LUIS MIRA A LA CANTERA

Zubeldía seleccionó a siete juveniles de Quinta, Sexta y Séptima División para evaluarlos en una práctica de fútbol con el equipo de Primera, este sábado en La Fortaleza. Ellos son Krilanovich, Orozco, Aude, Castillo, Blanco, Ortellado y Cechi. Por ese motivo no viajaron a Tucumán para la jornada de fútbol amateur ante San Martín.

Para Luis Zubeldía, las juveniles siempre han tenido un lugar preponderante en su consideración dentro del armado de un plantel profesional. Desde el Toto Salvio hasta llegar a De La Vega y Lautaro Valenti, el último pibe que hizo debutar, el entrenador pampeano mira constantemente a su cantera para saber qué valores asoman en un futuro no tan lejano.

Este sábado a la mañana, el cuerpo técnico prevé una práctica de fútbol para el último entrenamiento previo a las vacaciones de invierno. El mismo enfrentará a jugadores del equipo de Primera contra un selectivo de juveniles, especialmente seleccionados por el DT.

Siete de ellos pertenecen al fútbol juvenil, de Quinta a Séptima División. La novedad es que hay tres recientes campeones sudamericanos con la Selección Argentina Sub-20: Julián Aude, Juan Pablo Krilanovich y Franco Orozco. Los restantes cuatro lugares son para Lucio Castillo (extremo), Lucas Blanco (volante izquierdo), Franco Ortellado (marcador central) e Ignacio Cechi (volante mixto).

Para completar el equipo de once, Zubeldía también convocó a cuatro futbolistas de la Reserva de Rodrigo Acosta. Se trata de Franco Pérez, Enzo López, Matías Vera y el senegalés Ndong Ousmane.

Con motivo de dicho ensayo formal, todos ellos estarán ausentes en la fecha 8 de fútbol juvenil que las inferiores Granates disputarán este sábado desde las 9 ante San Martín de Tucumán. Las categorías grandes arribaron al mediodía a tierras tucumanas y las menores serán locales en la cancha N° 3 de Cabrero y Guidi, a raiz del proceso de resembrado en la auxiliar del estadio.


¡QUINTETO SPARRING DE LA MAYOR!

Se confirmó la convocatoria de Pablo Aimar a los cinco representantes del Granate en el Sudamericano Sub-17 de Lima para ser sparring de la Selección Mayor en el Predio de Ezeiza, del lunes al viernes de la próxima semana, con vistas a la Copa América de Brasil. La mención es para Rocco Ríos Novo, Kevin Lomónaco y los tres mencionados anteriormente: Aude, Orozco y Krilanovich.

Asimismo, dichas sesiones de entrenamiento son preparatorias para el Torneo Valentín Granatkin, que se llevará a cabo del 2 al 15 de junio en San Petesburgo (Rusia).

“PUDE TENER LA CONTINUIDAD QUE QUERÍA”

Facundo Quignón, uno de los puntos más altos del Granate en la temporada, hizo un balance personal y grupal de lo que dejó el 11° puesto en la Superliga y la participación hasta Octavos en la Copa de la Superliga. El análisis de la serie desfavorable ante Vélez, la relación con Zubeldía y la necesidad de incorporar “jugadores de experiencia” para sacarle presión a los juveniles. “Terminamos confiados y con ganas de tener un buen torneo que viene para llegar a pelear arriba o estar cerca de los puestos de copa”, aseguró en diálogo con El Show de Lanús (AM 1570). 

Son días de reflexión y evaluaciones en Lanús. Eliminado de la Copa de la Superliga a manos de Vélez, el Grana realiza sus últimas prácticas en Cabrero y Guidi antes de las vacaciones. Con una mirada interesante sobre lo que pasó y lo que viene, Facundo Quignón charló largo y tendido con El Show de Lanús (AM 1570) y dejó su impresión de una temporada positiva para él, uno de los puntos más altos del equipo de Zubeldía.


-¿Creés que fue justa la clasificación de Vélez en los 180 minutos?

-En el análisis de los merecimientos, el fútbol se mide siempre por los resultados. Se trata de ejecutar y defender los goles, una cuestión de efectividad. El 4 a 0 del campeonato había sido abultado y raro. No creo que ésa haya sido la diferencia entre los dos equipos. Y después en la serie, hay que tomar puntos clave como el penal (errado por Sand), donde pasamos de un posible 2-1 al 1-2. Eso hubiese cambiado todo. Y el último partido fue parejo, en el cual ellos hicieron los goles y nosotros no. Termina siendo justo el ganador porque Vélez fue más efectivo, pero con varias incidencias en el medio que podrían haber inclinado la serie a nuestro favor.

-¿Sentís que la llave se perdió en las dos áreas?

-Hubo errores defensivos en los dos partidos y los pagamos caro. Con este tipo de rivales es así por la jerarquía de los delanteros que tienen. El trámite en general fue disputado, con tramos en los cuales Vélez quizás manejaba la pelota pero sin profundidad. Tuvimos chances claras para hacer más goles y fuimos directos, pero fallamos en las áreas y lamentablemente quedamos afuera.

-¿La jerarquía individual también pesó en esta serie?

-Encontrar precisión con velocidad es la combinación más difícil de conseguir. Por eso en Europa se juega a otro ritmo. Creo que aprendimos con respecto al partido del torneo (0-4), donde salimos a presionar alto y dejamos muchos espacios. Vélez tiene jugadores muy rápidos y el nueve (por Leandro Fernández) se mueve bien. Es un equipo livianito que juega bien. Para contrarrestar eso, achicamos los espacios, nos metimos un poco más atrás y tratamos de salir rápido de contra porque ellos quedaban desarmados a veces.

-¿Cuál es el balance personal y colectivo de este trimestre?

-Estoy contento en el club. Me estoy sintiendo bien y pude tener continuidad. Hacía un tiempo largo que no podía jugar tantos partidos seguidos. En cuanto a lo grupal, sabemos que la temporada que viene arranca de nuevo la pelea por la tabla de abajo, que no es la más linda. La obligación de tener que sumar muchos puntos hace que inevitablemente terminemos mirando la otra tabla también, como nos pasó a final de este torneo con la Copa Sudamericana. Tuvimos cosas muy buenas este año, donde el equipo fue encontrando variantes y crecimos en algunos aspectos; en otros tenemos que mejorar, eso está a la vista. Terminamos confiados y con ganas de tener un buen torneo para llegar a pelear arriba o estar cerca de los puestos de copa.

-Zubeldía te dio la titularidad y nunca la soltaste. ¿Qué impresión te genera como entrenador?

-No lo conocía a Luis y él tampoco a mi. Creo que incluso nunca lo había enfrentado. Tenemos una muy buena relación, con un diálogo normal. Le agradezco por la confianza que me dio. Arranqué jugando a los tres o cuatro partidos desde su llegada y por suerte pude tener continuidad en el puesto. Trato de respaldarlo en la cancha y que se vea por qué me eligió para jugar.

-Con juveniles consolidados y refuerzos en puestos puntuales, ¿creés que se puede ver un Lanús más protagonista?

-Es una realidad que hay bastantes chicos y les toca asumir cierta responsabilidad en este momento. Posiblemente quemen alguna etapa porque lo ideal es que debuten en otro contexto. La presión influye mucho. Es importante que haya jugadores de experiencia y que ellos se acoplen a un grupo consolidado.