicación. Estamos en un momento donde el equipo compite y se lo ve vivo, pero algo nos está faltando.

“Este mismo equipo, con muchos jóvenes, llegó a una final de Sudamericana hace tres meses. Hay que saber llevar el éxito y también las derrotas”.

– ¿Cuánto puede afectar esta nueva derrota en el ánimo pensando en la visita a la Bombonera?

– Éste es un plantel con muchísimos jóvenes y hay que aprender de estos momentos. Sería raro que siempre estén disfrutando de las buenas, sin conocer de qué se trata una racha negativa como la que estamos pasando. Todo tiene que ver con la formación y el aprendizaje, el fútbol es así. Hoy nos está tocando transitar por una etapa mala, pero hay que aprender y salir adelante.

No tiene aguante

Lanús no aprovechó su mejor momento y otra vez se terminó quedando con las manos vacías en el final. Fue 2 a 1 en contra, en La Fortaleza y ante un duro Gremio, claramente superior en el desarrollo. Léo Pereira y un imparable Santos Ferreira fueron los goleadores del conjunto brasileño, mientras que Tomás Belmonte empató transitoriamente. Se complica la Sudamericana para el Granate.

Lanús sigue de racha. Negativa, claro. Sus números, lo dicen todo. De los últimos seis partidos, ganó apenas uno, frente a Aragua. El resto, incluyendo la eliminación de la Copa Argentina por penales ante Patronato, fueron todos dolores de cabeza. Derrotas, frustraciones y un sinfín de equivocaciones que hicieron que un equipo que estaba a flote hace algunas semanas atrás, siga pinchándose y cayendo al vacío desesperadamente. Y sin freno, lamentablemente para Zubeldía y sus dirigidos, que siguen sin encontrarle la vuelta.

Gremio, al igual que Vélez en la previa, era un partido que dentro de la lógica del fútbol podía tener este tipo de desenlace. Más allá de la fuerza que pudo hacer Lanús, de a ratos, ambos rivales demostraron en todo momento estar varios escalones por encima.


Desde el inicio, hasta el final del partido, impusieron toda su categoría. No sólo en nombres, sino en el juego. Inalcanzables para el Grana. Por más amor propio, no parar de correr, intentar, siempre estuvo al borde del precipicio. Sin embargo, en ambos encuentros, hubo momentos claves en los cuales Lanús estuvo a tiro pero no los supo aprovechar. Con el partido 1 a 1, con el envión del empate de Belmonte, falló en el área rival. Y luego, no supo o pudo aguantarlo: desborde, centro atrás y definición precisa de Santos Ferreira para poner el 2 a 1.

Pero no fue en lo único en que se pareció este 2 a 1 en contra al del domingo con el Fortín. De un córner a favor, el equipo de Zubeldía terminó sacando del medio. Mal rechazo de Aude, que luego no pudo frenar al veloz Ferreira, quien hizo todo el resto y se la sirvió en bandeja a Pereira para que ponga el 1 a 0. Sí, otra vez mal parado. Por más presión, esfuerzo y buenas intenciones, errores que se repiten terminan siendo claves para sumar una nueva derrota que ahora lo deja mal parado en la Copa y seriamente comprometido.


¿Mejoró en algo el equipo? ¿Qué se puede destacar a esta altura y con este presente? Lo mejor se vio en el segundo tiempo. Zubeldía movió rápido el tablero y los ingresos de de Quignon -increíblemente suplente- y Orsini dieron sus frutos. A partir de allí, Lanús acorraló a Gremio, le generó varias situaciones de riesgo y sobre todas las cosas llegó al empate. Luego, insistió y casi logra la ventaja. Se quedó en los últimos diez, pero fue por más mérito del equipo brasileño que por errores propios. Otro ítem positivo fue la actitud. Los pibes no pararon de correr, pelearon cada pelota como si fuese la última y estuvieron a la altura de una competencia internacional ante, quizá, el más serio candidato al título.

El futuro es incierto, el panorama muy complicado y el estado anímico pesa semana tras semanas. Boca, en la Bombonera, otro dolor de cabeza para que Zubeldía intente levantar a un equipo que no le encuentra la vuelta.

“Pagamos muy caro un detalle”

Tras la derrota 2-1 ante Gremio, Guillermo Burdisso destacó el esfuerzo de Lanús para “jugarle de igual a igual a uno de los equipos más grandes de Sudamérica” y en qué falló el Grana para llevarse al menos un punto. “No supimos aguantar el empate ni profundizar la búsqueda para ganarlo”, aseveró el defensor en conferencia de prensa.

Una de las voces que se escuchó en la sala de conferencias de prensa de La Fortaleza luego de la derrota 2-1 de Lanús ante Gremio, por la segunda fecha del Grupo H de la Copa Sudamericana, fue la de Guillermo Burdisso, satisfecho con la producción de su equipo, más allá del resultado final.

“Hicimos un gran esfuerzo para empatar el partido y tener al rival en su campo durante un momento. El desgaste fue grande para ir a buscar ese gol, que lo conseguimos. Por un detalle, lo pagamos muy caro. Lo más justo hubiese sido un empate, por el desarrollo en sí”, analizó el marcador central.

Al momento de hacer un balance de lo bueno y lo malo frente a los brasileños, el defensor expuso: “Hay muchas cosas para destacar. Le jugamos de igual a igual a uno de los equipos más grandes de Sudamérica. Tuvimos que hacer un esfuerzo doble en el segundo tiempo, con jugadores que quizás estaban un poco cansados pero sacaron ese plus. Pudimos convertir, pero no supimos aguantar ese empate ni ampliar para ganarlo”.

En cuanto al momento del Granate, para finalizar, Burdisso se mostró en desacuerdo con que Lanús atraviesa una mala racha. “El últmo partido lo perdimos (Vélez), pero el anterior lo ganamos (Aragua). No estoy de acuerdo con que no se nos dan los resultados. El equipo no encuentra la regularidad necesaria, pero estamos peleando todos los partidos”, argumentó.