La definición, a la misma hora

Este domingo a las 21:30 se jugarán en simultáneo los dos partidos del Grupo 4 que decidirán a los dos clasificados para la Fase Campeonato de la Copa Diego Maradona. Lanús depende de sí mismo y debe ganarle a un Newell’s eliminado en Rosario. ¿Qué pasa si empata? Enterate la combinación de resultados que le sirven al Granate, acá.

Entonado desde lo anímico por la goleada y clasificación a cuartos de final de la Sudamericana, Lanús se enfoca -por un rato- en el torneo local. Este domingo a las 21:30 se jugarán, a la misma hora, los dos partidos de la fecha 6 que definirán a los dos ganadores del Grupo 4. Talleres y Boca, que en un principio iban a enfrentarse a las 19:20, lo harán en simultáneo.

El equipo de Zubeldía, que pasó de estar casi eliminado a meterse en la pelea con dos triunfos al hilo, depende de sí mismo para clasificar a la Fase Campeonato de la Copa Diego Maradona. Para eso debe ganarle a Newell’s -eliminado- en el Coloso del Parque y así no depende de otro resultado.

Sin embargo, un empate en Rosario obliga al Granate (7 puntos) a seguir de cerca lo que ocurra entre Talleres (8) y Boca (9) en Córdoba. En ese caso, los goles a favor y en contra, sumado a los enfrentamientos que mantuvieron cada uno entre sí, pasan a ser determinantes en la definición.

A continuación, gentileza de Lanús 2000, te contamos las posibilidades de resultados que le sirven al Grana si iguala 0-0 con la Lepra (si hay goles, también deben sumarse en el marcador del Kempes):

  • Talleres 0 – Boca 3: clasifica Lanús por goles a favor
  • Talleres 1 – Boca 4: clasifica Lanús por los resultados contra la T (empate y triunfo)
  • Talleres 2 – Boca 5: clasifica Talleres por goles a favor


Así se jugará la última jornada:

Domingo 6 de diciembre

21.30 Newell’s vs. Lanús (árbitro: Ariel Penel – TV: Fox Sports Premium)
21.30 Talleres vs. Boca (árbitro: Fernando Rapallini – TV: TNT Sports)

Penel, el árbitro en la visita a Newell’s

Dirigirá a Lanús en el último partido del Grupo 4 de la Copa Diego Maradona frente a la Lepra, el domingo a las 21:30 en el Coloso del Parque. Javier Uziga y Alejo Castany serán los jueces asistentes. Repasá sus números con ambos equipos, acá.

Clasificado a los cuartos de final de la Sudamericana, Lanús también busca meterse en la zona de ganadores de la Copa Diego Maradona. Por la fecha 6 que cierra el Grupo 4, el equipo de Zubeldía visitará este domingo desde las 21:30 a Newell’s en el Coloso del Parque, con arbitraje de Ariel Penel.

Estará acompañado por Javier Uziga y Alejo Castany como jueces asistentes, mientras que Maximiliano González actuará de cuarto árbitro.

El Granate tiene saldo a favor en las seis ocasiones que lo dirigió el referí de 42 años, con tres triunfos, dos empates y una derrota. El último antecedente fue hace más de un año, en la goleada 4-1 a Argentinos en cancha de Arsenal por la Copa Argentina 2019.


A continuación, cómo le fue a Lanús con Penel:

  • 1/9/2014: Lanús 1 – Olimpo 1 (Borja e/c – Borja)
  • 5/10/2015: Aldosivi 3 – Lanús 1 (Rosales x2 y Sand / Aguirre. Expulsado Ayala)
  • 3/6/2017: Lanús 1 – Estudiantes 0 (Matías Sánchez / Expulsado Ascacibar)
  • 2/2/2018: Belgrano 0 – Lanús 0
  • 2/3/2019: San Martín (T) 1- Lanús 2 (Acevedo / Sand y Acosta)
  • 7/7/2019: Lanús 4 – Argentinos 1 (Vera, Pasquini, Sand -p- y Orsini / Silva -p-)


Por su parte, el historial del juez oriundo de Avellaneda con la Lepra se compone de ocho partidos, de los cuales el conjunto rosarino ganó tres, igualó tres y perdió los dos restantes. Le expulsó dos jugadores y uno a sus rivales. Ya lo pitó este año, el 25 de enero, en el empate 1-1 contra Arsenal en Sarandí; goles de Torrent y Maxi Rodríguez, de penal.

Autoridades de Newell’s – Lanús

Árbitro: Ariel Penel
Asistente 1: Javier Uziga
Asistente 2: Alejo Castany
Cuarto árbitro: Maximiliano González

Goleada de la Reserva en Escalada

El equipo de Rodrigo Acosta se impuso 4-1 ante Talleres (RE) en un nuevo amistoso de pretemporada. Díaz Burgois, Matías Flores y Enzo Silcan, en dos oportunidades, convirtieron los goles de Lanús. Enterate formación y cambios, acá.

Otra prueba positiva para la División Reserva de Lanús, que cerró una nueva semana de trabajos con un partido amistoso ante Talleres de Remedios de Escalada, en la cancha auxiliar del Albirojo.

El segundo equipo de Rodrigo Acosta se llevó una goleada 4-1 con tantos de Ian Díaz Burgois, Matías Flores y Enzo Silcan, en dos oportunidades.

El Grana formó con Patricio Albornoz; Gonzalo Ramírez, Franco Ortellado, Juan Pablo Rodríguez, Enzo Silcan; Matías Flores, Lucas Blanco, Samuel Careaga; Elías Britez, Norman Díaz y Enzo Espinosa.

Cambios: Ousseynou Tall por Díaz, Sebastián Zeballos por Espinosa, Martín Ginzo por Ramírez, Díaz Burgois por Silcan, Ramiro Pereyra por Rodríguez, Elian Robles por Careaga, Rodrigo Peralta por Flores y Lucas Villagra por Albornoz.


Fuente:
Prensa Club Lanús

Duelo argentino en Cuartos

Lanús ya tiene rival definido en la próxima fase de la Sudamericana: Independiente venció 1-0 a Fenix de Uruguay (global 5-1) y se enfrentará al Granate a partir de la semana que viene. La ida se jugará en La Fortaleza, con partido de vuelta en Avellaneda. Enterate las fechas definidas por Conmebol, acá.

La Copa Sudamericana tendrá un duelo de equipos argentinos en cuartos de final. De un lado, Lanús. Del otro, Independiente. Un choque protagonizado en la segunda ronda de la edición 2016, con clasificación para el Rojo de Avellaneda (global 3-0). Cuatro años después, el Granate buscará revancha en la llave que definirá a uno de los semifinalistas.

Los dos equipos avanzaron con holgura en la serie de octavos. Los dirigidos por Zubeldía, tras golear 6-2 a Bolivar en su estadio y redondear un contundente 7-4 en los 180 minutos. El elenco de Pusineri, en tanto, venció 1-0 a Fénix como local con gol de Silvio Romero, ex Lanús que terminó con una molestia, haciendo valer el 4-1 en Montevideo para cerrar la llave con un 5-1 a favor.

CHOQUE DE CAMPEONES. Lanús conquistó la Sudamericana en 2013, con triunfo ante Ponte Preta de Brasil en la final. Independiente se quedó con el trofeo en dos ediciones: 2010 y 2017.

Entre los ocho mejores de la competición continental, se verán las caras a partir de la próxima semana, con los jueves 10 y 17 de diciembre, ambos a las 19:15, como días y horarios confirmados de los partidos. La ida se jugará en La Fortaleza, mientras que la vuelta será en el estadio Libertadores de América.

A continuación, repasamos el cuadro completo de cuartos de final de la Sudamericana:

Lluvia de goles, bajo la lupa

En un partido repleto de emociones, Lanús se repuso a una desventaja inicial y apabulló 6-2 a Bolivar para lograr una clasificación inobjetable en la Sudamericana. Con muchos más aciertos que errores, Fortaleza Granate analiza las jugadas de siete de los ocho tantos, acá.

No dejó dudas. Lanús mostró carácter y aprovechamiento integral de las ventajas que entregó un endeble Bolivar para plasmar la superioridad en el resultado, con una contundente goleada 6-2 para avanzar a cuartos de final de la Copa Sudamericana.

En un panorama que pintaba adverso de entrada, el Granate se repuso al gol tempranero de Marcos Riquelme y lo dio vuelta con autoridad. Toto Belmonte y Franco Orozco se lucieron, llevando al equipo de Zubeldía a un 4-1 -con dos festejos cada uno- que encaminó una inobjetable clasificación.

Uno de los movimientos tácticos por excelencia del pizarrrón de Luis, fue la ubicación novedosa de Lautaro Acosta, sin una posición fija como un nueve retrasado, detrás de Orsini. Lucas Vera se paró como wing izquierdo, sobre todo en el segundo tiempo, con el Lauchita por derecha. Ese cambio posicional de piezas desconcertó al conjunto boliviano.

Bajo la lupa de FG, compartimos el análisis de siete de los ocho goles (menos el de Orsini, producto de una maniobra individual) de un partido repleto de emociones, para encontrar virtudes y defectos de Lanús con miras a la serie de cuartos de final ante Independiente.


0-1 (Marcos Riquelme):
Con los equipos todavía acomodándose al inicio, llega una pelota al aire en la que Alexis Pérez enfoca su atención sobre el balón, con tiempo para calcular el rechazo, pero descuida al delantero argentino. Al permitir el pique de manera inexplicable, Riquelme se abalanza con autoridad y gana en el choque de frente. Lautaro Morales se adelanta y después da unos pasos hacia atrás, cuando sale a achicar ya queda a destiempo. Matías Pérez lee bien la jugada, aunque no logra evitar el gol.

1-1 (Franco Orozco): Alexis Pérez toma la lanza y llega a campo de Bolivar con pelota dominada. Lo observa totalmente libre a Bernabei por izquierda; miren a Orozco que aparece por el segundo palo sin marca. En el centro del área, el Laucha Acosta empieza a ganar la posición, por eso el Rayo lo busca entre tres defensores. Orsini aparece solo por detrás y Franco mete bien la diagonal hacia el medio. Intentan rechazar, el arquero reacciona y el Lauchita es más rápido que su rival para capturar el rebote y convertir, con gran mérito por seguir la trayectoria de la jugada.

2-1 (Tomás Belmonte): Toto parte cerca de Quignon en la gestación del gol, con el objetivo de generar superioridad. Facu abre la cancha para Orozco, ante el pedido de Zubeldia de “que encare Franco”. El 11 encara, lo cortan y cae. El Laucha pelea y Belmonte sigue de cerca la acción, observando el espacio libre en la media luna del área cuando Orozco recupera. La pelota queda suelta y Tomás va con decisión para desenfundar un latigazo cruzado e inatajable para Rojas. Gran movimiento del volante, que vuelve a la faceta goleadora de sus inicios en 2018.

3-1 (Tomás Belmonte): En el amanecer del segundo tiempo, córner desde la punta izquierda en los pies de Bernabei. Todos tienen marca. Toto arranca la carrera desde el fondo y empieza a ganarle en velocidad a su marcador. Atentos a Orozco en el área chica, arrastrando al rival hasta delante del arquero. El Laucha Acosta desvía levemente de taco y aparece Belmonte, libre de marca para conectar a la red. Ese movimiento del Lauchita le impiden a Rojas ver bien el desarrollo de la acción.

4-1 (Franco Orozco): Se repite la fórmula. Otro balón detenido para Lanús, nuevamente a cargo de Bernabei. Al igual que el anterior, el envío va al primer palo, con Orozco otra vez en el área chica, pero esta vez más lejos de Rojas. El 11 se desmarca y Acosta va a buscar el cabezazo con dos marcas encima. La pelota rebota en la espalda de un defensor y el Lauchita, con un movimiento de ajedrez, llega de frente al arco para conectar de cabeza. Movimientos de un atacante experimentado, aunque en el cuerpo de un juvenil de 18 años en su séptimo partido en Primera.

5-1 (Lautaro Acosta): Conducción de Lucas Vera, con todas las marcas tomadas hasta que aparece Aguirre lanzado por derecha. Al recibir Café, la defensa de Bolivar se abre increíblemente, sumida en la desesperación, permitiendo la superioridad de Lanús en la zona de impacto. Acá hay un gran mérito del lateral en la lectura de la jugada, al enviar el centro de primera para capitalizar esa situación dentro del área. Acosta se ubica entre los centrales, se eleva bárbaro y saca un cabezazo perfecto. Gran gol de Lanús en la concepción y definición.

5-2 (Álvaro Rey): Superan a Orozco en velocidad y Aguirre fija marca con el lateral de Bolivar. En el centro, Belmonte y Quignon patrullan al volante rival. Toto intenta llega al cierre para impedir el avance, pero el enganche de Cruz lo deja en el camino. Ahí aparece Rey en escena, ganándole la espalda a Acosta. Matías Pérez sale al cruce, mientras Alexis y Bernabei están con marcas. El Laucha no puede cerrar al español, que recibe entre él y Quignon y define con un zurdazo fuerte junto a un palo. El capitán y el colombiano salen en la foto del gol, como espectadores.

 

Agradecimiento especial a Luciano Leiva por la colaboración en el análisis

4D: El primer grito sagrado

Hoy se conmemora el 24° aniversario de la histórica gesta de Lanús, el único campeón argentino en tierras colombianas. Aquel 4 de diciembre de 1996, el equipazo que dirigía Héctor Cúper cayó 1 a 0 ante Independiente Santa Fe en el Campín de Bogotá, aunque el 2 a 0 de la ida le permitió alzar la Copa Conmebol, el primer título internacional de su historia.

copa conmebol 1996 equipo

Ocurrió hace ya 24 años, si bien parece que fue ayer. Se produjo en la frontera del miércoles 4 y el jueves 5 de diciembre de 1996. ¿El escenario? El estadio “El Campín” de Bogotá, donde el local Independiente Santa Fé recibía a Lanús con 53.000 espectadores que gritaban sin cesar. El estadio era un hervidero. El calor apretaba y los nervios estaban a full. Lanús había ganado la primera final -el 20 de noviembre- por 2 a 0 y viajó hacia Colombia confiado en sus fuerzas. El rival no había hecho mucho, pero se lo respetaba porque de local era imbatible.

El partido arrancó a las 23 horas argentina y se prolongó hasta la 1 de la mañana del jueves. Los que no pudieron viajar siguieron el partido por radio y otros a través de la televisión -señal de cable- que por entonces no estaba tan difundida como en estos tiempos. ¿La misión? Sostener el empate o en el peor de los casos, le permitía al Granate perder por una diferencia de un gol. Pero el partido se hizo interminable ya que, al minuto de juego, el equipo cafetero se colocó en ganancia mediante un penal pateado por Wittingham que “Lechuga” Roa no pudo detener….


¡Quedaban 89 minutos para aguantar!

Allí aparecieron los leones Granates con Armando “Urraca” González a la cabeza para enfriar el partido, manejar los tiempos. Roa que parecía más grande para tapar un arco que era bombardeado con centros. Gustavo Falaschi y Gustavo Siviero rechazando todo. Cesar Loza aportando su experiencia. En el medio, el “Chango” Cravero con su despliegue incansable, Ariel “Caño” Ibagaza haciendo la pausa y abriendo la cancha junto con su compadre Hugo Morales. Adelante la potencia de Gonzalo Belloso que iba e iba contra los morenos locales que muchas veces caian en faltas tácticas.

Los minutos pasaban, se llegó al segundo tiempo. Acá en Buenos Aires la gente agrupada en el Micro estadio herbía mientras seguía las intancias del partido por pantalla gigante. Ariel “Chupa” López luchaba contra toda una defensa, Claudio Enría en los últimos 16 minutos tuvo una oportunidad. Luego ingresaron el “Flaco” Claudio Lacosegliaz y Juan “Tiburoncito” Serrizuela. Ya faltaba poco, se estaba concretando el primer título internacional de la historia de Lanús…

Pasaron por la cabeza de muchas antiguas frustraciones. Los diarios por esa hora estaban cerrando su edición y se retrasaron para dar la noticia. Ya casi llegamos a la 1 del día jueves. En Lanús nadie dormía. La radio volvió a tener ese protagonismo olvidado en muchos hogares. Aquellos últimos tres minutos fueron más largos que tres siglos… hasta que don Antonio Pereira (Brasil) tocó tres veces el silbato para indicar el final del partido. Parecía irreal pero era cierto. ¡Lanús campeón!

copa conmebol 1996 enria

Ya conoce lo que es ser campeón

No podía pasar mucho tiempo más sin que la palabra campeón se le acoplara a Lanús. Esta vez había equipo, dos goles de ventaja, un modelo nuevo de camisetas que -llegadas a Bogotá cuatro horas antes del partido- no podían fallar, y encima un dirigente había regado el vestuario con alcohol para espantar la mala onda. Entonces, lo que venía siendo una fuerte sospecha se transformó en una justa realidad y la Copa Conmebol pasó a ser el habitante de lujo del hogar de Lanús. Atrás quedaron los 81 años de andar por el fútbol sin demasiadas alegrías, sin demasiado ruido. El maleficio que no pudieron romper ni los inolvidables “albañiles” Silva y Acosta, allá por la década del 60, vino a despedazarse en El Campín para que Lanús fuese campeón de una vez por todas.

El equipo de Héctor Cúper tumbó a los bolivianos del Bolívar, a los paraguayos de Guaraní, a Rosario Central y a Independiente Santa Fe. Es cierto que aquí, en la noche del miércoles, perdió 1-0, pero los goles de Mena e Ibagaza en Argentina hicieron que igual la Copa se posara en las manos del capitán Armando González. Así, sufriendo en el arranque del encuentro y controlando el desarrollo después, Lanús gritó que era el mejor y disolvió esos calificativos que cargaba como un estigma.

Fue como haber ganado una Copa del Mundo. Los llantos brotaron por todos lados y enseguida llegó ese símbolo del deseo llamado vuelta olímpica. Y don Domingo De Luca (68 años, vitalicio y con tres by-pass a cuestas) también tuvo su sonrisa. Claro que antes de ir a la cancha, para esquivar el final del Viejo Casale en un cuento de Fontanarrosa, se había tomado algunas pastillitas.

copa conmebol el grafico

La onda expansiva de la euforia reventó el vestuario. “Es para Banfield que se va para la B”, cantaban. El Búfalo -o Mojarrita- Belloso era el más desaforado y Cúper no podía escaparle a los abrazos. Pese a la corrección de los colombianos -aplaudieron de pie a Lanús-, plantel, hinchas y periodistas argentinos salieron del estadio en tanquetas del ejército.

El postre llegó en el imponente hotel La Fontana. Lechuga Roa lo peló al Caño Ibagaza y hasta le mamarracheó la inscripción “Lanús” en un costado de la cabeza. Era Ibagaza el que incitaba a moverse al compás cumbiantero de Luna Nueva. Huguito Morales lo seguía, Cravero mostraba que era más apto para volantear que para el baile, y unos diez hinchas revoleaban servilletas. Ayer, en el vuelo de regreso, la pobre Conmebol se paseó tanto como las azafatas. Y en las calles de Lanús fue una fiesta de nunca acabar.

Más allá de que cada jugador recibirá 16 mil dólares de premio, esta Copa Conmebol tal vez no cambie demasiado las cosas. La Urraca González seguirá siendo, por los 17 años de andar por el club mate en mano, el padre del grupo. Falaschi continuará leyendo sus libros (lo llaman el “Valdanito” del plantel). Loza y Enría dormirán hasta muy tarde como siempre. Rómoli será el más divertido. Y Roa, el más medido de todos (se fue de la cena porque “esta de festejar es una sensación rara”. Pero hay un hecho irrefutable: fueron los mejores y ahora son la historia viva de Lanús.

Cúper: “Demostramos que no somos gallinas”

Después de que Lanús terminó de escriturar la Conmebol, una figura de saco y corbata voló por el aire y terminó sobre el pasto mojado de El Campín. Era Héctor Cúper el que aterrizaba con una sonrisa abrochada en su cara. Estaba inmensamente feliz por este, su primer título como entrenador. “Es como si me acabaran de dar la Copa del Mundo”, decía Cúper.

Ya en el hotel, más tranquilo, habló con Clarín. “Lanús demostró ante los colombianos que no es un equipo gallina. Si no ganábamos antes era porque no se nos daba. Ahora por fin tuvimos una a favor. Creo que la Conmebol la ganó el equipo que mejor fútbol mostró”.


-Con el gol tempranero de Independiente Santa Fe, ¿pensó que se le venía la noche?

-Tuvimos veinte minutos de gran nerviosismo, cometíamos errores tontos en el fondo y eso me intranquilizaba. Pero igual tenía fe en que nos íbamos a llevar la Copa. Ibagaza interpretaba bien el partido, y con las cuatro situaciones de gol que tuvimos hasta pudimos ganarlo. Y no importa que hayamos perdido 1 a 0. Este no era un partido más: acá había que ganar o ganar la Conmebol.

-¿Un título se festeja más como entrenador o como jugador?

-Lo que más se disfruta es lo último. Aunque por ahí no lo exteriorice, hoy estoy verdaderamente feliz. Hasta hubiese bailado si los muchachos me invitaban a seguirlos alrededor de las mesas. Soy un buen bailarín.

-¿En qué cambia la vida de Héctor Cúper a partir de este título?

-Es simple: ahora soy un técnico campeón.

EL RECUERDO DE LA HISTÓRICA CONSAGRACIÓN EN COLOMBIA


Fuente:
Clarín Digital y Fútbol Granate