Laucha y Pepo, al límite de amarillas

Lautaro Acosta y Pedro de la Vega acumulan dos amonestaciones desde cuartos de final en adelante y, si ven una tarjeta en la revancha contra Vélez, se perderían la final de la Copa Sudamericana si Lanús avanza a la definición del sábado 23 en Córdoba.

Dos futbolistas importantes en ofensiva tiene Lanús al límite de amonestaciones pensando en la posibilidad de jugar la Final de la Copa Sudamericana.

Se trata de los dos extremos en el esquema 4-4-2 que implementó Zubeldia a partir de la serie de octavos de final contra Bolivar: Lautaro Acosta y Pedro de la Vega.

Tanto el Laucha como el Pepo vieron la amarilla en el partido de vuelta con Independiente (3-1 en Avellaneda) y el choque de ida contra el Fortín (1-0 en Liniers, junto a Lautaro Morales).


En caso de recibir una nueva tarjeta en la revancha, este miércoles a las 21:30 en La Fortaleza, se perderían la definición por el título ante Defensa o Coquimbo de Chile, el sábado 23 en Córdoba. ¡A cuidarse!

Es importante recordar que las tarjetas amarillas de las fases iniciales y octavos de final de la Sudamericana se limpiaron una vez que cada equipo avanzó a cuartos de final. Por lo tanto, si un jugador o incluso el director técnico recibe la tercer amarilla en el encuentro revancha de la semifinal, no podrá estar presente en la Final.

Duda central

Guillermo Burdisso acelera su recuperación para el choque trascendental de este miércoles ante Vélez (21:30, dirige el brasileño Sampaio), por un lugar en la final de la Copa Sudamericana. En caso de no llegar, su lugar será ocupado por Matías Pérez. El resto no se toca.

Con la buena noticia de que todos los hisopados del domingo tuvieron resultado negativo, Lanús ultima detalles para definir la serie de semifinales de la Copa Sudamericana en La Fortaleza.

Este miércoles a las 21:30, el equipo de Zubeldía buscará defender la ventaja de 1-0 obtenida en la ida, con gol del Pepe Sand en Liniers. Cualquier triunfo o empate lo mete en la gran final, a disputarse el sábado 23 en el estadio Mario Kempes de Córdoba.

En cuanto a la conformación del equipo titular, la única duda pasa por saber si finalmente estará disponible Guillermo Burdisso. El defensor central sufrió un edema grado 1 en el bíceps femoral derecho producto de un cruce a Tarragona, en el segundo tiempo del juego en el Amalfitani. Evoluciana favorablemente, según le contó el futbolista a Fortaleza Granate. “Voy a esperar hasta último momento para decidir”, agregó sobre sus posibilidades de decir presente en la revancha.


En caso de no llegar en condiciones físicas, su lugar será ocupado por Matías Pérez, quien no participó del triunfo 2-0 ante Central del pasado sábado, preservado por el cuerpo técnico para el choque trascendental contra el Fortín.

El resto, no se toca. Es decir, el once de Lanús para ir en busca de una nueva final internacional, será con Lautaro Morales; Brian Aguirre, Burdisso o M. Pérez, Alexis Pérez, Alexandro Bernabei; Pedro de la Vega, Tomás Belmonte, Facundo Quignon, Lautaro Acosta; Nicolás Orsini y José Sand.

El coronavirus, protagonista también en la revancha

Tras los falsos positivos de la ida, Lanús ya se testeó a la espera de la segunda semifinal frente a Vélez, con todos resultados negativos en los hisopados. Del otro lado, el peruano Luis Abram tiene Covid-19 y se perderá el juego decisivo en La Fortaleza.

Semana de definiciones en la semifinal de Copa Sudamericana entre Lanús y Vélez, con la preocuparación en dos frentes. Por un lado, el plano futbolístico, con un gol de ventaja para el Granate y la serie abierta para cualquiera. Por el otro, el coronavirus, que vuelve a jugar un partido aparte.

En la previa a la revancha, el clima se cortó con cuchillo. Tras los falsos positivos de la ida, y el comunicado de la dirigencia del Fortín a la Conmebol, el Covid-19 es nuevamente protagonista.


Lanús se anticipó y ya se testeó el sábado en el laboratorio Biorossi Adrogué, el mismo de las contrapruebas hace una semana. ¿Los resultados? Todos negativos en los hisopados que se dieron a conocer el domingo. Vélez, en tanto, sumó un caso positivo a su lista: el peruano Luis Abram, marcador central titular que se perderá el juego decisivo en La Fortaleza.

No obstante, Mauricio Pellegrino recuperó al zaguero Emiliano Amor, quien fue de la partida en la victoria 3-2 sobre Godoy Cruz, que clasificó a los de Liniers a la final de la Fase Complementación de la Copa Diego Maradona, contra Central o Defensa, por un cupo a la Sudamericana 2022 ante el perdedor de Boca – Banfield.

La tranquilidad en el Sur con los testeos negativos, se festeja casi como un gol más de cara al partido de vuelta, donde se definirá el primer finalista que estará el sábado 23 en Córdoba.

“Me gustaría pelear el torneo local este año”

Es la definición principal de Luis Zubeldia en su vuelta a las canchas tras la sanción y tener coronavirus, luego del triunfo 2-0 ante Central y a la espera de la semifinal de vuelta contra Vélez por la Sudamericana. La palabra completa del DT de Lanús, acá.

Luis Zubeldia habló en conferencia de prensa luego del gran triunfo de Lanús por 2-0 frente a Rosario Central por la última fecha de la Copa Diego Maradona y también volvió a dirigir al Granate en cancha, luego de una sanción de tres fechas por su cruce verbal con el árbitro Ariel Penel y tras ser positivo de Covid-19.


-¿Te genera una doble alegría ganar con tantos juveniles?

-Me gusta que el plantel gane partidos y después el equipo está conformado por jóvenes y otras veces con jugadores de más experiencia. Lo importante es que el plantel asuma el compromiso del partido de turno para poder ganar, que es el cometido que queremos todos. Hoy lo ganamos y con dos tiempos un poco diferentes, jugando muy bien el primer tiempo y el segundo tiempo nos quitaron la pelota. Nos complicaron con algunos movimientos y nosotros ya fuimos perdiendo un poquito de fuerza en el control del juego. Así que, en términos generales, uno espera este tipo de partidos porque para eso trabaja, pero también sabe bien que como son equipos nuevos, son equipos que uno arma de un día para otro o de un semestre a otro, entonces jugar bien, competir y ganar no es sencillo. Creo que han estado a la altura en todos los partidos, si no me equivoco desde que arrancamos hasta ahora y eso es lo más importante, que vayan creciendo porque después más adelante se va a jugar por el promedio, por otras cosas y los chicos van a tener que asumir más responsabilidad todavía.

“Me sentí raro estos días porque uno quiere estar siempre en cancha y demás, pero con la tranquilidad que hay un cuerpo técnico que sabe trabajar en equipo y en definitiva si está uno u el otro, es lo mismo”.

-¿Varios de estos jugadores pueden llegar a ser alternativa en la semifinal del miércoles con Vélez?

-No lo sé, hemos guardado algunos jugadores que obviamente no lograban recuperarse para este partido y veremos con el correr de las horas cuáles van a ser los 23 que jueguen con Vélez. Lo importante es que el plantel esté siempre a la altura del partido de turno y creo que hoy lo estuvieron y hay que seguir así.

-Por su actuación y movimientos, ¿a quién te hace acordar José Manuel López? ¿Qué molestia tiene Aude?

-Aude terminó acalambrado, los dos gemelos si no me equivoco. ¿A quién me hace acordar López? No sé, no sabría decir a quién pero hizo un gran partido.


-¿Qué fue lo más importante de esta Copa Maradona? ¿Qué gana y qué pierde el equipo teniendo a Facundo Pérez como volante central?

-Lo de Paloma Pérez, creo que no se hubiese imaginado nunca jugar en Primera División de cinco solo, pero así son las cosas. Hay que desafiarse, hay que desafiar al jugador y de pasar de jugar de enganche y después de interior y ahora de cinco no es fácil. Pero también con trabajo, con mucha humildad y mucha dedicación como él habitualmente tiene, es probable que las cosas salgan. No me sorprende lo de Paloma. Tiene que seguir por ese camino.

En cuanto al torneo, lo más importante es que no dejamos ningún partido al azar, me parece que todos los partidos los encaramos con mucha seriedad aún jugando Sudamericana. No nos olvidemos que empezamos con San Pablo y luego con Bolivar en La Paz, después con Independiente, aún así le dimos muchísima importancia al torneo local y este partido no fue la excepción y eso habla bien del club, de nosotros y por sobre todas las cosas de los jugadores. Tratamos de llegar lo más lejos que se pueda en las dos competencias.

“Me gustaría poder pelear el torneo local en este año 2021. Creo que llegó el momento de hacernos cargo de poder pelear el campeonato”.


-¿Cómo viste el partido de López?

-López hizo lo que nosotros pensamos que podía hacer en el partido, diagonales de centro hacia la izquierda, tiene remate con derecha y zurda, cabecea bien, de espalda compite, tiene que pulir algunas cosas. A veces parece que sus pases son medios intranscendentes o displiscentes mejor dicho, pero por ser el primer partido de titular y hace muy poquito está con nosotros, ha hecho un partido bastante correcto y tiene muchas cosas por pulir. Son chicos y hay que ponerles un signo de interrogación importante.

-¿Qué tan importante fue la vuelta de José Luis Gómez a la titularidad luego de tanto tiempo?

-Fue muy importante. Todos los que son de Lanús saben lo importante que es Gómez para jugar bien al fútbol, para tener un gran equipo y después de todo lo que le ha pasado, es como que todos nos sentimos identificados con las cosas buenas que le pueden ir sucediendo o estos minutos que tuvo. Es un paso hacia adelante y seguir.

-¿Sentís que los jugadores van cambiando con respecto al torneo local y la Sudamericana?

-Ya los conozco a los jugadores, ellos van demostrando partido a partido. No es que de un partido a otro me van a cambiar mucho, pero acá lo más importante es saber dividir la cuestión. Necesitábamos ganar en el torneo local para terminar bien la temporada 2020. Lo que vamos a hacer ahora es tratar de pensar en Vélez, solamente en Vélez y listo, son cosas diferentes. Estaría mal pensar que este partido puede influir en el de Vélez, en determinadas posiciones o lo que sea, así que hay que cambiar el chip y pensar en la Sudamericana.

 

Por Melanie Martina