Las peñas y filiales, con un rol solidario en la pandemia

Dialogamos con el presidente del departamento, Marcelo “Peto” González, quien nos contó detalles del trabajo que realizan los integrantes de las distintas peñas de Lanús para acercar alimentos y donaciones a los barrios, como así también aquellas filiales que colaboran en el interior del país.

Alejadas de su actividad habitual en la organización del traslado de hinchas y todo el cotillón de los días de partido, las peñas y filiales de Lanús se reinventaron en tiempos de pandemia. Con el advenimiento del coronavirus en nuestro país, cada una de ellas aporta su granito de arena para colaborar con los más necesitados.

Fortaleza Granate se contactó vía Zoom con Marcelo “Peto” González, quien nos contó cómo nació la iniciativa de las ollas populares de las peñas Guido Scasso y Los Mismos de Siempre, “las que tienen más convocatoria y llegada a la gente”, como así también la peña Laucha Acosta que desarrolla una tarea digna de destacar en el comedor “Las Lauchitas”.

Pero no son las únicas: la colaboración también se hace presente en el interior del país, como la peña Patagónica Granate “Luis Zubeldía” que acerca alimentos y donaciones en Puerto Madryn (Chubut), al igual que la filial de Mar del Plata y la peña “Pipi Araujo” de San Juan, que organizó una jornada de locro solidario con motivo del día de la bandera.

En la charla, el directivo Granate también se refirió a la labor mancomunada con la Fundación del club y la importancia de apoyar con el pago de la cuota social.

Para finalizar, anticipó la creación de una nueva peña de Lanús en la zona del Oeste. “Guillermo es amigo del vicepresidente del departamento y se contactó con 15 personas más. Él es de Padua y ahora se mudó a Moreno. La verdad es que no tenemos una peña en esa zona. Es todo gente adulta y él ya compró una combi para traerlos a la cancha cuando juegue Lanús. Es una idea que me gusta. Todo lo que sea para sumar, bienvenido sea”, se alegró.

“Lanús es un ejemplo a seguir”

El profesorado de educación física del Club Lanús compartió una rica charla en un vivo de Instagram con Agustín Mazzilli, fana del Granate y jugador de hockey sobre césped masculino, medallista olímpico en Río de Janeiro 2016 y Oro en los Juegos Panamericanos 2011 y 2015 con la Selección Argentina. Sus inicios, el paso glorioso por la Albiceleste y su experiencia de los entrenamientos desde Holanda en tiempos de pandemia. “Lanús es como una casa y una institución muy grande. Me parece una idea genial que se incluya el hockey como materia obligatorio para ambos sexos en el instituto de formación docente”, expresó. 

 

Por: Pablo Emilio Stepper Pugliese

-¿Cómo empezaste y llegaste a jugar al hockey?

-Arranqué por mi papá que era jugador y entrenador, cuando tenía cinco o seis años. Desde chico lo practiqué, primero en una escuela llamada San Marcos y después en Lomas, donde sigo jugando actualmente. Ahora estoy en el exterior (Holanda, Bélgica, India) y juego en equipos donde tuve oportunidad, pero me sigo desempeñando en Lomas que es el club donde me formé y el cual me convirtió en jugador de hockey. Ésta es una carrera larga y espero poder continuar un par de años más.

-¿Cómo llegaste a la Selección, tu primer convocatoria y qué sentiste?

-El seleccionado fue siempre un objetivo que se tiene desde chico. Es un sueño que comienza a nacer una vez que te empieza a gustar el deporte. Al principio lo ves muy lejos, como algo imposible. El momento de la primera convocatoria fue después de estar en un proceso de Sub 21, de Mundial Junior de Panamericanos Sub 21 y demás. Fue bastante directo, apenas después del Mundial, a pocos meses. El entrenador era justo el mismo del Mundial Sub 21, que dijo que no iba a llamar a ninguno que sea de ese equipo e íbamos a tener más oportunidades más adelante. Se ve que cambió de parecer y a los dos meses me llamó para entrenar. Ahí empecé mi carrera en el seleccionado mayor, tuve mi primer Torneo en el Pre Mundial de 2009. Fue un momento único que no te olvidás más porque es el primero.

-Si tuvieras que situarte en el rol de entrenador, ¿cómo sería un entrenamiento ideal?

-Obviamente podemos empezar a separar entre delanteros, defensores, volantes y arqueros, pero creo que la definición es algo mismo que a los defensores les encanta hacer que es practicar la técnica individual, el tiro al arco, la manera de convertir goles. Siempre atacando, aunque puede haber algún loco que le encante defender y quiera sólo defender, pero son pocos los casos. Creo que como entrenador, cuando los ejercicios son jugados y hay mucha definición, no sólo el partido sino muchos tiros al arco en una cancha más chica, tres contra tres, cuatro contra cuatro y muchas llegadas, los jugadores lo toman de otra manera. Se nota que empieza a haber otra competencia dentro del entrenamiento, que es sana y a su vez hace mejorar las cualidades de los jugadores.

-¿Cuesta entrenar la parte defensiva?

-Sí, la parte táctica lleva tiempo, no es algo que se aprende rápido. Por ejemplo, si hoy jugamos 3-4-3, al otro día no lo van a aprender. Es algo que lo tienen que elaborar con más tiempo,hay que entrenarlo, paso a paso, por etapas e ir probando en los partidos y en los entrenamientos. Provocar que los jugadores pregunten si entendieron bien el concepto o no.

-¿Te ves en el futuro como entrenador?

-Tuve la posibilidad en un momento de hacer dupla técnica con dos amigos en un equipo de Primera B de mujeres, Montegrande. En algún momento en la C y la verdad me gustó, pero lo veo más como un hooby. Sí me encantaria lo que es nivel seleccionados. Es algo que me encanta, tiene otro tipo de competitividad y cuando hablamos de la camiseta de la Argentina, tenemos otro tipo de llegada. La verdad es que hoy no me imagino estando en ese rol, pero no lo descarto porque es algo que habla de estar muy cercano a mi pasión y es algo que me gusta.

-¿En qué sentís que se diferencia el hockey de otros deportes?

-Lo veo desde muchos lugares. Mi grupo de amigos íntimos está ligado al hockey al 100%. Tengo amistades que han quedado del colegio y en otro ámbito. Pero amigos casi familia, por llamarlo de algún modo, vienen del lado del hockey. Al ser un deporte amateur, creo que cuando lo practicás, te das cuenta que lo hacen porque lo quieren. Saben que no van a ganar plata y dan un esfuerzo extra. La mayoría de los equipos entrenan hasta las 11 de la noche los días martes, miércoles y viernes. Son horarios que en cualquier lugar del mundo dirían que es una locura,pero uno sabe que en Argentina dejan todo en esos horarios. El hockey saca algo más de cada persona por sentir que no hay un profesionalismo atrás. Hay un vínculo de amistad que perdura eternamente y además es un deporte en equipo, si lo comparamos con el fútbol o rugby que son deportes que también generan amistades y forman grupos. Eso lo podemos exteriorizar en cualquier otro tipo de ambiente, ya sea en lo laboral, lo escolar, hace que puedas luchar con todo de otra manera, sabiendo que al lado tenés a alguien que va a estar de tu lado y va a ayudarte en lo que necesites. Es un ejemplo no sólo de deporte sino también de vida. Hacer cosas en equipo y no solitariamente.

-En tiempos de pandemia, ¿qué deben hacer los jugadores en formación para mantenerse motivados en el aprendizaje?

-Creo que esta pandemia tiene muchos aspectos negativos y tenemos que intentar siempre de rescatar lo positivo. Muchas veces entrenamos la parte técnica, física, social y hoy, en la situación en la que estamos, el análisis de video, mostrar imágenes, el aprender con la vista es algo que quizás en otro momento lo dejábamos de lado y ahora es casi obligatorio. Es la única herramienta que tenemos para mostrar y aprender, a través de ejemplos. Eso hace que lo vayan adquiriendo y lo puedan aplicar al momento de practicarlo en el espacio, con los materiales de trabajo que se tienen. Hay que seguir moviendo las muñecas y pensando que tenemos un palo de hockey y una bocha con lo que sea. Un par de medias,una sartén o cualquier cosa para seguir teniendo el control. Eso va a ayudarnos en algún punto. No perder la costumbre es lo más importante, focalizar en algo que podemos llegar a ver a futuro.

-¿Cómo imaginás la vuelta a las canchas cuando pase todo esto?

-Ahora estoy en Holanda, que es uno de los pocos países que no hizo cuarentena obligatoria en ningún momento. Sólo recomendaban quedarte en tu casa y ya hace un mes que estamos haciendo hockey con algunos protocolos y recomendaciones que tenemos que seguir, con una cierta cantidad de gente en el campo, los metros de distancia a respetar y ejercicios sin roce. Hacemos todas cosas técnicas, pases, entrenamiento normal. Es como me imagino que se dará a modo de ejemplo a aplicar en Argentina en lo que respecta a este deporte. Lo que observo y siento que va a pasar es que va haber una energía extrema y cuando se vuelva a jugar, hay que tener precauciones en la parte física porque a modo personal tuve dolores que no tenía hace mucho tiempo por no haber hecho hockey alrededor de dos meses. Hay que ir con cuidado y de manera progresiva, porque la energía va a estar y lo que siento y espero es que se aproveche de otra manera el verano argentino, que es un clima muy lindo para disfrutar y hacer hockey. Normalmente no lo hacemos porque estamos un poco cansados por lo que fue el año. Pero en este momento lo vamos a poder aprovechar de otra manera, así que veo un futuro cercano con entrenamientos y algunos torneos cortos adaptados.

-¿Qué te parece que institutos de formación docentes como nuestro Club Lanús incluya al hockey como materia obligatoria para ambos sexos?

-Me parece una idea genial. Ya veo en el fútbol que se ha dado. Por lo menos tanto hombres como mujeres tienen un deporte en común y ya está siendo bastante grande a lo que es nivel femenino. Es muy inclusivo y está muy bueno. Lo mismo en el hockey. Creo que tenemos la suerte de tener dos equipos a nivel nacional en un alto nivel y un posicionamiento en el ranking que es único. Un equipo que puede salir campeón del mundo y olímpico es algo muy loco e histórico, porque es la primera vez que pasa. Aprovecharlo de esa manera sería un gran ejemplo, que un club como Lanús que es como una casa y una institución muy grande. De este paso me parece súper importante y sería increíble que se replique en otros deportes y otras instituciones de fútbol. Lanús es un ejemplo a seguir y estaría bueno que todos lo vean de esa manera.

-¿Qué importancia tiene la enseñanza del hockey a nivel escolar en las categorías formativas?

-Me parece que el hockey requiere una motricidad distinta porque hay que combinar las piernas en la parte de coordinación para correr y a su vez las manos con un elemento extra que es el palo. En ese sentido, es algo importante poder adquirirlo de chico. Tenemos muchos jugadores que arrancan de grandes y es un proceso que se hace un poco más largo y tedioso. La verdad es que cuando empezás bien de joven, te ayuda mucho y hay mucha conexión en mujeres. Tienen otro análisis táctico y se nota. Por ese motivo está muy bueno que la combinación de hombres y mujeres se pueda aplicar. Si desde chicos se les enseña las técnicas de cómo agarrar el palo y cómo realizar el dribbling, eso ayuda mucho y es un gran inicio para el hockey.

-¿Qué consejos les darías a los futuros docentes que salgan a la captación de jóvenes promesas?

-Principalmente las afinidades, grupos y amistades es algo que, si lo captan desde el inicio y hacen que los grupos sean buenos, que se lleven bien entre ellos, todo el resto del hockey se potencia. Todo lo que enseñen se va a potenciar. Es una de las bases en el inicio, no olvidando que se deben divertir y que no tienen que pensar en que el equipo gane y juegue lindo, sino que se diviertan y potencien la técnica individual, copiando las cosas que ven en los videos.