OTRO CANDIDATO AL ARCO

A Leonardo Burián (Colón) y Lucas Acosta (Belgrano) se suma un tercero en discordia: Carlos Lampe, arquero de la selección boliviana que tuvo un fugaz paso sin atajar en Boca y también figura en los planes del Sabalero, ante la inminente partida del uruguayo que le interesa al Grana. Por otro lado, el martes firmará el defensor Ezequiel Muñoz como primer refuerzo.

El periplo en la búsqueda del nuevo dueño del arco de Lanús sumó un nuevo candidato en las últimas horas. A Leonardo Burián (Colón) y Lucas Acosta (Belgrano) se le agrega un tercero en discordia.

¿De quién se trata? Carlos Lampe, arquero de la Selección de Bolivia que tuvo un paso fugaz por Boca, en el que no atajó ni un minuto, y ahora tiene su tercera etapa en San José de Oruro.

Nacido el 17 de marzo de 1987 (32 años), el lungo portero de 192 centímetros se inició en Club Universitario de su país natal en 2010. También pasó por Bolívar y Sport Boys hasta desembarcar en Huachipato de Chile en la temporada 2016/17. El salto en su carrera se vincula a la llegada al Xeneize en 2018, para ser suplente de Agustín Rossi y Marcos Díaz. Este año atajó diez partidos por el torneo boliviano y los seis encuentros del grupo de Copa Libertadores.


Lampe viene de ser figura en la derrota 2-0 de su seleccionado ante Francia, el campeón del mundo. Ante la eventual salida de Burián, en conflicto con el Sabalero, también fue ofrecido al club santafesino que dirige Pablo Lavallén. Hoy no es prioridad para el Granate, aunque es una opción que no se descarta del todo.

¿Quién tiene que ser el arquero de Lanús? Votá en nuestra encuesta de Twitter

https://twitter.com/fortalezagrana/status/1137749949364482053

Además del uruguayo Burián, el principal candidato de Luis Zubeldía, la CD negocia al mismo tiempo por Acosta, sin lugar en Belgrano, que también aparece en carpeta de Racing. Según pudo averiguar Fortaleza Granate, la negociación dio un paso atrás en las últimas horas, dado que el Pirata desistió de la contratación de Sebastián Ribas -podía ser incluido en la operación- después de incorporar a Pablo Vegetti.

Por otro lado, este martes firmará Ezequiel Muñoz por un año, como primer refuerzo de Lanús, con la posibilidad de prorrogar el vínculo por dos o tres temporadas más. El marcador central surgido de Boca llega como jugador libre del Leganés de España, con opción de compra.

PRIMER REFUERZO A LA VISTA

Lanús podría empezar a mover el mercado de pases en las próximas horas. Tal cual se venía manejando, la prioridad era un central y el apuntado sería Ezequiel Muñoz, ex Boca y actual jugador del Leganes de España. Según trascendió, hay un principio de acuerdo entre las partes y el central de 28 años de extenso recorrido por Europa llegaría para convertirse en el primer refuerzo del equipo de Zubeldía. También se sigue trabajando en la búsqueda del arquero y hay nombres que tienen chances de sumarse. El principal sería Lucas Acosta, de Belgrano.

 

Por: Nicolás Gómez Cortés

Mientras que el plantel disfruta de sus últimos días de vacaciones previo al inicio de la pretemporada del próximo lunes, los dirigentes afinan diversas cuestiones para traer los refuerzos que pidió Luis Zubeldía.

Si bien la idea es incorporar diferentes puestos del equipo, la prioridad es de mitad de cancha hacia atrás. Y el tema defensor central es mucho más importante ante la salida de Marco Torsiglieri y la inminente partida de Rolando García Guerreño al fútbol de Paraguay.

En este sentido, el primer nombre que surge con fuerza y chances concretas de sumarse en las próximas horas es uno que a priori es bastante interesante.

Se trata de Ezequiel Muñoz, central surgido de la cantera de Boca y con un extenso recorrido por Europa desde hace diez años. Con 28 años, el defensor pasó del Xeneize – club en el cual debutó a fines del 2008 – al fútbol italiano a mediados del 2010. Fue en el Palermo donde este futbolista aguerrido y con un muy buen juego aéreo se desempeño en buen nivel durante cuatro temporadas.

En 2015, pasó a la Sampdoria cedido por un año y luego al Genoa en el 2016 en calidad de libre. En agosto del 2017, fue presentado como nuevo refuerzo del Leganés de España, club donde jugó hasta el día de hoy con contrato por tres temporadas.

Luego de un año con mucho rodaje, en noviembre del 2018 tuvo que ser intervenido quirúrgicamente en Barcelona por una pubalgia que lo mantuvo inactivo por un tiempo y que le costó entre otras cosas el puesto. Para colmo de males, en enero del 2019 volvió a lesionarse con una rotura en los aductores que lo continuó alejando de la actividad y de la consideración de Mauricio Pellegrino. A tal punto, que sólo jugó tres partidos en el último campeonato y uno solo en el 2019 (derrota 2 a 1 ante el Huesca el 18 de mayo).

Ante esta falta de rodaje, fue Lanús el que comenzó a seducirlo por lo bajo y sin hacer demasiado ruido para regresar al país. Tras el visto bueno de Zubeldía, los dirigentes trabajan para poder cerrar lo que por ahora sería un préstamo. “Estamos hablando y está muy avanzado. Por ahora no podemos dar detalles de la operación”, afirmaron a FG desde la cúpula dirigencial.

Por otro lado, y mientras sigue la danza de nombres para reforzar el arco, el que pica en punta puerta adentro es uno que viene siendo seguido desde hace rato por Zubeldía: Lucas Acosta. El actual arquero de Belgrano de Córdoba es el elegido por el DT del Grana para ocupar un puesto que hasta ahora quedaría vacante ya que semanas atrás desde la CD confirmaron que tanto Matías Ibañez como Guillermo Sara no serán tenidos en cuenta. Un posible interés de parte del conjunto Pirata por Sebastián Ribas podría simplificar la operación aunque todo está en veremos.

EL DATO. El próximo lunes comienza la pretemporada y de todos los jugadores que deberán presentarse luego de vencerse sus respectivos préstamos, el único que será observado por el cuerpo técnico para evaluar si continúa en el club es Enzo Ortiz. El defensor central de 22 años, quien debutó en Primera el 8 de febrero del 2018 en el 4 a 1 en contra frente a Godoy Cruz de la mano de Ezequiel Carboni, sería el único en carpeta para reforzar una zona delicada y con por ahora poco recambio como la zaga central. Viene de jugar a préstamo en Brown de Adrogué donde disputó 26 partidos a lo largo de la temporada.

ALMA, CORAZÓN Y VIDA

Lanús jugó un segundo tiempo bárbaro para remontar en Gualeguaychú y traerse un triunfazo 74-70 ante Central Entrerriano que le permite estirar la definición a un quinto partido decisivo. Jerez Pilotti y Chaine, decisivos en ataque. El ascenso a la Liga Argentina se dirime el próximo jueves a las 21 en el Antonio Rotili.

El básquet es quizá el deporte más lógico de todos. Por eso casi siempre el que juega mejor gana los partidos. Y ayer pasó eso, aunque el dolor de la gente de Central no entienda de cuestiones que tienen que ver con el juego y sí con la pasión.

Lanús jugó mejor que Central, especialmente en el segundo tiempo, primero para recortar la diferencia de 13 puntos con la que entró al segundo tiempo arriba el Rojinegro. Y luego tuvo sapiencia para ganarlo al partido, apoyado en un soberbio trabajo defensivo, que neutralizó los caminos de Central, mientras que en ataque, el base Jerez Pilotti y el pivote Chaine fueron decisivos para el triunfo.

El primer cuarto dejó claro de entrada que el partido no sería ni por asomo parecido al del jueves. Los dos nerviosos, fallando demasiado y equivocando los caminos en ofensiva, regalaron un juego de goleo bajo y con muchas trabas. Así y todo Central se puso acomodar mejor, con un buen pasaje de Nacho Fernández y Forastieri desde el perímetro, aprovechando además que Lanús tuvo bajos porcentajes de nuevo en ofensiva.


Sin jugar bien, con una buena defensa y con Bernasconi apareciendo junto a Nacho y Forastieri en ataque, Central se comenzó a despegar y cerró el cuarto inicial con ventaja 16-12 dentro de un trámite parejo y con dos equipos que sintieron la presión de lo que estaba en juego.

El segundo cuarto mostró una mejor cara de Central, hubo un buen ingreso al partido de Ludueña y Capponi, que le dieron otra frescura a la ofensiva, además de mantener el buen trabajo defensivo. Lanús lució desordenado, con pocas ideas y empezó a complicarse con faltas, Ibáñez Paz y Funes sumaron tres personales y desde la banca no hubo un buen aporte para buscar solucionar los problemas que tuvo el Granate para atacar, la mayoría por errores propios y otros tantos por una correcta defensa de Central.

En ataque, sin brillar pero con mayor eficacia, Central encontró dos triples de Capponi y un par de buenas apariciones de Ludueña para empezar a despegarse. Lanús no reaccionaba y el Rojinegro, pese a una floja noche desde la línea, fue sacando diferencias importantes, hasta llegar al cierre del primer tiempo con 13 de luz (38-25).


La historia cambió radicalmente en el comienzo del tercer cuarto, porque Lanús apareció como equipo por primera vez en el partido. De la mano de un inspirado Jerez Pilotti, que sumó goleo a su habitual buena conducción, más el aporte de Chaine adentro y un par de apariciones de Franchini sobrecargando el rebote ofensivo, los de Ezequiel Vallet fueron acomodando las cosas, pese a que Central se sostuvo arriba con el goleo de Forastieri. De todos modos, el Rojinegro fue perdiendo la claridad de sus ataques, Lanús ajustó su defensa sobre Madera y Córdoba, ambos de flojo partido y el partido fue cambiando. Jerez Pilotti fue el dueño del juego, metió un triple y definió un par de corridas con calidad, para arrimar a su equipo y entrar al cuarto final con Central arriba apenas 53-50 y todo por definirse.

La reacción que se esperaba de Central no llegó. Por el contrario, Lanús siguió mejor, Jerez Pilotti fue el dueño de la pelota y Chaine siguió lastimando adentro. Del otro lado, Central era todo muy forzado, sin claridad y dependiendo de alguna aparición de Bernasconi en el poste bajo. Para peor, el tiro a distancia no fue la solución de otros partidos y, cuando Central quiso reaccionar, ya estaba abajo en el tablero y complicado en el trámite.


Pese a la salida por faltas de Jerez Pilotti, Lanús no sintió el impacto, Pacciotti se hizo cargo de la conducción y Funes apareció con un par de tiros cortos, para mantener adelante a los visitantes, ante Central que entró en una desesperación lógica de la que no pudo sacar cosas positivas.

Luego de un absurdo corte de luz que no hizo más que calentar los ánimos sin necesidad, el tramo final del partido mostró a Central intentando achicar con un triple de Bernasconi y otro de Capponi, pero del otro lado Lanús respondió con solvencia, un doble de Chaine y otro con falta incluida de Ibáñez Paz, le bajaron la persiana al partido y mandaron la serie al quinto juego.

El jueves, de nuevo en el Antonio Rotili, se verán las caras esta vez para definir el ascenso. Dos equipazos, que merecen el premio mayor, decidirán quién jugará la temporada que viene en la Liga Argentina.


SÍNTESIS

Central Entrerriano (70): Fernández 10, A. Forastieri 15, A. Madera 6, G. Córdoba 2, S. Bernasconi 18; N. Ledesma 0, L. Capponi 15 y T. Ludueña 4. DT: Mariano Panizza

Lanús (74): K. Jerez Pilotti 23 (x), F. Funes 7, L. Ibáñez Paz 7, M. Trímboli 7, S. Chaine 22; M. Franchino 5, N. Pacciotti 3, M. Marín Lucero 0 y J. Quercetti 0. DT: Ezequiel Vallet


Parciales:
16-12; 38-25; 53-50.

Árbitros: M. Pietromónaco, M. Ibáñez, J. Camaño.

Estadio: José María Bértora.

 

Fuente: Prensa Central Entrerriano

Fotos: Tatiana Fantoma